¿Qué es la oxitocina y qué funciones tiene?

A la oxitocina se la conoce también como la “hormona del amor”. Lo explicamos a continuación.
Oxitocina

La oxitocina es una hormona que además tiene funciones de neurotransmisor. Se podría decir que, por lo general, sus funciones están vinculadas con las relaciones sociales y el placer que estas causan. Además, también tienen un papel fundamental en el parto y la lactancia.

Se sabe qué es la oxcitocina, aunque tal vez no se comprenden todas las funciones que tiene. La ciencia aún tiene mucho por descubrir acerca de esta molécula. En este artículo se muestran diferentes funciones fisiológicas y emocionales que se relacionan con la oxitocina.

¿Qué es la oxitocina

La oxitocina interviene en diferentes funciones de vital importancia. Por ejemplo, es fundamental para que se establezca el vínculo madre-hijo al momento de nacer y, además de otras funciones fisiológicas y emocionales, se sospecha que podría estar relacionada con la fidelidad y la monogamia.

La oxitocina es una hormona que se produce en el hipotálamo. Para actuar es conducida por medio de las fibras nerviosas al lóbulo posterior de la hipófisis. Luego es liberada al torrente sanguíneo y llega a la parte del cuerpo donde en la que produce algún efecto específico.

¿Qué funciones tiene?

La oxitocina tiene diversas funciones en nuestro cuerpo. La mayoría de ellas están ligadas a comportamientos sociales y al enamoramiento, pero también tiene un papel primordial durante el parto.

Cuando la oxitocina reacciona como neurotransmisor estimula ciertas zonas del cerebro que provocan respuestas directas en el comportamiento. Esta función está relacionada con las habilidades sociales, e influye significativamente el modo en el que se comportan las personas. A continuación se muestran las principales funciones que esta molécula tiene en el organismo.

1. Oxitocina y el placer

La oxitocina está presente durante las relaciones íntimas placenteras. Esta molécula es una de las hormonas principales en este tipo de actividad juntamente con las endorfinas, dopamina y serotonina. Durante el acto sexual los niveles de oxitocina aumentan considerablemente, tanto en hombres como en mujeres, llegando a su pico más alto en el momento del orgasmo.

En el momento del orgasmo femenino la oxitocina provoca contracciones en el útero. El objetivo es empujar el esperma hacia el óvulo y así facilitar la concepción. Por esta razón, cuando las parejas están buscando un embarazo, una de los consejos más habituales es que olviden el estrés y disfruten. i no es así se puede inhibir la liberación de oxitocina.

En el caso del orgasmo masculino la oxitocina también actúa. Su función es la de conseguir la concepción. Cuando la oxitocina se libera por el torrente sanguíneo viaja hasta llegar a la próstata y las vesículas seminales para contraer los músculos y lograr la eyaculación. En el caso de las relaciones íntimas, la oxitocina está presente en hombres y mujeres.

2. Oxitocina y vínculos sociales

Cuando la oxitocina funciona como neurotransmisor permite establecer relaciones sociales. Otra función de la oxitocina tiene que ver con las relaciones afectivas, los vínculos amorosos, el comportamiento social e incluso con el instinto maternal y paternal y la disposición de servicio y ayuda hacia otros.

A la oxitocina se la conoce como “la hormona del amor”, porque durante la etapa del enamoramiento el cerebro segrega grandes cantidades de esta sustancia. Existe un sentimiento de querer estar con la persona en cuestión, y cuando se consigue se vuelve a segregar oxitocina.

Por eso se dice también que es “la hormona de la monogamia o fidelidad”. A mayor niveles de oxitocina mayores ganas de estar con esa persona. Aunque no todo acaba con el enamoramiento, y es que la oxcitocina también actúa en otro tipo de relaciones sociales y permite sentir empatía y memoria social.

3. Oxitocina en el parto

La oxitocina tiene un papel fundamental en el parto. Durante todo el embarazo la hipófisis libera oxitocina por todo el torrente sanguíneo, y sus receptores son en el útero y las glándulas mamarias. Al final del embarazo los niveles de oxitocina aumentan aún más en estos dos órganos, y al comenzar el trabajo de parto juegan un papel fundamental.

La oxitocina es la que provoca que el útero tenga contracciones. Mientras el proceso avanza, el cerebro literalmente se inunda de oxitocina para permitir que las contracciones continúen. No sólo hasta expulsar al bebé, sino también después para que la placenta también salga. Así mismo, el bebé también libera oxitocina durante todo este proceso.

Para que la oxitocina se libere depende a su vez de otras hormonas como la dopamina, serotonina, estrógenos, prolactina y endorfinas. Otras como la adrenalina pueden inhibir por completo el trabajo de la oxitocina. Es por esta razón que el parto debe realizarse en un ambiente lo más cómodo y relajado posible.

4. Oxitocina en la lactancia

La oxitocina está involucrada en el proceso de lactancia materna. Además de estimular las contracciones en el útero, la oxitocina viaja hacia las glándulas mamarias generando pulsos que a su vez estimula la prolactina, la hormona encargada de producir la leche. La oxitocina genera contracciones en todo el tejido mamario para facilitar la succión.

Momentos antes de culminar el trabajo de parto, la oxitocina comienza ya a estimular las glándulas mamarias, preparándose para comenzar la succión una vez que el bebé haya nacido. Cuando las madres escuchan a su bebé, lo huelen o lo abrazan, también generan grandes cantidades de oxitocina. Esto ayuda a seguir con la producción de leche.

Por otro lado, esta liberación de oxitocina por parte de la madre también afecta al bebé; él también produce esta sustancia. Por esta razón, el momento de amamantar puede producir un gran placer en ambos y permite establecer y fortalecer el vínculo la madre y el hijo.

Algunos datos curiosos sobre la oxitocina

El origen etimológico de la palabra da una muestra de una de sus funciones principales. El origen de la palabra oxitocina es griego y viene de “oxys”, que significa “rápido”, y “tokos”, que significa “nacimiento”. Así, una alta liberación de oxitocina sin factores que la inhiban permite un parto más rápido.

Otra dato interesante es que recientes investigaciones han descubierto que una de las causas probables de autismo es la ausencia de esta hormona. La oxitocina está involucrada en procesos sociales complejos como la empatía, la confianza y la generosidad, aspectos que las personas con autismo no logran procesar.

La oxitocina también puede estar relacionada con la resiliencia y la capacidad del ser humano de sobreponerse positivamente de crisis y tragedias. Una persona que a lo largo de su vida haya presentado altos niveles de liberación de oxitocina presenta también mayor resiliencia.

Referencias bibliográficas

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.