Granada: propiedades y beneficios de esta singular fruta

1 month ago

Maria Weevs

Una fruta con propiedades saludables que seguramente no conocías.

Granada

La granada es una fruta que no se consume mucho, por lo que puede pasar algo desapercibida dentro de la variedad de fruta que tenemos disponible para comprar.

A pesar de eso, dentro de su compacta corteza este fruto atesora unos dulces granos con unas magníficas propiedades útiles para nuestra salud.

Al ser una de las frutas más ricas en vitaminas y antioxidantes, en este artículo queremos dar a conocer las propiedades y beneficios de la granada,. Se trata de una excelente opción a introducir dentro de nuestra dieta para hacerla más sana y equilibrada.

¿Qué es la granada?

Esta fruta tiene su origen en la zona de Irán, si bien hace milenios que se sabe que estaba en la zona del Cáucaso. A lo largo del tiempo se fue adaptando a la zona Mediterránea para luego llegar a otros lados del mundo. Su nombre proviene del latín, pues los antiguos romanos la llamaron “malum granatum”, lo que significa “manzana con semillas”.

Si bien el fruto visto de lejos puede parecerse a una manzana, poco o nada tiene que ver con ella. Una vez quitamos su dura y rojiza corteza encontramos dentro una serie de pepitas o gránulos bien empaquetados; uno jugoso fruto interior que se encuentra sorprendentemente dividido.

Los diferentes gránulos están compactados el uno con el otro, y cada una de estos pequeños compartimentos que contiene una semilla y una sabrosa pulpa que la recubre. Mientras que si probamos la piel notaremos un sabor agrio, estos gránulos son sabrosos y hasta refrescantes, pues contiene agua, azúcares y diferentes vitaminas y minerales.

7 beneficios y propiedades de la granada

Tomar la fruta sin más o consumiendo el fruto en forma de zumo es la manera más habitual de aprovechar sus grandes beneficios y propiedades. Aún así, de la granada se puede usar todo: semillas, flores, corteza, etc. a través de extractos, aceites o infusiones.

A continuación vamos a ver las principales aportaciones que esta fruta puede dar a nuestro organismo sea cual sea la forma en la que la consumamos.

1. Aporte nutricional

La granada es una fruta con muy buen aporte nutricional. Se trata de un fruto que es una magnífica fuente de vitaminas y sustancias beneficiosas para nuestro bienestar. Sus pepitas contienen agua, vitaminas del grupo B y vitaminas A, C, K y E, además de importantes minerales como el zinc, el cobre, el potasio y el fósforo.

Además, como veremos contiene muchas sustancias que son en realidad las responsables de su valor añadido como fuente de salud. Fenoles, ácido fólico, ácido elágico y otras sustancias difíciles de encontrar en otros alimentos dotan a la granada de su capacidad para mejorar nuestra salud.

2. Poder antioxidante

Gracias a sus componentes, la granada es un alimento con muy buenas propiedades antioxidantes. Entre los compuestos antioxidantes destaca el ácido elágico. Este protege a algunas plantas de la luz ultravioleta, virus, bacterias y parásitos, y de entre todas las frutas solamente las frambuesas llegan a tener concentraciones tan elevadas.

También las vitaminas y los minerales que nos aporta ayudan a fortalecer el sistema inmunológico frente a resfriados, gripes y cualquier agente biológico patógeno oportunista. Y es que, además de cuidar las defensas, hay estudios que han destacado los efectos antibacterianos y antimicóticos de la granada.

3. Propiedades anticancerígenas

Se ha demostrado que la granada posee capacidad para revertir el desarrollo de las células cancerosas. Se ha encontrado una evidente actividad antitumoral de los productos derivados de la granada sobre diferentes cánceres, como el de próstata, el de colon o el de mama.

Por lo tanto, la granada fresca el zumo y los extractos procedentes de la granada son potentes inhibidores del crecimiento celular. Se detectan diferentes sustancias responsables de la actividad inhibidora de las células cancerígenas, como las antocianinas, el ácido púnico y los flavonoles.

4. Combate la arteriosclerosis

Numerosos estudios destacan la capacidad de las sustancias beneficiosas que contiene la granada para combatir la aterosclerosis, una enfermedad cardiovascular que afecta a muchas personas de edad avanzada.

Esta enfermedad consiste en un problema coronario en el que las arterias quedan recubiertas de placa. Esta es una sustancia pegajosa que se compone de grasa, colesterol y otras sustancias presentes en la sangre. A medida que pasa el tiempo la placa hace que las arterias se endurezcan y se pierda el diámetro disponible para el flujo sanguíneo.

5. Regula la hipertensión

Como vemos, la granada tiene capacidad para mejorar la salud cardiovascular, pero la lucha contra la arteriosclerosis no es su única forma de ayudarnos en este apartado.

Los compuestos de la granada también nos ayudan a regular la presión sanguínea, mejorando nuestra presión arterial y el estado del plasma. Los estudios demuestran que sólo con tomar un zumo de granada mejora la presión arterial a corto plazo.

Por lo tanto, que haya alimentos como la granada que nos permitan ayudar a nuestro cuerpo a revertir condiciones patológicas tan indeseables como esta es una gran notícia.

6. Regula la diabetes

Habiendo visto que la granada nos ayuda a combatir la arteriosclerosis y la hipertensión, sus beneficios a nivel cardiovascular continúan. Los componentes de esta fruta nos ayudan también a mejorar la sensibilidad a la insulina.

Las sustancias principales que son antidiabéticas son los polifenoles. Cuando absorbimos los polifenoles estos regulan la glucemia a través de diferentes mecanismos, pero se centran en inhibir la absorción de la glucosa en el intestino o mediante tejidos periféricos. El principal mecanismo que se cree que está detrás de esta inhibición es la presencia de la enzima glucosidasa.

¿Cómo consumirla?

La mejor manera de consumir la granada es consumirla fresca. Esto significa que podemos comerla simplemente pelando la fruta, o bien haciendo zumo de ella.

Los granos se pueden comer solos o bien agregarlos a ensaladas, yogur, etc. Otra buena combinación es comer los granos de granada con frutos secos, pues es una mezcla sabrosa y que junta las maravillosas propiedades de los dos alimentos.

Si por el contrario se quiere optar por tomar la granada en forma de zumo se puede usar un exprimidor, como el que usamos para las naranjas. ¡Un vaso de este zumo por la mañana es una magnífica forma de afrontar el día!

Referencias bibliográficas

  • Chéchile-Toniolo, G.E. (2011). II Symposium Internacional sobre el Granado, Madrid, España.
  • Hernández, F., Melgarejo, P., Tomás-Barberán, F.A. y Artés, F. (1999). Evolution of juice anthocyanins during ripening of new selected pomegranate (Punica granatum) clones. European Food Research and Technology, 210 (1), 39–42
  • Stover, E. y Mercure, E.W. (2007). The Pomegranate: A New Look at the Fruit of Paradise". HortScience, 42(5), 1088–1092.

Maria Weevs