Guía de los métodos anticonceptivos: ¿qué son y qué tipos existen?

Existen muchas formas de prevenir un embarazo no deseado durante las relaciones. ¿Las conoces todas?
Existen métodos de contracepción de todo tipo y adaptados a todas las necesidades.
Existen métodos de contracepción de todo tipo y adaptados a todas las necesidades. | independent.co.uk

 

De la época en la que el método del ritmo o los preservativos eran los únicos métodos contraceptivos estamos ya muy lejos. Afortunadamente hoy en día existen diferentes métodos anticonceptivos para que cada una se decida por el que mejor le vaya.

Actualmente contamos con mucha más información para poder planificar y evitar así los embarazos no deseados y en algunos casos, las enfermedades de transmisión sexual. ¡Así que no hay excusa! Vive tu sexualidad libremente, disfrútala y sé responsable: usa métodos anticonceptivos.

¿Qué son los métodos anticonceptivos?

Cuando hablamos de métodos anticonceptivos, nos referimos a  todos aquellos métodos que utilizamos para controlar la natalidad y prevenir los embarazos no deseados en las mujeres sexualmente activas antes de que sucedan. Estos métodos anticonceptivos pueden ser usados por nosotras las mujeres, por los hombres o por ambos.

Hoy en día existen diferentes métodos anticonceptivos con diversas características para que se adapten a las preferencias de cada uno. Aquí los vamos a clasificar según su mecanismo de acción y te iremos contando cada uno de ellos.


¿Cuáles son los diferentes métodos anticonceptivos?

Como verás ahora, hay métodos anticonceptivos de diferentes tipos, estos pueden ser de barrera, hormonales, definitivos, naturales o de emergencia. Aprende sobre ellos.

1. De barrera

Estos métodos anticonceptivos, tal y como su nombre lo indica, consisten en crear una barrera para evitar físicamente el paso de los espermatozoides y, por ende, la fecundación del óvulo.

Preservativo másculino

También conocido como condón o profiláctico, sigue siendo el método anticonceptivo más utilizado.  Se trata de una funda o cobertor que se pone sobre el pene cubriéndolo. Por lo general está elaborado con látex y su consistencia es muy liviana por lo que no le disminuye la sensibilidad al pene. Al utilizarlo, la eyaculación se da dentro del preservativo atrapando el semén.

Hoy por hoy, podemos conseguirlo de diferentes tamaños, con espermicida, con lubricante, con texturas para generar mayor placer, de colores, con sabores… ¡Para todos los gustos y necesidades!. Además, al utilizar este método anticonceptivo estás previniendo una gran cantidad de enfermedades de transmisión sexual.

  • Efectividad: entre el 85 y 97%
  • Uso: antes de la relación sexual y durante.
  • Duración: temporal de único uso para cada acto sexual y debe desecharse después de usarlo.

Preservativo femenino

Otro de los métodos anticonceptivos de barrera es el preservativo femenino y funciona de forma similar al condón masculino. Se introduce dentro de la vagina de la misma manera en que introduces un tampón.

Durante la relación sexual es casi imperceptible y al igual que en el condón másculino, recoge el semén y evita que los espermatozoides lleguen al óvulo. Al ser un recubrimiento también previene las enfermedades de transmisión sexual.

  • Efectividad: 79%
  • Uso: antes de la relación sexual y durante.
  • Duración: temporal de único uso para cada acto sexual y debe desecharse después de usarlo.

Esponja anticonceptiva

Otro de los métodos anticonceptivos que puede utilizar la mujer, consiste en una pequeña esponja de forma redonda que debes introducir en la vagina antes de las relaciones sexuales, cubriendo el cuello uterino.

Esta esponja absorve el semén y tiene espermicida para que sea mucho más eficaz. Como los tampones, tiene una tirita de tela para que la puedas retirar fácilmente al terminar. Este método anticonceptivo no protege contra las enfermedades de transmisión sexual y puede resultar irritante para algunas chicas.

  • Efectividad: 76 - 88%
  • Uso: antes de la relación sexual y durante.
  • Duración: temporal de único uso para cada acto sexual y debe desecharse después de usarlo.

Diafragma

El diafragma consiste en una copa de plástico o capuchón que se introduce dentro de la vagina antes del acto sexual para formar una barrera en el cuello uterino. Si quieres que sea más efectivo puedes untarlo con un gel espermicida antes de introducirlo. Si bien es uno de los más efectivos métodos anticonceptivos de barrera, no previene las enfermedades de transmisión sexual.

  • Efectividad: 88 - 95%
  • Uso: debes introducirlo antes de cada relación sexual.
  • Duración: dependiendo del buen uso y limpieza después de cada acto sexual, puedes utilizarlo varias veces.

Nota: debes ver a tu ginecólogo antes de empezar a utilizarlo.

Dispositivo intrauterino (DIU)

O la famosa T de cobre. Es básicamente una pequeña pieza flexible en forma de T que se coloca en el interior del útero. Funcionan de tal modo que modifican la forma en que se mueve el esperma, para que no pueda llegar al óvulo.

Existe también una versión de dispositivo intrauterino de liberación hormonal, que regula el ciclo menstrual y retrasa el desarrollo del endometrio

  • Efectividad: 95 - 99%
  • Uso: permanente.
  • Duración: puede durar hasta 12 años.

Nota: el dispositivo intrauterino lo introduce únicamente el ginecólogo mediante un procedimiento.


2. Hormonales

Estos son los métodos anticonceptivos más utilizados por las mujeres. Su objetivo es alterar los niveles hormonales que la mujer tiene naturalmente para evitar o disminuir la ovulación, limitando considerablemente la posibilidad de fecundación. Las hormonas que se alteran son los estrógenos, para impedir la ovulación; y la progesterona, para evitar que el endometrio se prepare para fecundar y cambie el moco cervical.

No todos los métodos anticonceptivos alteran las dos hormonas, ya que en algunos casos solo altera la progesterona. Es muy importante que tengas en cuenta que al ser hormonales actúan de manera diferente en cada mujer. Además tienen algunos efectos secundarios que pueden variar según la persona, por lo que debes encontrar la solución que mejor se adapte a ti.

Pastillas anticonceptivas

Las pastillas anticonceptivas están compuestas por estrógenos y gestágenos principalmente, en diferentes cantidades según el tipo de pastillas. Se trata de una píldora que debes tomar diariamente durante 21 días o durante todo el ciclo si las pastillas que usas tienen placebos.

Para algunas son excelentes porque reducen los dolores menstruales, el flujo sanguíneo, el acné, e incluso pueden ayudar a mejorar el ánimo. Para otras, los efectos secundarios pueden ser cambios de peso, cambios de humor, depresión, celulitis o el riesgo de enfermedades, por lo que dejan de utilizarlas.

En todo caso, las pastillas son uno de los métodos anticonceptivos más populares, aunque su eficacia depende del control que cada una tenga sobre su ingesta diaria.

  • Efectividad: 91 - 99%
  • Uso: toma de una píldora diariamente.

Nota: Consulta con tu ginecólogo para encontrar las pastillas anticonceptivas más adecuadas para ti.

Parches anticonceptivos

Este es uno de los métodos anticonceptivos más sencillos, pues simplemente consiste en ponerse un parche en la piel, ya sea en el abdomen, el glúteo o el brazo. El parche va liberando las hormonas, que se van absorbiendo por la piel. Es muy seguro porque no permite la posibilidad de expulsar las hormonas por vómitos o diarreas, como podría pasar con la píldora.

  • Efectividad: 91 - 99%
  • Uso: Poner un parche cada semana durante tres semanas.
  • Duración: Cada parche dura una semana.

Inyección anticonceptiva

Consiste en una inyección de la hormona progestina, con la dosis suficiente para evitar la ovulación durante 1 o 3 meses de acuerdo a la dosis recetada. Solo puede ser inyectada por un médico o un enfermero.

  • Efectividad: 94 - 99%
  • Uso: Poner una inyección al mes o cada tres meses según sea recetada.
  • Duración: Un mes o tres meses según sea recetada.

Implante anticonceptivo

Consiste en una varilla del tamaño de un fósforo que se inserta en el brazo y que va liberando las hormonas. Es uno de los métodos anticonceptivos más sencillos, porque te lo puedes poner y olvidarte de ello por un tiempo.

  • Efectividad: 97 - 99%
  • Uso: Poner el implante requiere de un procedimiento menor por parte de un médico.
  • Duración: 1, 3 o hasta 5 años.

Anillo Vaginal

Otro de los métodos anticonceptivos que evita la ovulación mediante la absorción de hormonas por las paredes vaginales. Se trata de un aro flexible que puedes introducirte tú misma en la vagina, colocándolo en el cuello uterino.

  • Efectividad: 91-97%
  • Uso: Introducir un anillo por ciclo menstrual.
  • Duración: 3 semanas.

3. Anticonceptivos definitivos

Los métodos anticonceptivos definitivos son aquellos en los que prevenimos el embarazo mediante una intervención quirúrgica. Aunque estos pueden ser reversibles en algunos casos, normalmente son definitivos, por lo que debes estar segura de no querer tener hijos a futuro.

Ligadura de Trompas

Este es un procedimiento para las mujeres, en el que se hace un corte o una atadura en las Trompas de Falopio; al hacerlo queda obstruida la vía de acceso del espermatozoide al óvulo, por lo que nunca se podrá fecundar.

Vasectomia

Este procedimiento es para los hombres, y consiste en cortar los conductos seminales para que no pueda salir la esperma del testículo y la eyaculación no contenga espermatozoides. Actualmente se están haciendo ataduras en lugar de cortes para poder revertir la vasectomía.

4. Naturales

Hay quienes aún utilizan los métodos anticonceptivos de nuestras abuelas, como el método del ritmo, en el que se limitan las relaciones sexuales durante la ovulación; muchas otras simplemente no permiten que su pareja eyacule dentro de de la vagina y realizan la conocida “marcha atrás”. En cualquier caso estas técnicas no son nada recomendables y se deberían evitar.

Estos métodos no son seguros por muchos motivos. Podemos tener cambios hormonales que afecten a la ovulación sin darnos cuenta y acabar con un embarazo no deseado. En el caso de la marcha atrás, puede ser que nuestra pareja no logre salir con tiempo suficiente a eyacular fuera de nosotras. También son de riesgo porque no evitan de ninguna forma las enfermedades de transmisión sexual.

5. Métodos de emergencia

Este es el único de los métodos anticonceptivos que se utiliza después de haber tenido relaciones sexuales. Se trata de la píldora del día después, que puedes tomar entre 24 y 72 horas después si crees que estás en riesgo de embarazo. Es útil en casos en los que los anteriores métodos anticonceptivos han podido fallar, como por ejemplo, si vemos que se nos ha roto el preservativo.

Pero es también uno de los métodos anticonceptivos menos recomendados, pues se trata de una muy alta carga hormonal para prevenir la fecundación que puede llegar a producir cambios importantes en tu metabolismo.  En todo caso, si llegases a utilizarlo, ten presente que está contraindicado tomar la pastilla del día después más de 2 veces por año.



Comentarios

envía el comentario