¿Qué es el Monte de Venus que tenemos todas las mujeres?

Todas las mujeres, sin excepción, tenemos Monte de Venus en nuestro pubis.
Monte de Venus

Muchas personas no saben que esta parte del cuerpo lleva este peculiar nombre.

Cuando se habla del Monte de Venus de las mujeres, algunos se quedan sorprendidos y desconcertados, pues no se imaginaban que exista una parte del cuerpo con ese nombre tan particular.

Venus fue la diosa romana del amor y la belleza. Se le ha llamado Monte de Venus a esta parte del cuerpo porque su significado es “monte del amor” y hay una explicación sencilla para que se le llame así. Aquí te explicamos qué es el Monte de Venus, su anatomía y otras características.

¿Qué es el Monte de Venus y cual es su función?

La anatomía de la mujer es sin duda compleja y fascinante. Cada órgano cumple una función específica y tiene una razón de ser. De cada uno de ellos depende que el resto de los órganos haga su trabajo adecuadamente y el organismo sea funcional.

El Monte de Venus no es la excepción. No obstante, muchas personas, incluyendo mujeres, ignoran dónde está ubicado, cuál es su forma, cómo cuidarlo y cuál es su función. Por eso aquí te explicamos qué es el Monte de Venus y todo lo que necesitas saber sobre esta curiosa zona del físico femenino.

Monte de Venus anatomía
Así luce el Monte de Venus.

Definición y características

El Monte de Venus es un tejido graso acolchonado que cubre el hueso pelviano. Es sencillo ubicarlo porque es precisamente toda la zona pélvica que se encuentra cubierta por vello. Se encuentra arriba del hueso del pubis y se desarrolla de forma obvia después de la adolescencia como consecuencia de los cambios hormonales.

Antes de la pubertad, esta zona se encuentra cubierta de vello fino, casi imperceptible. Con la llegada de los estrógenos, el vello se engrosa y va creciendo rápidamente en forma triangular en la zona del pubis. Regularmente, en las mujeres, este vello aparece por encima de los labios vaginales y poco a poco se va esparciendo hasta cubrir esta parte del pubis.

El Monte de Venus es también llamado mons pubis, que deriva del latín “montículo púbico”. Pero su nombre más conocido es precisamente Monte de Venus o montículo de Venus, debido a la diosa romana del amor. Esto por una de las funciones que se cree que cumple esta parte del pubis en el organismo de la mujer y que explicaremos más adelante.

¿Cuál es la función del Monte de Venus?

A decir verdad, no se tiene muy clara la función específica del mons pubis. No obstante, se barajan varias teorías que explican el por qué de la aparición de este acolchado durante la pubertad y ante la presencia de hormonas. Además, la aparición del vello más grueso y abundante podría también tener una razón de ser y una función específica en esta área.

Se dice que una de las funciones de este acolchado es la de proteger y amortiguar la fricción entre los huesos pélvicos durante el coito. Y, aunque parece tener mucha lógica, muchos científicos no están de acuerdo del todo pues, de ser así, habría más vello y tejido acolchado en otras partes del cuerpo para cumplir esta misma función.

Otra teoría acerca de la importancia del Monte de Venus esgrime que se trata de una fuente de feromonas. Esto significa que esta zona tiene una importante carga de feromonas que cumplen la función específica de atraer a la pareja sexual. De todos modos, esta teoría tampoco es apoyada por muchos académicos, pues la función atrayente de las feromonas es aún algo que no tiene una sólida base científica.

Por último, la teoría sobre la función del Monte de Venus más aceptada tiene que ver con una función protectora del vello y del tejido adiposo. Como ocurre con las pestañas, que detienen la entrada de polvo y sudor a los ojos, el mons pubis estaría protegiendo a los genitales de elementos extraños que podrían causar infecciones.

¿Qué cuidados requiere esta zona del pubis?

Al igual que otras partes del cuerpo, lo primordial es la higiene. Y hay que aclarar que no depilar el vello púbico de esta zona no significa falta de higiene. Al contrario, como ya se mencionó, este vello es en realidad una protección para evitar infecciones provocadas por polvo y sudor.

Sin embargo, si se ha decidido depilar esta área, ya sea de forma total o parcial, entonces hay que tener medidas de higiene para evitar cualquier contrariedad. La manera más sencilla es lavando con jabón neutro y agua la zona, además de usar ropa interior de algodón, ya que es fresca y amable con la delicada piel de esta zóna púbica.

Otro aspecto que hay que tener en consideración es la forma del crecimiento del vello. En la pubertad el vello se vuelve grueso y abundante, y gracias a la acción de las hormonas, toma una forma de triángulo invertido, mientras que en los hombres es más parecido a un rombo. Si en algún momento se observa que el vello crece más en forma romboide, entonces hay que prestar atención.

Esto puede ocurrir debido a un desequilibrio hormonal en que la testosterona esté aumentando de forma irregular y esto puede provocar este crecimiento anormal, junto a otros síntomas. Regularmente, esto es parte de un esquema de síntomas pertenecientes al ovario poliquístico. Por lo que es mejor acudir al ginecólogo para una revisión.

Aunque menos común, otra patología que puede presentarse en esta zona es un edema. Normalmente, esto es debido a una irradiación de la vulva en tratamientos de radioterapia en abdomen o pelvis. Por lo que ante cualquier cambio de coloración, hinchazón y dolor, hay que solicitar consulta médica para que se examine a fondo.

Referencias bibliográficas

  • Sloane, Ethel. (2002). Biology of Women. Cengage Learning.
  • Gray, Henry. (1918). Anatomy of the Human Body. Lea & Febiger.
María González Sanz

María González Sanz

Médico de cabecera

María nació en Terrassa en 1992. Es Graduada en Medicina por la Universitat de Barcelona, y actualmente está realizando el periodo de residencia como especialista en Medicina Familiar. Escribe en La Guía Femenina semanalmente enriqueciendo nuestro contenido con temas médicos de gran interés.