¿Es más sano ser vegetariano?

hace 1 semana

Aline Beatriz Suárez del Real Islas

Esta forma de alimentación genera algunas dudas sobre sus beneficios.

¿Es más sano ser vegetariano?

¿Es más sano ser vegetariano? Es una de las polémicas que se generan alrededor de este estilo de vida. La realidad es que esta práctica alimentaria regularmente conlleva todo un cambio en los hábitos de consumo y por lo tanto, de vida.

Las razones por las que las personas se inclinan hacia una alimentación vegetariana son variadas. Desde motivos de salud relacionados con la ingesta de comida libre de toxinas hasta una mayor conciencia social, ambiental y animal. No obstante, el vegetarianismo plantea algunas dudas acerca de sus beneficios a la salud.

¿Es más sano ser vegetariano que omnívoro?

Entendemos por dieta tradicional la que incluye alimentos de origen animal. Los vegetarianos son aquellos que basan su alimentación en todo tipo de vegetales y que excluyen la carne animal.

No obstante, los productos no cárnicos que tienen origen animal son consumidos por los vegetarianos, como es el caso de la leche y sus derivados, los huevos o la miel. A aquellas personas que no consumen estos productos se les conoce como veganos.

Entonces, la mayor diferencia entre la alimentación vegetariana y la omnívora está en la carne que consumen los últimos. Por esta razón suele ser común plantear dudas sobre si es más sano ser vegetariano. En este artículo analizamos la cuestión.

A la alimentación vegetariana le falta “algo”

Una alimentación vegetariana debe estar debidamente planificada. Si bien la premisa principal es que esta dieta debe estar formada exclusivamente por verduras, frutas, hortalizas, legumbres, semillas, cereales y productos derivados de los animales, las cantidades y frecuencias de consumo deben ser planeadas para prevenir deficiencias de nutrientes que podrían afectar a la salud.

Donde hay que poner especial atención es en la obtención de hierro, Omega 3, zinc, yodo y vitamina B (Especialmente la vitamina B12). Todos estos nutrientes pueden obtenerse en una dieta vegetariana, pero hay que incluir los alimentos adecuados en las cantidades necesarias para no correr el riesgo de una descompensación nutricional.

El foco debe estar puesto en la Vitamina B12. Una persona que lleva una alimentación vegetariana o vegana tiene que conocer las fuentes alimenticias que proporcionan vitamina B12 o complementar su ingesta con pastillas o inyecciones, para mantener en un nivel óptimo los requerimientos y no poner en riesgo la salud.

Por estas razones suele decirse que a la alimentación vegetariana le faltan nutrientes y surge contínuamente la duda acerca de si es más sano ser vegetariano. No obstante, una alimentación vegetariana vigilada, balanceada y adaptada a las necesidades individuales, es totalmente segura para todas las edades.

Con la asesoría de un nutricionista especializado en alimentación vegetariana, o con el conocimiento adecuado acerca de las propiedades de los vegetales, frutas y cereales, esta situación nutricional puede mantenerse de forma controlada y continuarse sin que suponga un riesgo de ningún tipo.

La alimentación omnívora no es mejor que la vegetariana

Consumir carne en exceso puede ser perjudicial para la salud. Un problema de la alimentación omnívora actual es el abuso de la carne y la ingesta mínima o nula de vegetales, frutas, cereales y en general fuentes de nutrientes vegetales. Además del incremento en los últimos años de alimentos ultraprocesados.

En las últimas décadas, el interés por reducir el consumo de carne ha ido a la alza. Cada vez más personas consideran la alimentación vegetariana, vegana o sus derivados, como una opción viable para tener una mejor alimentación, más saludable y sobre todo más respetuosa con el medio ambiente.

Es decir, que las razones para de lado la alimentación omnívora responden a cuestiones éticas, de salud y o inclusive creencias religiosas. Conforme esta tendencia ha ido creciendo, las investigaciones científicas han determinado que ésta era una opción saludable y que por el contrario, el exceso de carne podría perjudicar más a la salud de quienes la consuman.

Sin embargo, estas mismas investigaciones no han podido demostrar de forma contundente que la esperanza de vida se eleve significativamente en una persona vegetariana frente a una omnívora. Aunque existen apasionados que defienden una u otra alimentación, lo cierto es que de momento los estudios han demostrado que no afecta para una mayor longevidad.

En este sentido lo que sí puede afirmarse es que una alimentación que simplemente excluye o reduce significativamente el consumo de otros alimentos de origen animal, además de la carne, puede ser perjudicial para la salud. En cambio, una alimentación que elimina por completo el consumo de carne pero complementa la obtención nutrientes como la Vitamina B12 con suplementos, no causa problemas a la salud.

Entonces ¿Es más sano ser vegetariano?

Ser vegetariano puede ser saludable según se cuide el balance de los alimentos. No obstante, la comparación entre una alimentación omnívora bien balanceada y una alimentación vegetariana que cuida la ingesta de nutrientes, da como resultado que ninguna es más saludable que la otra.

En realidad, la recomendación puntual es que se incremente la ingesta de hortalizas en general, así como de frutas, semillas y legumbres. La Organización mundial de la salud estima que la ingesta mínima necesaria de vegetales en general debería ser de 400 gramos diarios. Además de que necesitamos en general disminuir o eliminar los alimentos con grasas trans, saturadas y con demasiado azúcar.

Esta sugerencia, además de traer salud a quien la siga, sirve también como un llamado a mejorar las prácticas de producción de alimentos a nivel mundial. Si hubiera una mayor demanda de vegetales y una disminución en la de carnes, tendría como consecuencia a gran escala un manejo más sustentable y eficiente de los recursos alimenticios.

Esto podría contribuir a reducir la acelerada producción de carne por medio de la cría industrial de animales, que para cubrir las demandas del mercado, recurre a prácticas poco amigables e incluso crueles. Una reducción en la cantidad que se requiere, podría también contribuir a un cambio en los sistemas de crianza de ganado.

Referencias bibliográficas

  • Grant J. D. (2017). Time for change: Benefits of a plant-based diet. Canadian family physician Medecin de famille canadien, 63(10), 744–746.
  • Le, L. T., Sabaté, J., Singh, P. N., & Jaceldo-Siegl, K. (2018). The Design, Development and Evaluation of the Vegetarian Lifestyle Index on Dietary Patterns among Vegetarians and Non-Vegetarians. Nutrients, 10(5), 542. doi:10.3390/nu10050542.

Aline Beatriz Suárez del Real Islas

Comunicóloga

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.