GGT alta: síntomas, causas habituales y tratamientos

Esta enzima puede darnos información sobre la salud de nuestro hígado.
GGT alta

¿Te suenan las siglas GGT? Estas siglas corresponden a la enzima “gamma glutamil transferasa”, una enzima presente en muchos de nuestros órganos. Sus niveles determinan la existencia de posibles daños o lesiones que tengamos en algunos órganos, especialmente el hígado.

En este artículo te explicaremos qué es la GGT, para qué sirve y, sobre todo, qué significa tener una GGT alta. Además, conoceremos las causas más frecuentes de tener una GGT alta y cómo se evalúan sus niveles.

¿Qué es la GGT?

Las siglas GGT significan gamma glutamil transferasa (GGT). Se trata de una enzima ubicada en diferentes órganos de nuestro cuerpo; su zona de mayor concentración, pero, es el hígado, seguido por el corazón y la vesícula biliar. Además, también se encuentra en el cerebro, el bazo y los riñones, entre otros, así como en la sangre.

Las funciones de la GGT

Pero, ¿cuál es la función -o funciones- de esta enzima? Fundamentalmente, se encarga de metabolizar el glutatión, un antioxidante sintetizado por nuestro organismo. Por otro lado, también tiene la función de transferir el propio glutatión a otros aminoácidos y de fortalecer nuestro sistema inmune.

De esta manera, la GGT ayuda a que nuestro organismo mantenga su salud y a que sus niveles homeostáticos celulares estén equilibrados.

¿Qué implica tener una GGT alta?

¿Cuándo la GGT tiene unos valores normales y cuándo es la GGT alta? Dentro de la normalidad, encontramos los siguientes valores: tener una GGT entre 0 y 30 o entre 7 y 50 unidades por litro de sangre. Cuando los valores son superiores a estos, se puede decir que tenemos una GGT alta.

Esto quiere decir que los niveles de esta enzima en nuestro organismo son excesivos, y significa que pueden existir ciertos daños (o lesiones) en algunos órganos donde se localiza esta enzima. Lo más probable, aunque no es la única posibilidad, es que el exceso de GGT se localice en el hígado.

También es habitual que exista algún problema en los conductos biliares, encargados de transportar la bilis desde el hígado hacia los intestinos para digerir mejor los alimentos

Pero, concretamente ¿por qué tenemos una GGT alta? Generalmente se explica porque la enzima se ha filtrado en exceso de las células, aumentando su nivel en sangre, debido a los daños posiblemente existentes en dichos órganos. Esto ocurre especialmente cuando tenemos el hígado irritado o lesionado, o cuando los conductos biliares están obstruidos.

Causas de tener una GGT alta

Las causas de tener una GGT alta pueden ser diversas. Para determinar estas causas, muchas veces será necesario analizar los niveles en sangre de otras sustancias. Sin más dilación, vamos a ver las causas más frecuentes de tener una GGT alta.

1. Alcoholismo

El alcoholismo y una cirrosis alcohólica son de las causas más frecuentes de tener una GGT alta. Recordemos que la cirrosis engloba una serie de enfermedades hepáticas (del hígado) relacionadas con el alcohol.

Así, las personas que consumen alcohol en exceso y/o las que directamente padecen alcoholismo, tiene más probabilidades de desarrollar una GGT alta. Esto se debe, de forma directa, a los daños causados en el hígado. En la cirrosis hepática, por ejemplo, el hígado deja de funcionar de forma adecuada, se deteriora y además presenta una serie de cicatrizaciones.

2. Insuficiencia cardíaca

Otra de las posibles causas de tener una GGT alta es una insuficiencia cardíaca. Esto aparece sobre todo en la población más anciana, debido a sus problemas de corazón. Sabemos que la GGT alta en una insuficiencia cardíaca es un marcador muy sensible, ya que a medida que la GGT aumenta, la gravedad de la insuficiencia también.

3. Diabetes mellitus

Cuando se padece diabetes mellitus, y además no se sigue adecuadamente el tratamiento médico, aumenta también la probabilidad de tener una GGT alta. Así, aparecen también lesiones en el hígado.

4. Hepatitis

La siguiente causa de tener una GGT alta es la hepatitis. Una hepatitis implica inflamación del hígado (a su vez, sus causas también pueden ser diversas: infección por un virus, intoxicación alimentaria, etc.).

5. Ciertos fármacos

El consumo de ciertos fármacos también puede desencadenar una GGT alta. Los fármacos más frecuentes que pueden causarla son: antibióticos, anticonceptivos orales y anticonvulsivantes (sobretodo la fenitoína y el ácido valpróico). Concretamente, los antibióticos elevan la GGT por su metabolismo en el hígado (sobre todo si estamos embarazadas).

Por otro lado, el fenobarbital (barbitúrico) es otro fármaco que se relaciona mucho con una posible elevación de la GGT.

Otros fármacos que pueden hacer que tengamos una GGT alta son: la amiodarona (permite controlar los latidos del corazón; eleva las transaminasas, una clase de enzimas hepáticas), las estaninas (reducen los niveles de colesterol).

6. Quistes y tumores hepáticos

Los quistes y los tumores en el hígado también pueden ocasionar daños que aumenten la GGT. Además, los tumores pueden ejercer presión en determinados órganos.

¿Cómo se evalúa la GGT?

¿Cómo sabemos si tenemos una GGT alta? A través de un análisis de sangre. Sin embargo, también podemos fijarnos en algunos síntomas que denoten tener una GGT elevada, como por ejemplo: tener un color amarillento en la piel y los ojos, cambios de color en la orina y las heces, debilidad, dolor abdominal, disminución drástica del apetito, dolores gastrointestinales, náuseas y vómitos, etc.

Así, cuando presentemos algunos de estos síntomas, es recomendable realizarse un análisis de sangre para que determine de forma objetiva si tenemos o no una GGT alta.

El análisis de sangre

Cuando nos hagamos este análisis de sangre, deberemos saber que no podremos haber bebido ni comido nada en las últimas horas.

Una vez obtengamos los resultados, es importante saber que una GGT alta puede ser debida a múltiples causas, como hemos visto. Es por ello que a veces será necesario realizarse pruebas complementarias, que valoren el nivel de otras sustancias o enzimas.

¿Conlleva algún riesgo un análisis de sangre para determinar los niveles de la GGT? Este procedimiento es seguro y sus riesgos son mínimos, aunque pueden aparecer mareos o desmayos durante la extracción de sangre (sobre todo en niños/as).

Por otro lado, como ocurre con los análisis de sangre, suele aparecer un hematoma pequeño en la zona de extracción, así como dolor leve durante unas horas o días.

Referencias bibliográficas

  • American Accreditation HealthCare Commission (2017). Examen de sangre de gamma-glutamil transferasa (CGT). MedlinePlus [Online]. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003458.htm.

  • KidsHealth. (2018). Blood Test: Gamma-Glutamyl Transpeptidase (GGT). KidsHealth for parents. Disponible en: https://kidshealth.org/en/parents/test-ggt.html?WT.ac=pairedLink.

  • Miranda, E.C. y Guzmán, R.R. (2019). Gamma glutamil transferasa y enfermedad cardiovascular. Archivos del Hospital, 7(2): 261-273.

Laura Ruiz Mitjana (Barcelona, 1993) es graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Se especializó en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil y es redactora de contenidos de psicología y neurociencias en portales como MedSalud y Psicología y Mente.