Infusión de manzanilla: 8 propiedades y beneficios y cómo prepararla

2 weeks ago

Dolores Agüero

Este antiguo remedio natural debería formar parte de la despensa de todo hogar

Infusión de manzanilla: 8 propiedades y beneficios de tomar una y cómo prepararla

La infusión de manzanilla es una de las más consumidas de todas en todo el mundo. Las múltiples propiedades y beneficios de esta planta son bien conocido alrededor del mundo desde de hace siglos, sobre todo en lo que se refiere a sus cualidades digestivas y calmantes.

Casi todo el mundo tiene en casa paquetes ya preparados para poner en una infusión en casa, pues los venden en cualquier supermercado. Resulta un recurso muy práctico teniendo en cuenta la útil que nos puede ser cuando realmente necesitamos la ayuda de este remedio natural.

¿Qué es la infusión de manzanilla?

Antes que nada vale la pena aclarar qué es la manzanilla. Se trata de una planta herbácea que pertenecía originariamente a la mitad este de la cuenca del Mediterráneo, aunque hoy en día se planta en muchos países del mundo, destacando los de Sudamérica.

En qué momento el ser humano fue consciente de las propiedades y beneficios de esta planta es incierto. De lo que no cabe duda es de que se trata de una de las plantas medicinales más antiguas que se conocen y que son consumidas a escala mundial.

La infusión de esta planta es la forma habitual de consumo. La manzanilla desmenuzada puesta en agua caliente hace que se obtenga una infusión con todas sus propiedades, siendo una bebida muy saludable y que nos ayuda a combatir ciertas dolencias que veremos a continuación

Preparación de una infusión de manzanilla

Para preparar una infusión de manzanilla en principio solamente nos hace falta agua caliente y la planta triturada. Es un tipo de planta herbácea que podemos tener plantada en el jardín, pero lo más habitual es comprar la planta ya triturada y seca.

Para conseguir la planta ya lista para consumir podemos hacerlo asimismo de dos maneras posibles. Una es comprarla a granel en herboristerías especializadas, y otra, la más común, es comprar cajitas en las que la manzanilla ya viene empaquetada en bolsitas para poner en agua caliente.

Por lo tanto, sea cual sea la opción que escogemos para conseguir manzanilla, lo que se hace a continuación es poner la hierba seca y triturada en agua caliente. 10 minutos teniendo la manzanilla dentro del agua en reposo bastan para poder luego tomar la infusión.

Se pueden añadir otras hierbas para enriquecer las propiedades de la infusión como melisa, menta, regaliz, hierbabuena, etc. Además, podemos añadir un chorrito de zumo de limón y una cucharadita de miel para endulzar la infusión (siempre mejor evitar el azúcar refinado).

7 beneficios y propiedades terapéuticas de la infusión de manzanilla

Pasamos a ver ahora las propiedades de la manzanilla. Los beneficios de esta planta están asociados a muchas bondades que podemos combinar también las de otras plantas. Desde La Guía Femenina pensamos que siempre es mejor considerar un remedio natural como primer recurso a tener que recurrir a medicamentos.

1. Combate la indigestión

Hay momentos en los que necesitamos una ayuda para digerir comidas copiosas o sencillamente alguna cosa nos ha sentado mal. La infusión de manzanilla es un gran recursos en los casos en los que sufrimos indigestión.

Esta es seguramente la razón por la que esta planta es tan apreciada. Con una infusión de manzanilla nuestro sistema digestivo puede luchar contra la indigestión gracias a componentes presentes en esta planta, evitando reflujos gastroesofágicos y dolores abdominales.

2. Ayuda a luchar contra el estrés

Tomar una infusión de manzanilla es una buena idea para aquellos días en los que llegamos a casa alterados por las exigencias del día a día. Si nuestro sistema nervioso está un poco sobrecargado, esta planta nos puede ayudar a relajarlo.

Gracias a sus propiedades sedantes, frenar nuestra actividad acompañados de una taza de la infusión de manzanilla nos viene bien.

3. Calma y ayuda a dormir

En relación con el punto anterior, la manzanilla también calma cuadros de ansiedad. Sus propiedades sedantes y calmantes permiten que nuestros ánimos se relajen.

Seguramente el momento más idóneo para tomar una infusión de manzanilla es antes de ir a dormir. Muchísimas personas lo hacen y les va muy bien para relajarse y conciliar el sueño.

4. Estimula el sistema inmunológico

Un remedio natural como la infusión de manzanilla también es un alimento funcional. Esto significa que nos da salud y reduce la probabilidad de enfermedades.

Esto es exactamente lo que promueve la manzanilla en nuestro cuerpo. Tomando manzanilla reforzamos el sistema inmunológico, y a efectos prácticos sobre todo lo que conseguimos es luchar contra ciertos problemas de salud como resfriados y gripes.

5. Calma los dolores menstruales

La manzanilla también tiene efectos calmantes para los problemas de dolores menstruales. Hay un componente en específico, la glicina, que se ha comprobado que ayuda a aliviar los espasmos musculares. De hecho, este aminoácido es conocido por sus propiedades como relajante muscular.

6. Contribuye al buen funcionamiento intestinal

La función digestiva es muy importante para el buen funcionamiento del cuerpo, y la manzanilla no solamente es capaz de ayudar a digerir mejor, sino que promueve la salud del intestino.

Ayuda a combatir el hinchazón abdominal y a cuidar la flora intestinal, la salud de la cual tiene un impacto muy grande para el resto del cuerpo.

7. Regula los niveles de azúcar en sangre

Tomar manzanilla de forma regular puede ser un factor de protección en especial para aquellas personas que padezcan la enfermedad crónica de la diabetes.

Una infusión a diario de esta planta ayuda a controlar el índice glucémico en sangre, lo que significa que impide que se dispare la cantidad de azúcar que se libera en el torrente sanguíneo.

8. Mejora la piel

Una infusión de manzanilla también puede ser útil por vía tópica, es decir, que nos ayuda no solamente de forma bebida, sino aplicando el líquido en la piel.

Gracias a su riqueza en antioxidantes y a su capacidad antiinflamatoria la manzanilla ayuda a mejorar la condición de la piel. Esto sucede en el caso de eccemas u otras irritaciones, además de aumentar el estado general de la piel ya que aumenta su respuesta inmune.

Sus compuestos antioxidantes promueven la cicatrización de la piel y la producción de colágeno, ayudando a combatir el envejecimiento celular.

Referencias bibliográficas

  • Craker, L. E. y Simon, J. E. (1986). Herbs, Spices, and Medicinal Plants. Recent Advances in Botany, Horticulture, and Pharmacology. Food Products Press.

  • Laurnet, E. (1982). Guia de las plantas medicinales y comestibles de España y de Europa. Barcelona: Omega.

  • Schauenberg, P. (1980). Guia de las plantas medicinales. Barcelona: Omega.

Dolores Agüero

Nutricionista