¿Qué es la comida chatarra? 7 productos que afectan la salud

hace 2 meses

Dolores Agüero

La comida chatarra puede ser sabrosa, pero definitivamente no es muy recomendable.

Comida chatarra

Se le llama comida chatarra a la alimentación con un alto contenido de azúcares, almidones o grasas y muy poco o nada valor nutricional. Debido a esto, la comida chatarra trae saciedad rápida y en ocasiones energía súbita y pasajera, pero nada nutritivo para el cuerpo.

Es común, además, que toda esta comida chatarra sea particularmente agradable al paladar. Sabores intensos o muy dulces, son sus características. Además, suelen tener precios muy bajos y se pueden encontrar casi en cualquier lugar donde se venda comida.

Comida chatarra: 7 tipos de productos que afectan la salud

Toda esta comida chatarra por muy económica y atractiva que resulte representa un serio riesgo para la salud física. Por eso es importante reducir o eliminar su consumo sobre todo en niños, adolescentes y adultos mayores.

Obesidad, colesterol alto, caries, problemas cardíacos, depresión y diabetes entre otras enfermedades, son los problemas más comunes derivados de un alto consumo de comida chatarra. Existen muchos tipos de esta comida en el mercado, es mejor identificarlos y evitarlos.

En el artículo de hoy vamos a conocer cuáles son los tipos de comida chatarra y por qué son dañinos para nuestra salud.

1. Dulces y caramelos industrializados

Los dulces y caramelos que se encuentran en la tienda, tienen altísimos niveles de azúcar. Caramelos, chicles, gomas, gelatinas, chocolates, paletas o bombones, se encuentran fácilmente en las tiendas y supermercados y son los favoritos de los niños. En la creencia de que los niños deben comer dulces y disfrutar su infancia, en ocasiones se abusa de su consumo.

Las cantidades de azúcar que contienen estos productos rebasan los requerimientos diarios necesarios para los niños. Es decir, que toda esa ingesta extra termina convirtiéndose en carbohidratos que requerirían una dosis extra de ejercicio para poder eliminarla, sin embargo el cuerpo de los niños no trabaja igual que el de los adultos y no la desecha fácilmente.

En cualquier caso, el consumo de azúcares, especialmente en productos procesados, es muy poco recomendable tanto en niños como en adultos, ya que el cuerpo humano necesita producir insulina para neutralizar la saturación de glucosa en sangre, y posteriormente estos depósitos acaban transformándose en lípidos, es decir, en grasa corporal.

Azúcar

2. Fritos

Los fritos es un alimento chatarra que debe consumir en poca cantidad. Los alimentos fritos que se incluyen en la comida diaria deben formar parte de la dieta de forma muy esporádica. Sobre todo a partir de la edad adulta, pues se ha comprobado que es una fuente de colesterol alto muy importante.

Sin embargo, existen otro tipo de alimentos fritos que también deberían consumirse con moderación. Todas las botanas industrializadas y embolsadas como patatas fritas o similares, son alimentos con un alto contenido en grasas trans, que resultan ser las más dañinas para el cuerpo y unas de las principales causantes de obesidad infantil.

3. Jugos procesados y bebidas gaseosas

Los jugos enlatados o embotellados y los refrescos son también comida chatarra. Por mucho tiempo se tuvo la creencia de que una alternativa saludable a las bebidas gaseosas eran los jugos industrializados, pues en muchas ocasiones la publicidad se encargaba de hacer creer que el único ingrediente de estos era la fruta. No obstante, esto no es así.

Actualmente se sabe que los jugos y refrescos tienen un alto contenido de azúcar refinado, y en realidad muy poca pulpa de fruta natural. Además, muchos de ellos contienen algunos químicos para alargar el tiempo de conservación, mejorar el sabor o intensificar el color, y todos estos aditamentos en ocasiones no son buenos para la salud en cantidades excesivas. Al carecer de la fibra propia de una pieza de fruta, los azúcares (ya sean naturales o añadidos) entran de forma descontrolada en nuestro organismo, y necesitamos producir grandes cantidades de insulina para asimilarlos.

4. Comida rápida

Casi toda la comida rápida es económica, pero poco saludable. Sin duda, esta podría ser la mejor representación de la comida chatarra, pues en un solo producto se pueden encontrar todas las características negativas de este tipo de comida. Las raciones de comida basura se ofrecen de forma muy atractiva en establecimientos industrializados como hamburguesas, patatas, pizzas, helados y otros productos.

Además, otro inconveniente es que esta comida por lo regular se ofrece en paquetes que incluyen un refresco, un dulce o alguna botana frita. Esto lo convierte en una alimentación altísima en niveles de grasas trans, azúcar y carbohidratos vacíos. Aunque toda esta comida es muy atractiva para niños y adolescentes, hay que evitar o reducir al mínimo su ingesta, ya que su aporte nutricional es perjudicial para la salud.

5. Bollería

La bollería industrializada tampoco debería consumirse con regularidad. Las donas, los pastelillos y el pan embolsado son productos que contienen azúcar, saborizantes y colorantes artificiales que sin duda son nocivos a la salud si se consumen de forma regular. En el caso de los niños, no deben ofrecerse como alternativa a alguna fruta u otras opciones más saludables.

La bollería envasada se considera comida chatarra, debido a que sus ingredientes incluyen muy poco o nada elementos que aporten algún valor nutricional. Aunque algunos rellenos ofrecen ser de fruta, en realidad la cantidad es mínima y en cambio contienen grandes cantidades de fructosa y químicos para convertirlos en productos económicos. Además, los productos de bollería envasada suelen contener decenas de conservantes, potenciadores del sabor y otros añadidos nada saludables.

Bollería industrial

6. Alimentos procesados y congelados

Los alimentos procesados que se venden en el área de congelados, deben consumirse en pocas ocasiones. Si bien este tipo de alimentación se ha vuelto habitual por la practicidad que representa, no deja de considerarse comida chatarra y por esta razón debería ingerirse solo de forma muy esporádica.

Son alimentos que vienen ya previamente preparados, empacados al alto vacío o embolsados y distribuidos desde el área de congelados listos para meterlos al microondas y poder comer. El proceso de preparación y envasado de este tipo de comida, contiene altos niveles de grasas trans y aditivos para aumentar su tiempo de vida. Por esta razón no son recomendables para consumo diario.

7. Cereales industrializados

Otro alimento que por mucho tiempo se creyó saludable son los cereales industrializados. Hace algunas décadas, los cereales se anunciaban como una alternativa de desayuno completo y saludable para toda la familia. Las opciones en el mercado se diversificaron encontrando opciones incluso “integrales” que prometían beneficios nutricionales.

No obstante, se ha comprobado que estos cereales no son lo que prometen. Debido a esto hoy en día se les considera comida chatarra y se sugiere consumir con moderación. Tienen alto contenido de azúcar, sodio, en algunos casos grasas trans y no son en realidad nada ligeros. Están al nivel de cualquier dulce o bollería, y hay que consumirlos como tal, de forma esporádica.

Referencias bibliográficas

  • Nestle, Marion (2013). Food Politics: How the Food Industry Influences Nutrition and Health. University of California Press.
  • Semenza, G., ed. (2012). Comprehensive Biochemistry: Selected Topics in the History of Biochemistry: Personal Recollections.
  • Smith, A.F. (2000). Encyclopedia of Junk Food and Fast Food. Westport (Connecticut, EUA): Greenwood Press.

Dolores Agüero

Nutricionista

Dolores Agüero (Valencia, 1988) es graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Valencia. Es Máster en Nutrición y Salud, esta vez por la Universitat Oberta de Catalunya.