9 claves para controlar y bajar la tensión arterial alta

1 week ago

Dolores Agüero

Controlar la tensión es vital para mantener nuestra salud. Te contamos cómo mantenerla a raya

9 maneras para controlar y bajar la tensión arterial alta

En todo el mundo hay millones de personas que sufren por tener problemas cardiovasculares. Tener la tensión arterial alta es uno de los problemas cardiovasculares más comunes y puede traer muchas complicaciones a quien lo padezca.

Todos tenemos subidas y bajadas de presión arterial, pues es parte del funcionamiento de nuestro cuerpo. Lo que no es tan normal es que la media de esta tensión supere ciertos límites. A continuación vamos a ver qué es exactamente la tensión arterial y descubriremos 9 maneras para bajarla y tenerla controlada.

¿Qué es la tensión arterial?

Una presión o tensión alta también se conoce como hipertensión, y significa que nuestra sangre circula por nuestros vasos sanguíneos experimentando más empuje. Por diferentes razones posibles, la sangre se encuentra con más opresión a la hora de fluir y esto puede provocar diferentes problemas.

Existen unos valores considerados normales de presión arterial. Se trata de unos rangos aceptados en los que los vasos sanguíneos tienen una tensión adecuada para que la sangre fluya en ellos. La cifra gira alrededor de 120 mm Hg en el caso de la presión sistólica y 80 mm Hg para la diastólica. Cuando las cifras se sitúa sensiblemente por arriba tenemos la tensión alta, y si es al revés tenemos la tensión baja.

Durante un día tenemos variaciones, y en momentos de estrés o actividad física tenemos la presión alta, mientras que si estamos relajados más bien baja. Se trata de momentos puntuales, pero hay personas que se sitúan de media en cifras que no son saludables.

Tener la presión alta puede comportar problemas de salud en diferentes órganos del cuerpo, sobre todo en el corazón que sufre mucho estrés. Pero no es el único. existen muchos accidentes cardiovasculares en el cerebro o en otros órganos como ojos o riñones.

9 buenas formas de bajar la tensión arterial

Hay mucha gente que recurre a los medicamentos como solución a este problema sin pensar en hacer mucho más. Desde La Guía Femenina nos gusta empoderar a las personas, y es que quien sufre de hipertensión puede hacer mucho más para cuidarse.

Trabajar los buenos hábitos es fundamental para tener controlada la tensión arterial, pues nos ayudan a tener mejor salud y a prevenir problemas. A continuación vamos a ver 9 maneras de controlar la tensión arterial y poder bajarla

1. Comer sin sal

Toda persona con hipertensión debe limitar mucho la ingesta de sal. Esto, obviamente, significa que no es adecuado añadir sal en los platos que cocinamos, pero también hay que tener especial atención a comida que ya compramos hecha. Existen sitios como bares y restaurantes en los que se cocina con mucha sal, que se añaden sobre todo en salsas. También hay que ir muy en cuidado con lo alimentos procesados, pues la indústria alimentaria agrega mucha sal en sus productos.

2. Evitar comidas copiosas

Para evitar subidas de tensión es conveniente comer platos preparados de forma sencilla. Evitar cocidos, guisados, fritos, etc. nos va a venir muy bien para la salud cardiovascular. Será mejor siempre cocinar al vapor, a la plancha o hervir.

3. Evitar grasas saturadas y grasas trans

Para mantener la hipertensión a raya también es esencial seguir una dieta alejada de grasas saturadas y grasas trans. Para cuidar la salud cardiovascular en general es no debemos comer demasiadas carnes grasas como la del cerdo y productos procesados de la industria alimentaria. También es necesario evitar los fritos.

4. Evitar la obesidad

Para gozar de una tensión sanguínea dentro de los parámetros de normalidad hay que evitar el sobrepeso La relación entre obesidad y la hipertensión ha sido muy estudiada. Cuando hay más tejido en el cuerpo de una persona, el corazón tiene que trabajar más para hacer llegar la sangre a todas las células. Evitar tener más peso del que nos corresponde es vital para controlar la tensión arterial alta.

5. Comer alimentos de calidad

Comer alimentos de calidad y de toda la vida es una de las recomendaciones obligadas para cuidar la salud cardiovascular. Se debe evitar la comida rápida de mala calidad y apostar más por frutas, hortalizas, cereales, frutos secos o legumbres, llenos de vitaminas, minerales y fibra. La variedad de la dieta es también un factor de protección.

Puede interesarte: "Piña: los 8 beneficios de esta fruta tropical para tu salud"

6. No fumar

Fumar tabaco es muy dañino para nuestra salud en muchos sentidos, pero algo que tal vez mucha gente no tenga presente es que también provoca hipertensión. La nicotina del tabaco hace que suban los niveles de las catecolaminas, unas sustancias que producen vasoconstricción. Además, la capa más interna los vasos sanguíneos se estropean con las sustancias que contiene el humo del tabaco.

7. Evitar el café

La cafeína del café tiene impacto en la subida de la tensión arterial, a pesar de que hay personas que muestran más tolerancia. La cafeína es una sustancia que bloquea la acción de algunas sustancias del cuerpo que tienen como función abrir los vasos sanguíneos. Por eso es mejor rebajar la cantidad de café que tomamos y evitar tomarlo si hacemos alguna actividad física intensa, ya sea por ejercicio o trabajo.

8. Evitar ciertos medicamentos

Hay ciertos medicamentos que tienen como efecto secundario una subida de tensión. Algunos sencillamente no pueden dejar de tomarse, pues tratan a una dolencia más importante. Por ejemplo, los antipsicóticos pueden ser muy importantes para el tratamiento de algunos trastornos cognitivos. Por otro lado, las píldoras anticonceptivas también suben la tensión y se podría recurrir a otro tipo de medicación para controlar y bajar la tensión.

9. Meditar

Cada vez es más evidente que meditar aporta mucha calidad de vida a quien practica esta actividad. Meditar permite que la mente deja fluir los pensamientos y que tengamos más conciencia de nuestro cuerpo, lo que se traduce en una bajada de la tensión general del cuerpo. También en el caso específico de la tensión arterial meditar resulta un gran recurso para nuestro cuerpo.

Referencias bibliográficas

  • Cañizares J. (1992). Hipertensión: Un tema siempre actual. Hexágono. 1(2), 5-12.

  • Calhoun, D.A., Jones, D., Textor, S., et al. (2008). Resistant hypertension: diagnosis, evaluation, and treatment. A scientific statement from the American Heart Association Professional Education Committee of the Council for High Blood Pressure Research. Hypertension, 51 (6), 1403-1419.

  • Gabb, G.M., Mangoni, A.A., Anderson, C.S., Cowley, D., Dowden, J.S. y Golledge, J. (2016). Guideline for the diagnosis and management of hypertension in adults - 2016. Melbourne: National Heart Foundation of Australia, 205 (2), 85-89.

  • Guemez, J., Alba, A., Argote, A., Méndez. R. y Moreno, L. (1992). Relaciones entre peso, edad y tensión arterial en población mexicana. Arch Inst Cardiol Mex, 62, 171-177.

Dolores Agüero

Nutricionista