Lumbalgia: causas, síntomas y tratamiento

1 week ago

Amanda Coeting

La lumbalgia es siempre un inoportuno problema de salud que puede llegar comprometer nuestro día a día.

Lumbalgia: causas, síntomas y tratamiento

Prácticamente todo el mundo ha tenido dolor en la zona lumbar en algún momento de su vida. El dolor que las personas sufren en esta zona puede ser de muy diferente índole, llegando a ser leve en algunos casos pero en otros muy intenso.

La duración también es variable, pero en general las lumbalgias pueden llegar a interferir notablemente nuestro día a día. Hoy vamos a ver qué es la lumbalgia y cuáles son sus causas y síntomas además de conocer también cuál debe ser su tratamiento.

¿Qué es la lumbalgia?

La lumbalgia es un dolor que afecta a la zona de la columna, pero es preciso conocer un poco su anatomía antes que nada.

Básicamente la columna está formada por las diferentes vértebras, pero también por toda una serie de estructuras complejas como músculos, ligamentos y nervios. Además, hay los discos intervertebrales que hacen de separación entre las vértebras.

La columna se estudia anatómicamente diferenciando las diferentes zonas (de arriba a abajo):

  • Región cervical
  • Región torácica
  • Región lumbar
  • Sacro
  • Coxis

La zona en la que el lumbago afecta es la de la región lumbar, la cual comprende de cinco vértebras. Como la región lumbar es la más baja de la columna antes de llegar al sacro (el cual está pegado a la pelvis), cuando caminamos, corremos o saltamos es la zona que recibe más impactos

En el lumbago el dolor aparece en parte causado por un problema en los discos intervertebrales que separan estas cinco vértebras, pues ellos absorben los impactos para impedir que las vértebras choquen las unas contra las otras

Estas estructuras están compuestas por un anillo fibroso con el centro gelatinoso, lo cual permite que la columna se mueva, se flexione, se torsione y que pueda absorber los impactos.

Desafortunadamente algunas veces estos tejidos se ven sometidos a demasiado estrés y entonces es cuando vienen los problemas.

Causas

Existen diferentes causas y factores de riesgo que pueden desencadenar una lumbalgia. Tan posible es que aparezca después de movimiento brusco, como el levantamiento de un gran peso o una flexión excesiva del tronco, como a partir de un proceso de desgaste propio de la edad.

Causas degenerativas

Generalmente hasta los 30 años es difícil que alguien tenga lumbalgia debido a causas degenerativas, pero a partir de esa edad es mucho más común. Afortunadamente, en la mayoría de casos la levedad de la afectación no impide tener una vida activa. Es posible practicar deporte a pesar de que haya ciertos cambios de carácter degenerativo.

Con el tiempo y el envejecimiento las vértebras pueden perder su posición y perder contenido en agua, lo que disminuye su tamaño y pueden comprimir los nervios.

Sobreactividad

La sobreactividad es la principal razón para que aparezcan las lumbalgias, pues la presión sobre las estructuras de la columna puede acelerar la degeneración normativa. Existen actividades y deportes que aceleran este desgaste.

Por otro lado, si empezamos a dar actividad a esa zona a cierta edad sin que las estructuras estén acostumbradas también puede aparecer dolor. En general, en este caso desaparece después de unos días.

Las lesiones de músculos y ligamentos generalmente tienen mejor pronóstico que cuando hay daño en los discos intervertebrales. Estas lesiones tienen mayor duración porque el anillo fibroso del disco sufre pequeñas rasgaduras o roturas.

Otras causas

Otra razón por la que puede haber dolor lumbar es porque el canal espinal se estrecha por algún motivo, siendo normalmente un crecimiento óseo anormal o un espesamiento de los ligamentos.

Existen varias posibles causas más que pueden producir lumbalgia son la escoliosis o enfermedades como las de tipo vascular o el cáncer. Una evaluación médica es siempre conveniente en el caso de que haya dolor en la zona lumbar.

Síntomas

En algunos casos estas lesiones no provocan dolor alguno, pero lo común es que sí. Si bien pueden durar meses, en la mayoría de casos de lumbalgia el dolor de desaparece de forma espontánea al cabo de unos días o semanas. De todos modos, como hemos comentado, existen diversos grados de gravedad y duración en lo que a lumbalgias se refiere.

Dependiendo del caso, la persona puede tener un dolor que aparece de forma gradual o bien súbita, y puede ser constante o aparecer de forma intermitente. Algunas veces el dolor se manifiesta como si a uno le clavasen una aguja, mientras que otras veces parece un calambre. Generalmente, esto depende de la causa que origina la dolencia.

La manifestación del dolor puede ser mayor en unos días que otros, y a veces el dolor va más allá de la región lumbar y llega a diseminarse hasta más abajo, hacia la nalga o el muslo. En estos casos se trata de una hernia discal con dolor ciático. Las hernias discales son dolores un poco más graves y se debe ir a un especialista para evaluar cuál es el mejor tratamiento.

Cuando la persona necesita un descanso, normalmente la tumbarse en posición horizontal da un gran alivio La región lumbar en esta posición puede descansar. En cambio, si la persona se sienta no descansa tanto y le puede doler. También flexionando el tronco, andando, estando de pie o levantando pesas se puede sentir dolor.

Tratamiento

Dependiendo del tipo lumbago que se tenga la solución debe ser una u otra. A continuación veremos que el tratamiento de las lumbalgias puede ser de naturaleza médica, quirúrgica o pasar por la fisioterapia.

Prevención

No siempre es posible prevenir una lumbalgia, sin embargo que otras veces sí es posible. A veces sabemos que podemos sufrir de esa zona de la columna, y entonces es pertinente evitar las actividades que provocan presión sobre la región lumbar.

Para prevenir nuevos episodios es adecuado realizar natación o jogging y sobre todo ejercicios para reforzar la musculación de la zona lumbar.

Por otro lado, debemos tener una buena higiene postural. Cuando tengamos que levantar un peso debemos flexionar las piernas en vez de la espalda. Esta debe permanecer recta.

Medicamentos

Cuando el dolor puede con nosotros a veces tenemos que tomar medicación para calmar la zona. Los medicamentos no tienen la capacidad de curar esta afectación, solamente de calmar el dolor.

Por lo tanto, tomar antiinflamatorios o corticoides puede ir muy bien puntualmente, pero debemos buscar una solución a través de otros tratamientos. En algunos casos los corticoides pueden infiltrarse directamente en la zona dolorida, pero normalmente solamente sirve como parche por un tiempo.

Fisioterapia

La fisioterapia es una disciplina que puede ayudarnos muchísimo. Entre sus técnicas destacan el uso de calor o frío, masajes, ultrasonidos y electroestimulación.

Los fisiotrerapeutas, además de tratar la causa del dolor agudo, son profesionales de la rehabilitación. Después de hacer realizar sus terapias también acostumbran a proponer algunos ejercicios para recuperar la movilidad y a reforzar los músculos lumbares.

Cirugía

La cirugía obviamente es el tratamiento más agresivo, y está indicado en los casos en que las otras opciones no pudieron ser exitosas. Salvo casos muy especiales nunca se opera antes de que hayan pasado 6 meses o un año después del inicio de los síntomas.

Es importante tener en cuenta que la cirugía solamente es una opción a considerar cuando el profesional sabe con certeza cuál es la causa de la lumbalgia.

Amanda Coeting