¿Es más sano el aceite de oliva o el aceite de girasol?

hace 1 semana

Dolores Agüero

¿Cuál de estos dos aceites es mejor?

¿Es más sano el aceite de oliva o el de girasol?

El aceite de oliva es más popular que el de girasol. Estos dos aceites son totalmente comestibles, sin embargo las recetas suelen incluir con mucho más frecuencia al aceite de oliva y en muy pocas ocasiones al de girasol.

¿Por qué razón sucede esto? ¿Es más sano el aceite de oliva o el aceite de girasol? Te explicamos aquí las diferencias y beneficios de uno y otro aceite y sus usos en la gastronomía.

¿Es mejor el aceite de oliva que el aceite de girasol?

Tanto el aceite de girasol como el de oliva tienen nutrientes y beneficios importantes para nuestra salud. No obstante, no son iguales, no saben igual y no hay que confundirlos. Si bien los procesos de elaboración entre uno y otro son similares, las diferencias son notables.

Por las diferencias entre ellos, surge muy a menudo la duda sobre si es más sano el aceite de oliva o el aceite de girasol. Antes de dar una respuesta definitiva a esta pregunta, vamos a listar los beneficios y características de cada uno.

Aceite de oliva

El aceite de oliva se obtiene del fruto del árbol de olivo. Este fruto se llama aceituna u oliva, y gran parte de su pulpa es aceite, por lo que una simple presión sobre esta fruta, consigue que se obtenga aceite, sin embargo los procesos se han vuelto más complejos a lo largo de los años.

Para obtener este aceite se utilizan aceitunas de entre 6 a 8 meses de maduración. Se realiza una primera presión para extraer el jugo, siendo el método posterior el que determina la calidad final del producto. Existen diferentes niveles de calidad, como el aceite de oliva virgen y extra virgen.

El aceite de oliva tiene múltiples propiedades y beneficios para el cuerpo, gracias a los nutrientes que contiene. Por estas razones es muy utilizado en la dieta mediterránea, que se considera como una de las más saludables.

Este aceite tiene vitaminas A, D, E y K, favorece la absorción de minerales, grasas poliinsaturadas y aceite oléico. Todo esto tiene beneficios al organismo ayudando a prevenir o disminuir ciertas afecciones.

El aceite de oliva es un alimento con propiedades antibacterianas. Mejora la salud del aparato digestivo, es auxiliar en el alivio de molestias por artritis reumatoide y contribuye a mejorar el metabolismo y optimizar las funciones cerebrales.

Además de todos estos beneficios, el aceite de oliva parece ayudar a prevenir el Alzheimer, a nutrir la piel, reducir el colesterol e incluso a perder peso, aunque esto último sólo si se consume como parte de una dieta hipocalórica.

Aceite de girasol

El aceite de girasol se obtiene de las semillas del girasol. El proceso se lleva a cabo por medio de la presión para extraer el aceite que estas semillas contienen. Sin embargo hay dos tipos de proceso para obtenerlo y es aquí donde radica una diferencia importante.

El aceite de girasol extra virgen resulta de una extracción en frío. Este aceite no es tan fácil de conseguir en los supermercados, por lo que hay que tener cuidado con los que se comercializan y verificar que se trate de un aceite extra virgen y no nos estén engañando.

Este aceite, al igual que el aceite de oliva, tiene muchos beneficios y propiedades. Es antiinflamatorio, además de ser una fuente de grasas saludables, que ayudan a reducir el colesterol malo y son auxiliares en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Además contiene antioxidantes y vitamina E, por lo que ayuda a que la piel se vea fresca y elástica. Incluso puede aplicarse de forma externa como un hidratante instantáneo para la piel. También se usa para combatir infecciones por hongos.

No obstante, el aceite de girasol tiene un gran inconveniente que debemos conocer. Se debe consumir crudo. Es decir, que no debería usarse para la cocción pues las altas temperaturas hacen que se queme muy rápidamente y que expulse sustancia nocivas.

Por lo tanto el aceite de girasol debería preferirse extra virgen, producto de una extracción en frío y consumirse directo del envase sin haber pasado por el fuego o cocción. De esta forma se estará gozando de los beneficios que este aceite tiene para el organismo.

Entonces... ¿Es más sano el aceite de oliva o el aceite de girasol?

Conociendo las propiedades de ambos aceites, se puede llegar a una respuesta. Si bien se sabe que el aceite de oliva es saludable y se recomienda su ingesta, el aceite de girasol genera dudas y reservas acerca de si tiene beneficios o no.

Además, comparando uno con el otro, surgen aún más dudas y por lo regular la gente termina inclinándose por usar el aceite de oliva. Los rumores acerca de que el aceite de girasol causa daño a la salud, ha contribuido a que cada vez más gente deje de utilizarlo.

Pero como ya hemos visto, ambos aceites proporcionan al cuerpo diferentes beneficios a través de los nutrientes que los componen. En ambos casos los beneficios al sistema cardiovascular son muy similares, no obstante el aceite de girasol también ofrece propiedades que benefician al sistema digestivo.

Sin embargo el aceite de oliva lo mismo se puede consumir crudo que después de haber pasado por un proceso de cocción. Al contrario del aceite de girasol, que solamente puede ingerirse crudo para gozar realmente de sus nutrientes.

Por esta razón es que la creencia de que es más sano el aceite de oliva que el de girasol, se ha ido arraigando hasta convertirse en una afirmación, dejando de lado los beneficios de sustituir en algunos casos al aceite de oliva por aceite de girasol.

La conclusión entonces es que los dos aceites ofrecen nutrientes y beneficios al cuerpo. Ambos tienen gran sabor y pueden combinarse muy bien en ensaladas. Pero si se trata de usarlos para la cocción, entonces se debe elegir siempre el aceite de oliva frente al aceite de girasol.

Referencias bibliográficas

  • Privé, F. et al.(2010)Temperature and duration of heating of sunflower oil affect ruminal biohydrogenation of linoleic acid in vitro. Journal of Dairy Science, Volume 93, Issue 2, 711 - 722.

  • Gorzynik-Debicka, M., Przychodzen, et al. (2018). Potential Health Benefits of Olive Oil and Plant Polyphenols. International journal of molecular sciences, 19(3), 686. doi:10.3390/ijms19030686.

Dolores Agüero

Nutricionista

Dolores Agüero (Valencia, 1988) es graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Valencia. Es Máster en Nutrición y Salud, esta vez por la Universitat Oberta de Catalunya. Posee distintos cursos de posgrado sobre Trastornos de la alimentación, Diabetes y Dietética aplicada.