Los 10 mejores desodorantes caseros (y cómo prepararlos)

hace 3 meses

Aline Beatriz Suárez del Real Islas

Los desodorantes caseros son una alternativa natural y ecológica para combatir la sudoración.

Los 10 mejores desodorantes caseros y cómo prepararlos

Los desodorantes comunes tienen algunos ingredientes que pueden ser nocivos. Sin embargo, existen muchos productos naturales que pueden servir como desodorantes económicos, naturales y amigables con el medio ambiente.

Eso sí, hay que encontrar cuál de estos productos es más indicado con cada tipo de piel y ritmo de vida. Las bacterias que se alojan en la piel pueden provocar mal olor a pesar de que el sudor como tal prácticamente no huele. En este artículos se muestran los mejores desodorantes caseros y cómo prepararlos.

Los 10 mejores desodorantes caseros y cómo prepararlos

Antes de nada hay que conocer es la diferencia entre desodorante y antitranspirante. El primero lo que hace es eliminar el mal olor, mientras que el segundo tiene como función evitar la sudoración tapando los poros.

Lo más recomendable es no evitar la sudoración, pero para algunas personas que transpiran mucho es recomendable eliminarlo parcialmente para poder controlar mejor el mal olor. A continuación los mejores desodorantes caseros y cómo prepararlos, pues existen diferentes opciones y todas naturales.

1. Bicarbonato

El bicarbonato es uno de los desodorantes naturales más utilizado, y es muy eficiente para personas con poca transpiración. Para usarlo basta con aplicar el polvo directamente a la zona en cuestión o hacer una pasta con agua para facilitar la aplicación.

La mayor desventaja de usar el bicarbonato como desodorante es que mancha la ropa con mucha facilidad. Además, no es recomendable para pieles sensibles, pues suele causar irritación desde las primeras aplicaciones.

2. Piedra de alumbre

La piedra de alumbre es muy efectiva como desodorante. Además resulta una alternativa muy práctica, pues no necesita ninguna preparación especial. Solamente hay que comprar piedra de alumbre natural y mojarla un poco para después deslizarla sobre la piel.

La piedra de alumbre es un excelente desodorante casero porque entre sus propiedades se encuentra la de ser un potente bactericida. Además su efecto es de larga duración. No tiene olor, por lo que se puede complementar con algún perfume natural como los de los aceites esenciales.

3. Vinagre

El vinagre baja el PH de la piel lo que ayuda a eliminar el olor corporal. Es otra alternativa muy eficaz que además no necesita preparación alguna. Simplemente hay que aplicar vinagre sobre las axilas o en la zona donde se quiere eliminar el mal olor.

La desventaja es el olor propio del vinagre, que si bien desaparece después de unos minutos de haberlo aplicado, al momento puede ser molesto. Además, su efecto desodorizante no dura mucho tiempo por lo que requiere aplicarse varias veces al día.

4. Limón

El limón es conocido por ser un potente bactericida. Esta propiedad del limón permite que las bacterias sean eliminadas y con ellas el mal olor que producen. Solamente hay que aplicar el jugo del limón y con eso será suficiente.

La desventaja es que fácilmente irrita la piel sensible. Además no tiene ningún efecto antitranspirante, por lo que no evita la sudoración. Así, en personas que sudan mucho el limón pierde eficacia combatiendo el olor.

5. Aceite de coco y bicarbonato

Un desodorante casero hecho con aceite de coco y bicarbonato es una excelente alternativa. Se puede preparar con diferentes consistencias para facilitar su aplicación, pero solamente se necesitan 3 cucharadas de almidón de maíz, de aceite de coco y un poco de bicarbonato.

Para preparar este desodorante caser hay que mezclar bien los 3 ingredientes hasta lograr una crema. Se consigue una consistencia sólida si se pone luego al fuego, se mezcla, y se deja luego enfriar en la nevera. Su uso prolongado ayuda a reducir la transpiración, si bien no es una de sus principales características.

6. Aloe vera

El aloe vera es un excelente desodorante natural. Se puede usar en gel y aplicar en cualquier zona del cuerpo donde se quiera eliminar el mal olor de la sudoración. No necesita mayor preparación y tiene la ventaja de que se puede usar en cualquier parte del cuerpo.

Es una buena alternativa para aquellas personas con la piel sensible y que no sudan demasiado. Se puede combinar con cualquiera de las otras alternativas de desodorante para contrarrestar la irritación que algunos de ellos causan.

7. Desodorante líquido con aceite vegetal de jojoba

Este desodorante líquido con aceite vegetal de jojoba se puede preparar en casa con facilidad. Se necesitan 50 ml de aceite vegetal de jojoba, una cucharadita de bicarbonato de sodio y aceite esencial de su predilección.

Hay que calentar sólo un poco el aceite de jojoba, añadir el bicarbonato y ya luego se puede retirar del fuego. Después se vacia en un frasco y se mezcla. Al final se añaden 15 gotas de aceite esencial para añadirle olor. Se puede poner en un frasco de roll-on para facilitar su aplicación.

8. Zinc

Un desodorante casero de zinc es una gran opción para las pieles sensibles. El óxido de zinc tiene propiedades antibacteriales, por eso funciona como desodorante. Lo mejor es prepararlo en combinación con otros elementos.

Se necesitan 25 grs de manteca Karité, 40 grs de almendras dulces, 15 grs cera de abeja, 20 grs de óxido de zinc, 2 grs de ricinoleato de zinc, ½ cda de matcha, 10 gotas de vitamina E, aceite esencial del árbol de té y aceite esencial de lavanda.

Para prepararlo solamente hay que poner al fuego todos los ingredientes y dejar enfriar antes de usar el resultado como desodorante.

9. Aceite esencial del árbol de té

El aceite esencial del árbol de té tiene propiedades bactericidas. La verdad es que cualquier aceite esencial que pueda eliminar bacterias puede usarse como desodorante casero. Sin embargo el árbol de té ha demostrado ser de los más eficaces y además tiene un aroma agradable.

Al tratarse de un ingrediente de alta concentración basta con unas gotas sobre las axilas (o en la parte del cuerpo donde se quiera eliminar el mal olor). Eso sí, requiere varias aplicaciones a lo largo del día.

10. Hidrolatos

Los hidrolatos pueden ser usados por personas que no transpiran demasiado. Los hidrolatos son el agua floral resultante de la destilación por vapor del aceite esencial de una planta.

Hay que vigilar a la hora de comprarlos, porque existen muchos productos en el mercado que se venden como hidrolatos, pero no lo son. Hay que revisar bien las etiquetas.

Los hidrolatos de lavanda, de jazmín de tomillo o del árbol de té, son los más recomendables para usarlos como desodorante. También hay que aplicarlos diferentes veces a lo largo del día, pero no manchan y no irritan la piel sensible.

Referencias bibliográficas

Aline Beatriz Suárez del Real Islas

Comunicóloga