Onicofagia: qué es y cómo dejar de morderse las uñas en 9 trucos

4 months ago

Ingrid Dalmau

La onicofagia o morderse las uñas es considerado un mal hábito y un problema leve, pero puede llegar a tener consecuencias negativas. Te contamos cómo dejarlo.

Se considera un hábito muy desagradable para muchas personas.
Se considera un hábito muy desagradable para muchas personas. Fuente: infosalus.com

Morderse las uñas es uno de los hábitos más desagradables para muchas personas, y uno de los más difíciles de evitar para muchas otras.

A este molesto hábito se lo conoce como onicofagia y sus consecuencias van más allá de lo estético. En este artículo te contamos por qué es malo para tu salud y 9 trucos sobre cómo dejar de morderse las uñas.

Onicofagia: morderse las uñas

La onicofagia es una patología psicológica por la cual la persona siente el impulso de morderse las uñas de forma compulsiva y como parte de un comportamiento nervioso.

Suele estar asociada a momentos de nerviosismo, ansiedad y estrés, pero también puede tener causas internas originadas por algún desajuste emocional, debido a experiencias traumáticas en la infancia.

Se considera una patología leve, pero morderse las uñas puede tener consecuencias más graves de lo que parece y puede llegar a cronificarse, siendo muy difícil su eliminación.

Consecuencias de morderse las uñas

La onicofagia puede parecer un hábito leve e inofensivo, pero lo cierto es que las consecuencias de morderse las uñas van más allá de los problemas estéticos y pueden afectar a nivel de salud, emocional y social.

1. Consecuencias estéticas

Transmitir una buena imagen personal es importante a la hora de socializar, y mantener unas uñas bien cuidadas forma parte de ello. Las uñas suelen ser un reflejo de la higiene y el cuidado de la persona, y las uñas mordidas suelen tener connotaciones negativas. Además, muchas personas encuentran desagradable estéticamente la apariencia de las manos con uñas mordidas o sin apenas uña como consecuencia.

2. Consecuencias en la salud

Morderse las uñas puede acabar produciendo lesiones en los dedos, tanto en la zona de las cutículas como en las yemas, con riesgo a que se produzcan infecciones bacterianas. Además, se trata de zonas muy expuestas y con gran acumulación de gérmenes, que se pueden estar transmitiendo al interior de nuestro cuerpo a través de la boca, llegando a provocar enfermedades.

Otra de las consecuencias de la onicofagia es la deformación de los dedos, así como la posible pérdida de las uñas. Pero morderse las uñas no solo afecta las manos y puede acabar afectando nuestra higiene bucal, puesto que la práctica continuada de este hábito también puede dañar el esmalte dental.

3. Consecuencias psicológicas y sociales

Otra de las consecuencias de mantener el hábito de morderse de las uñas tiene que ver con los aspectos psicológicos, emocionales y sociales de la persona, ya que al afectar la apariencia puede generar complejo. Esto puede acabar afectando a la autoestima y perjudicar la forma en la que se relaciona la persona, como por ejemplo en mostrar vergüenza o reparo al exponer las manos.

Además, puede tener consecuencias negativas en el ámbito laboral, como por ejemplo rechazos en entrevistas de trabajo debido a la apariencia de las manos.

Cómo dejar de morderse las uñas

La onicofagia o el morderse las uñas es un hábito problemático y del que además es difícil deshacerse, pero con fuerza de voluntad y la ayuda de algunos trucos se puede detener.

A continuación te damos 9 trucos sobre cómo dejar de morderse las uñas definitivamente, para que tan solo tengas que poner un poco de tu parte para dejar atrás esta molesta costumbre.

1. Conocer la causa

Un primer paso para dejar de morderse las uñas es ser consciente del problema y ser capaz de reconocer qué lo está causando. Tomar conciencia del problema te ayuda en lo más importante: querer dejar este mal hábito.

Puede que sea consecuencia de situaciones estresantes puntuales o que se trate de un problema emocional más profundo, pero saber qué es lo que te empuja a morderte las uñas te permite poder parar y evitarlo. O por lo menos a intentarlo.

2. Mindfulness

Otro consejo para ayudarte a dejar de morderte las uñas es la práctica del mindfulness. Focaliza y céntrate en cada actividad que estás haciendo. Viviendo y centrándote en el momento presente lograrás que tu mente no se evada y no sentirás el impulso inconsciente de llevarte las manos a la boca.

3. Uñas bien cortas

Puede parecer una tontería, pero el tenerlas bien cortas puede ayudar a algunas personas a dejar de morderse las uñas, puesto que no estarán dejando margen o espacio para llegar a morderlas. Si es posible y las puedes mantener de esta forma, prueba a ir recortándolas cada vez que crezcan para evitar hincarles el diente.

4. Mantén las manos ocupadas

En momentos de nerviosismo o cuando sientas el impulso, mantente ocupada en alguna actividad o simplemente mantén las manos ocupadas con algún objeto para evitar morderte las uñas. Puede ser juguetear con un lápiz, un fidget spinner o una bola anti-estrés. La cuestión es tener las manos ocupadas para no llevarlas a la boca y acabar mordiéndote las uñas.

5. ...o la boca

También puedes procurar buscar sustituto a las uñas y optar por utilizar caramelos o piruletas. Estas últimas son bastante eficaces, puesto que pueden mantener ocupada tanto la mano como la boca. Si te preocupa el exceso de azúcar, prueba con palitos de regaliz, que además son beneficiosos.

6. Esmaltes especiales

Una de las opciones más tradicionales sobre cómo dejar de morderse las uñas siempre ha sido el uso de geles o esmaltes con mal sabor, que sirven como freno a la hora de llevarse las uñas a la boca. De esta forma acabarás retirando la mano y evitando morderlas.

7. Uñas postizas

Para aquellas chicas que además sean más coquetas o quieran esconder la apariencia de sus uñas, también puede ser útil el uso de uñas postizas. Este tipo de uñas falsas no solo evitarán que acabes mordiéndote las uñas, sino que además ayudarán a disimular los efectos antiestéticos de este mal hábito.

8. Guantes

Otra forma fácil y cómoda de dejar de morderte las uñas es llevando guantes, especialmente en invierno. Estos evitan que acabes llevándote las manos a la boca. En verano puede resultar algo incómodo, pero si tu problema es grave y estás realmente comprometida puedes probar a usar guantes finos transpirables.

9. Invierte en cuidar tus uñas

Este truco para dejar de morderse las uñas parece imposible y contraproducente, pero nada mejor que mantener las uñas bien cuidadas para evitar morderlas. Puede parecer complicado y llevará tiempo, pero si te esfuerzas en mantener cuidadas las uñas, te acabará sabiendo mal estropearlas con este desagradable hábito.

Cada vez que sientas el impulso de morderlas, para un segundo y dedícalo en cambio a limarlas o tratarlas. Esto reforzará positivamente el hecho de cuidarlas y te ayudará a acabar dejando de morderlas.

Ingrid Dalmau