Hemorroides externas: causas, síntomas y soluciones

Las hemorroides externas pueden causar mucho malestar a las personas que las sufren.
Hemorroides externas: causas, síntomas y soluciones

Las hemorroides externas son una afectación muy incómoda. Puede no ser grave, pero deben tratarse de la forma adecuada. Existen varios factores que las causan, como hacer un gran esfuerzo al evacuar, el parto o el propio peso que se gana durante el embarazo.

Ante la sospecha de padecer hemorroides externas o almorranas hay que seguir algunas recomendaciones. Además, es importante conocer sus causas, síntomas y soluciones para saber cuándo hay que acudir al médico.

Hemorroides externas: causas, síntomas y soluciones

Generalmente las hemorroides externas desaparecen al cabo de dos días. Durante este tiempo hay que evitar estar mucho tiempo de pie, y se pueden calmar las molestias con pomadas y baños de asiento.

Sin embargo, si las molestias persisten, aumentan o simplemente no ceden al cabo de 3 días hay que acudir al médico. Es el profesional médico quien debe realizar una mejor valoración, y en si es necesario se derivará el caso a un proctólogo.

Causas

Las hemorroides externas se producen debido a que las venas del recto se dilatan. Esto sucede cuando hay un aumento en la presión del recto inusual de presión, siendo las causas variadas.

En la mayoría de las ocasiones se puede prevenir su reaparición. Sin embargo, hay que entender que una vez han aparecido por primera vez, las probabilidades de que aparezcan de nuevo son elevadas.

1. Estreñimiento

El estreñimiento es una causa muy común en la aparición de hemorroides. Cuando hay estreñimiento, el esfuerzo para expulsar las heces puede ser muy intenso. Esto provoca fácilmente la dilatación de las venas del ano.

2. Alteraciones vasculares

Las alteraciones vasculares afectan directamente las venas situadas en el recto. Si se padece alguna enfermedad vascular relacionada o existe un antecedente de algún tipo de enfermedad vascular en la familia puede haber relación; es más probable que haya afectación de los vasos sanguíneos.

3. Embarazo

Durante el embarazo es muy común padecer hemorroides. Debido al aumento de peso las venas del recto se inflaman, y es que en la parte baja del cuerpo recae este exceso de peso. Por otro lado, durante el trabajo de parto se realiza un gran esfuerzo que provoca regularmente la aparición de estas hemorroides externas.

4. Envejecimiento

Es normal que el envejecimiento del cuerpo provoque hemorroides. Cuando las fibras que soportan el esfínter del recto se relajan debido al proceso natural de envejecimiento, las venas y el ano se dilatan provocando almorranas.

5. Obesidad

La obesidad es una causa de la aparición de las hemorroides. Esto es debido a que cuando el cuerpo carga un peso notable la parte baja lo reciente, y es que se genera una presión extra. Esta presión aprieta y daña las venas del recto y provoca las hemorroides externas.

6. Malos hábitos

Los malos hábitos alimenticios el sedentarismo son un factor para el desarrollo de hemorroides. Una dieta baja en fibra, alta en carnes rojas, la falta de ejercicio o permanecer mucho tiempo de pie son causas de la aparición de almorranas.

Síntomas

Los síntomas de las hemorroides externas son fáciles de detectar. Puede reconocerse bien antes si es necesario acudir a una valoración profesional o es un padecimiento que puede tratarse sin mayor intervención.

Ante las primeras molestias y síntomas no hay que dudar en aplicar algunas de las soluciones más recomendables y así disminuir el dolor y la incomodidad. Es importante prestar atención y no intentar ignorar esta dolencia, pues podría prolongarse o agravarse.

1. Dolor leve en la región del recto

Tener dolor en la región del recto es uno de los más claros síntomas de hemorroides externas. Estos dolores se agudizan al sentarse o al evacuar. No son muy intensos pero sí molestos, si bien un dolor muy fuerte puede aparecer a cualquier hora del día (lo cual es síntoma de una complicación).

2. Presencia de sangre

La presencia de sangre en el recto es un síntoma inequívoco de hemorroides. El sangrado surge después de evacuar o se hace evidente al limpiar la región del ano con papel de baño. Son pequeñas gotas de rojo vivo que no causan dolor intenso.

3. Comezón

La comezón en el recto por hemorroides se debe a la inflamación de la zona. Se puede sentir en cualquier momento del día y en ocasiones se vuelve intensa y por lo tanto muy molesta. Hay quienes más que picor, sienten ardor o irritación.

4. Presencia de un bulto cerca del recto

La presencia de un bulto en la zona del recto suele causar alarma. Es normal que este volumen extraño cause angustia si se desconoce su orgien. Se trata de un nódulo que sobresale del recto, pero generalmente el tejido vuelve a su lugar una vez pasa la inflamación.

Soluciones

Existen algunas soluciones sencillas para tratar las hemorroides externas. Son complicadas y que ayudan a disminuir las molestias, pero es importante realizarlas adecuadamente y poner atención a la evolución por si hay alguna complicación.

En la mayoría de las ocasiones basta con tener los cuidados adecuados y recurrir a algunos remedios caseros. En caso contrario es el proctólogo quien determina si se debe recurrir a la cirugía. Lo cierto es que entre el 20% y el 30% de las hemorroides acaban requiriendo tratamiento quirúrgico.

1. Hielo

Aplicar hielo en la zona del recto es un tratamiento sencillo para disminuir las molestias. Basta con colocar hielo por alrededor de la zona durante 15 minutos. Esto ayuda a desinflamar y anestesiar un poco, causando un alivio momentáneo.

Si hay protuberancia, esta se puede intentar empujar suavemente para que regrese a su lugar, siempre y cuando esto no cause dolor.

2. Baños de asiento

Los baños de asiento son un remedio casero muy común para tratar las hemorroides. Para realizar este remedio hay que poner agua tibia en un recipiente y sentarse sobre él sin ropa interior.

Se puede agregar ciprés, castaño de indias o sales de Epsom para ayudar a mejorar la circulación. Se recomienda realizar un baño de asiento diario durante 5 días.

3. Pomada de hamamelis

La pomada de hamamelis ayuda a desinflamar, y basta con aplicarla en la zona del recto. La pomada de hamamelis se puede adquirir en cualquier farmacia, aunque una opción es preparar una pomada casera.

Para prepararla hay que poner a hervir el hamamelis con 60 ml de parafina. Despues se cuela y se añaden 30 ml de glicerina. Se debe aplicar cuando la pasta resultante esté completamente fría.

Referencias bibliográficas

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.