Ovarios poliquísticos: causas, síntomas y tratamiento

Los ovarios poliquísticos afectan alrededor del 25% de las mujeres.
Ovarios poliquísticos

Quien sufre de ovarios poliquísticos sufre un síndrome muy claro. Se trata de una serie de características sintomáticas que definen una afección sufrida por millones de mujeres alrededor del mundo.

Los ovarios poliquísticos se presenta en mujeres en edad reproductiva, y en este artículo se habla principalmente de sus causas, síntomas y tratamient. Si se diagnostica a tiempo se puede llevar una vida totalmente normal.

¿Qué son los ovarios poliquísticos?

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es un trastorno hormonal. Se presenta sobre todo en mujeres de entre 18 y 44 años. Aún así puede detectarse a edades más tempranas, incluso antes de presentar la primera regla.

Durante la primera mitad del ciclo el ovario desarrolla varios folículos. Estos crecen y maduran produciendo estrógeno, y días antes de la ovulación uno de estos folículos se convierte en óvulo dominante. Es el que más crece en espera de ser fecundado.

El resto de los folículos comienza a detener su crecimiento y poco a poco son reabsorbidos junto con el óvulo en caso de no haber sido fecundado.

No obstante, la mujer tiene síndrome de ovario poliquístico es que ninguno de estos folículos logra llegar a convertirse en óvulo y tampoco logran ser reabsorbidos hasta desaparecer.

Al no existir un folículo dominante que se convierte en óvulo el ciclo se vuelve irregular, así como la producción de estrógeno y progesterona. Esta irregularidad es la que en gran medida provoca el síndrome de ovario poliquístico.

Es conveniente detectar y tratar a tiempo antes de que éste provoque mayores alteraciones en el sistema endócrino. Al tratarse de un síndrome, para detectarlo es conveniente observar si se presentan sus síntomas.

Causas

No se sabe con exactitud la causa del síndrome de ovario poliquístico (SOP). Sin embargo existen varios factores que predisponen al organismo de la mujer a padecerlo. No se les puede considerar causantes directos, pero sí hay evidencia científica de su impacto.

1. Factor hereditario

Se ha comprobado que existe un factor hereditario puede ser determinante. La aparición del síndrome del ovario poliquístico tiene vínculo con ciertos factores genéticos hereditarios, y es que coincide que quien lo padece tiene familiares en línea directa que también lo presentan.

Regularmente todas las mujeres de una familia (madre, abuela, hermana) presentan el síndrome, aunque a veces los síntomas pueden ser menos intensos. Hay personas que nunca tienen mayores molestias ni necesitan tratamiento.

2. Exceso de insulina

La insulina está directamente relacionada con el desarrollo de este trastorno. La insulina se produce en el páncreas y permite que las células usen el azúcar que proporciona energía al cuerpo. Pero si éstas células se vuelven resistente a la insulina el azúcar en sangre se eleva.

Cuando el azúcar en sangre se eleva por encima de estándares normales aumenta la producción de andrógeno, lo cual está directamente relacionado con las alteraciones en el proceso de ovulación.

3. Exceso de andrógeno

Producir andrógeno en exceso parece ser una de las causas comunes. Existen mujeres que durante el ciclo menstrual producen andrógeno en cantidades superiores al resto de las mujeres, y ésta producción anormal tiene consecuencias en el organismo.

Si los ovarios producen andrógeno en ovarios, esto deriva en acné e hirsutismo. Los problemas cutáneos y el crecimiento de vello en zonas andrógeno-dependientes como barba, patillas, aureólas mamarias o espalda son algo que incomoda a muchas mujeres.

Síntomas

Existen una serie de síntomas que indican que una mujer padece el síndrome de ovario poliquístico. Dos o más síntomas requieren de supervisión médica y estudios más profundos para determinar que en efecto se trata de este trastorno.

Es común confundir los síntomas con alguna otra afección, y por eso es que es importante acudir al médico. El ginecólogo o el endocrinólogo son los especialistas adecuados para ello.

1. Períodos menstruales irregulares

Los períodos menstruales irregulares son el síntoma más frecuente. Aunque debe ir acompañado de otros síntomas para considerarse la posibilidad, puede ser el síntoma más claro de que existe un problema.

Si los períodos menstruales son muy espaciados, intensamente dolorosos o muy prolongados se les considera irregulares. Hay que observar las causas y consecuencias de esto. Aunque no sean ciclos de 28 días, si se presentan con una frecuencia habitual, son regulares.

2. Hirsutismo

Presentar hirsutismo podría ser una clara señal de la presencia de este trastorno. El hirsutismo es la aparición y crecimiento excesivo de vello donde habitualmente no crece a las mujeres, por ejemplo la cara, el pecho o la espalda.

En este caso el crecimiento de vello es habitual y reiterado, además de que es constante y son en muchos lugares. Cuando aparece uno o son aislados no se considera hirsutismo.

3. Exceso de peso

Tener exceso de peso también puede ser un síntoma de los ovarios poliquísticos. No obstante la relación es como un círculo viciosos, entrando en retroalimentación.

Hay que observar atentamente si los hábitos de alimentación y la actividad física son los adecuados. Si aún así hay ganancia de grasa corporal, ésta podría deberse al desarrollo del trastorno en cuestión.

4. Acné o piel grasosa

El acné después de la pubertad podría ser una indicación de padecer el síndrome. Aunque la aparición de acné y piel grasosa es habitual durante la adolescencia debido a los desajustes hormonales, en ocasiones se presenta con gran incidencia en mujeres mayores de 25 años.

El acné persistente o agresivo después de haber pasado la pubertad y la piel grasosa son posibles indicadores. Podría deberse a que son resultado del desajuste hormonal que provoca el síndrome de ovario poliquístico.

Tratamiento

El tratamiento para este trastorno depende del contexto de cada mujer. Una vez que el médico ha determinado que se trata del síndrome de ovario poliquistico, el tratamiento depende del tipo de molestias o de cuáles son los que producen mayor incomodidad.

1. Bajar de peso

Bajar de peso tiene un gran beneficio para combatir este trastorno. Es uno de los primeros pasos que el médico indica. Además de ayudar al organismo con la probable resistencia a la insulina, los medicamentos recetados tendrán un mayor efecto.

Con una dieta equilibrada y una adecuada activación física es suficiente para alcanzar el objetivo. Se requiere al menos una disminución del 5% del peso corporal para comenzar a ver resultados y mejoras en los malestares provocados por el síndrome de ovario poliquístico.

2. Medicamentos

Existen una amplia gama de medicamentos que pueden ayudar a evitar los ovarios poliquísticos. Según la molestia que se quiera atacar, el médico puede recomendar diferentes tipos de píldoras anticonceptivas, terapia de progesterona o medicamentos antiestrógenos.

Como auxiliar en la ovulación, el médico puede recetar metformina o medicamentos hormonales. Para eliminar el crecimiento del vello, las pastillas anticonceptivas o medicamentos que bloqueen los efectos de los andrógenos en la piel.

3. Otras consideraciones

En ocasiones este trastorno provoca complicaciones para lograr un embarazo, y en casos severos donde nunca fue atendido puede causar infertilidad. Dependiendo del nivel en el que está situación se encuentre, se podrá comenzar con un protocolo específico para infertilidad.

Hay que tener en cuenta que no existe un tratamiento único y universal para tratar los ovarios poliquísticos. Solamente el médico puede determinar qué protocolo seguir y realiza el seguimiento oportuno.

Referencias bibliográficas

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.