Cómo despejar tu mente: 8 consejos para liberar pensamientos

4 months ago

Ingrid Dalmau

Te damos los mejores consejos sobre cómo despejar tu mente rápidamente, para liberarla de un exceso de pensamientos que te pueden generar ansiedad o agobiar.

Libera tu mente de los excesos de pensamientos negativos y toma un respiro.
Libera tu mente de los excesos de pensamientos negativos y toma un respiro. Fuente: Unsplash

A veces nos encontramos ante situaciones de estrés o ansiedad, en las que los pensamientos negativos no dejan de fluir por nuestra cabeza. A veces simplemente necesitamos un respiro para poder aclarar situaciones que nos preocupan.

Pero, ¿cómo despejar la mente en estos momentos de estrés? Existen formas de controlar nuestro pensamiento y poder liberar nuestra mente, evitando los pensamientos negativos que nos generan inquietud.

Cómo despejar tu mente en 8 consejos

En este artículo te mostramos formas de liberar tu mente, que te permitirán relajarte y lograr un mayor estado de bienestar.

1. Tomarse un tiempo

Uno de los primeros consejos sobre cómo despejar tu mente que podemos darte es que empieces por tomarte tu tiempo para hacerlo. Para ello debes buscar un momento en el que puedas dejar de hacer cualquier actividad y te puedas centrar solamente en ti.

No te preocupes por lo que tienes que hacer en ese momento y dedica un tiempo a estar tranquila y a poder despejar tu mente. Puede ser tanto un día entero como una hora, en la que dejes a un lado tus quehaceres para poder tomarte un respiro y despejar la mente.

2. Ambiente tranquilo

Pero para poder despejar tu mente y liberarte de la acumulación de pensamientos no vale hacerlo en cualquier lugar. Debes encontrar un lugar tranquilo y donde nadie te moleste, que no sea ruidoso, donde haya pocos estímulos visuales y donde puedas relajarte.

Para poder liberar y calmar tu mente lo mejor es encontrar un espacio abierto, preferiblemente natural, como la playa, si no hay mucha gente, o el campo. También puede ser un parque tranquilo o un rincón apacible de tu casa donde puedas relajarte.

3. Detectar foco de preocupación

Para poder despejar tu mente lo primero que debes hacer es analizar qué es lo que te preocupa y poder reconocer qué pensamientos negativos ocupan tu mente.

Organizar tu cabeza para poder reconocer qué es prescindible o imprescindible te servirá para ordenar pensamientos y poder deshacerte de las ideas que pueden ser un lastre y te están afectando negativamente.

Para ello debes analizar si estas preocupaciones son coherentes y realistas, y qué es lo que puedes hacer para mejorarlas. Puedes anotarlas en una hoja o un diario y releerlas, ya que de esta forma las estarás viendo con otra perspectiva.

4. Técnicas de relajación

Otra forma de despejar la mente en momentos de ansiedad, nervios o preocupación es a través de técnicas de relajación. Por ejemplo, controlar la respiración te ayudará a rebajar la tensión física, pero también a relajar la mente y liberarla de pensamientos.

Otra técnica muy común es la de Relajación Progresiva de Jacobson, que te permitirá relajarte y centrarte en tu cuerpo por unos momentos, ayudándote a liberar tu mente y despejarla.

5. Escuchar música

La música es una forma eficaz de evadirte y no pensar en nada, además de ayudarte a relajarte y liberar tensiones. Si ya estás en un lugar tranquilo y todavía tienes problemas para despejar tu mente, prueba a ponerte música durante un rato para olvidar tus preocupaciones y centrarte en sonidos relajantes o en tu música favorita.

6. Disfrutar más de la naturaleza

También te ayudará a despejar la mente el rodearte de ambientes y paisajes naturales. Vivir en la ciudad o rodeados de muchas personas resulta estresante, por lo que te será muy beneficioso tomarte un respiro y acercarte a la naturaleza para descansar del bullicio, ya sea una hora o varios días.

La naturaleza tiene efectos relajantes, y además de ayudarte a aliviar tensiones te procurará un espacio tranquilo para organizar tu mente y despejarla. Puedes acercarte a la playa en un día tranquilo o dar un paseo por el bosque.

7. Organizarse y planificar tus actividades

A veces el problema no es tanto el tener mucho estrés por exceso de actividades, sino que es resultado de una mala organización, que hace que nos ocupen más tiempo del debido. La misma desorganización o el ir haciendo todo sobre la marcha nos puede generar ansiedad, por lo que una buena forma de evitarlo será organizar y planificar las diferentes actividades de nuestro día a día.

Tener unos horarios organizados o disponer de un calendario con nuestros planes marcados nos ayuda a evitar que los planes sean inesperados y nos estresen, y nos da espacio para poder despejar la mente.

8. Canalizar tensión

También es beneficioso y te ayudará a liberar tu mente el realizar actividades que canalicen estas tensiones y energías que necesitas descargar. Un ejemplo puede ser el ejercicio físico o actividades que requieran ciertas habilidades físicas, como puede ser la coordinación muscular.

Este tipo de actividades te ayudarán a centrarte en el esfuerzo físico que requieren y liberarán tu mente del exceso de pensamientos que te pueden estar agobiando. Además ayudarán a aliviar la tensión física y te dejarán en un estado de relajación y bienestar.

Ingrid Dalmau