Laringitis: qué es, causas, síntomas y tratamientos

La laringitis es una afectación común que pocas veces presenta complicaciones.
Laringitis

Si hay una molestia en la garganta y dificultades para hablar, puede ser que sufras laringitis. Aunque suele confundirse con otras enfermedades de la garganta, como la faringitis o la amigdalitis, la laringitis tiene sus síntomas y características que la definen y que hay que saber reconocer.

Suele tener mayor incidencia durante la época invernal, puesto que las enfermedades en vías respiratorias son más comunes en esta temporada de frío y cambios bruscos de temperatura. Pero hay también otras causas que pueden evitarse para no desarrollar laringitis.

¿Qué es la laringitis?

Si bien no es un trastorno grave, causa molestias que pueden durar varios días. Afortunadamente, hay tratamientos para aliviar los síntomas y sentir mejoría suficiente como para continuar con la vida cotidiana.

A pesar de que la laringitis no presenta complicaciones, hay que estar atentos a cualquier cambio o situación que parezca empeorarlo. No hay que dudar en visitar al médico, que es quien podrá diagnosticar mejor el padecimiento y recetarnos el tratamiento adecuado para cada caso.

La laringitis es una inflamación de la laringe. Por la localización donde el malestar se percibe, suele confundirse con la faringitis o la amigdalitis. La gran diferencia es que la inflamación de la laringe también afecta a la función de las cuerdas vocales, por lo que la voz se ve afectada.

La laringe se encuentra entre la tráquea y la faringe y una de sus funciones principales es la de emisión de sonidos a voluntad, lo que nos permite hablar. Esto es así ya que las cuerdas vocales son parte de la laringe.

La razón por la que comúnmente la laringe se ve afectada cuando hay enfermedades respiratorias, es porque la laringe forma parte del sistema respiratorio. De ahí que las inflamaciones en la laringe puedan ser causadas por enfermedades como la gripe.

Otra función fundamental de la laringe es la de proteger las vías respiratorias inferiores, pues se encuentra antes de estas delicadas vías actuando como una línea de defensa, para no permitir que las infecciones bajen hasta los pulmones y bronquios.

Laringe humana
Así es nuestra laringe. Fuente: Wikimedia

Causas

Existen varios factores que podrían causar una laringitis. Aunque la más común es la infección de las vías respiratorias, este órgano puede verse afectado por otras razones y generar molestias y dolor.

Algunas causas de la laringitis son totalmente prevenibles y, sobre todo en niños, hay que tomar las medidas de precaución necesarias para evitar dañar a este importante órgano. Como ya se mencionó, la laringitis no acostumbra a tener complicaciones, pero en los niños requiere mayor atención.

1. Infecciones en vías respiratorias

Como ya se explicó, la causa más común de la laringitis es infección por virus o bacterias. De este modo, cuando hay gripe o resfriado, puede darse también una inflamación de la laringe como consecuencia de la infección primaria.

2. Uso excesivo o inadecuado de la voz

Utilizar volúmenes demasiado altos de voz durante periodos largos de tiempo puede provocar una laringitis. Incluso hablando a un volumen normal durante tiempos demasiado largos, especialmente si estamos congestionados -ya que el aire que pasa por la laringe es más seco-, puede causar la inflamación de la laringe.

3. Reflujo

Padecer reflujo gastroesofágico es una causa de la laringitis. Especialmente cuando se trata de un reflujo crónico y no un evento puntual, también conocido como agudo. Debido a que los ácidos estomacales suben hasta el esofago, la laringe puede verse afectada, irritarse e inflamarse.

4. Reacción alérgica

Algunos síntomas de las alergias involucran a la laringe, provocando su inflamación. No todas las personas alérgicas presentan los mismos síntomas, pero algunas de ellas refieren que sienten “la garganta cerrada” al entrar en contacto con su agente alérgeno.

5. Medicamentos en aerosol

Algunas enfermedades son tratadas con medicamentos en aerosol que pueden irritar la laringe. Si la ingesta de estos aerosoles es frecuente, la mucosidad de la laringe se altera y provoca su irritación e inflamación.

Síntomas

Es importante conocer los síntomas de la laringitis para no confundirlos con otra enfermedad. Tal como ya se ha mencionado, la laringitis no suele presentar mayores complicaciones y sus síntomas pueden durar poco más de cinco días.

Sin embargo, es importante mantenerse atentos sobre todo en casos de niños, pues si además de los síntomas de laringitis hay dificultad para respirar, fiebre o se escucha un silbido agudo al respirar, entonces es apremiante visitar al médico o al servicio de urgencias.

1. Tos seca

La tos seca es un síntoma de laringitis. Una laringitis no tendría por qué producir flema ni mucosidad en exceso, causando una tos seca, reconocible porque no se escucha ninguna flema, también se conoce como tos irritativa.

2. Ronquera o debilidad de la voz

Otro síntoma claro de laringitis es que la voz se ve afectada, ya sea que la voz se escuche ronca, que sea muy débil o que incluso se llegue a perder la capacidad de hablar o generar cualquier sonido, excepto en el momento en que tosemos.

3. Dolor o sequedad en la garganta

Cuando hay laringitis, hay dolor o sequedad en la garganta. También puede haber un cosquilleo o una clara sensación de irritación. Cualquiera de estos síntomas que además estén acompañado de los anteriores, son una clara evidencia de que hay laringitis.

4. Tos “perruna” en niños

Cuando la laringitis se presenta en niños, la tos se percibe como “metálica” o “perruna”. Esto se llama así debido a la similitud con la tos de perro y puede ser muy preocupante. Este tipo de laringitis puede ser “crup” o “estridulosa” y si además genera dificultad respiratoria o percibimos un silbido al respirar, hay que acudir inmediatamente al médico.

Tratamientos

Si no existen mayores complicaciones para la laringitis, esta se puede atender en casa. Siempre y cuando nos mantengamos atentos a variaciones o complicaciones, la inflamación en la laringe requiere algunos cuidados simples que ayudarán a disminuir las molestias.

Como ya se ha mencionado, esta enfermedad puede tener una duración de alrededor de 5 días. A partir de ahí puede ir disminuyendo la intensidad. Si no fuera así, entonces lo mejor es acudir al médico para un análisis profundo y descartar otro tipo de enfermedad.

1. Analgésicos y antiinflamatorios

Las molestias por laringitis pueden tratarse con medicamentos de venta libre. Se trata de un tratamiento para aliviar solamente los síntomas, ya que en el caso de laringitis por infección, solo queda esperar que el ciclo de vida del virus o bacteria pase. Es importante no automedicarse con antibióticos.

2. No hablar

o hablar hasta que la voz se restablezca, es una buena forma de cuidar la laringe. No basta con hablar despacio o susurrar, pues de esta forma también se está forzando a las cuerdas vocales que durante una laringitis se encuentran inflamadas. Lo mejor es dejarlas descansar para recuperar la voz más rápido y sufrir menos molestias.

3. Hidratar

Beber abundantes líquidos ayuda a aliviar la sequedad característica de la laringitis. Hay que humedecer la zona y los líquidos son nuestro mayor aliado para esto. Siempre es mejor que evitar bebidas gaseosas, pero si nos cansamos de beber agua, prepararnos bebidas suaves como el agua con limón puede ayudar a hidratar nuestra laringe.

4. Chupar pastillas

Existen pastillas a la venta específicas para aliviar la irritación y ayudar a recuperar la voz. Suelen ser muy efectivas a corto plazo, aunque en casa podemos preparar un poco de miel con limón para producir el mismo efecto.

5. No fumar ni estar cerca de fumadores

Además de ser muy malo para la salud a largo plazo, el humo del tabaco irrita fácilmente las vías respiratorias. Durante un episodio de laringitis lo mejor es mantenerse alejados del cigarro, de forma activa y pasiva. De lo contrario, podemos alargar la laringitis o que se lleguen a dar complicaciones más serias.

Referencias bibliográficas

  • Ozlem E. Tulunay, (2008) Laryngitis—Diagnosis and Management, Otolaryngologic Clinics of North America.

  • James Paul Dworkin, (2008) Laryngitis: Types, Causes, and Treatments, Otolaryngologic Clinics of North America, Volume 41.

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.