¿Por qué las mujeres no nos quedamos calvas?

La calvicie en hombres es muchísimo más común, pero las mujeres no están a salvo.
¿Por qué las mujeres no nos quedamos calvas?

La calvicie en hombres es mucho más frecuente de lo que se manifiesta en mujeres. Aunque en las últimas décadas el porcentaje de mujeres calvas ha ido en aumento, siguen siendo una mayoría los hombres que van perdiendo cabello hasta llegar a la calvicie total o parcial.

¿Por qué las mujeres no nos quedamos calvas? La respuesta tiene que ver con el sistema endócrino y el funcionamiento de las hormonas. En este texto te explicamos las razones de por qué las mujeres no nos quedamos calvas y cómo de cierta es esta afirmación.

¿Cuáles son las razones de que las mujeres no sean calvas?

La razón de que las mujeres no pierdan tanto cabello hasta quedar calvas, se debe a cuestiones biológicas. No obstante, como ya se mencionó, en los últimos años la cifra de mujeres calvas ha aumentado y muchas mujeres padecen también alopecia, aunque no con la misma gravedad o frecuencia.

Puede ser que no se trate de que las mujeres sean inmunes a la calvicie, sino de que en realidad ellas no lo dejan ver, pues el impacto psicológico de la calvicie en mujeres es mayor que en los hombres. Pero veamos las razones por las que las mujeres no se quedan calvas.

Causas de la calvicie masculina

La principal causa de la calvicie en hombres se debe a la herencia genética. Tiene que ver con un problema de testosterona, que es la hormona masculina. Una alteración en esta hormona produce la alopecia androgénica, que comienza con la caída del cabello, normalmente por la parte frontal.

Debido a que las mujeres también tienen testosterona en cantidades muy bajas, este problema no es común en ellas. En cambio, algunos hombres comienzan a manifestar caída importante del cabello alrededor de la adolescencia. Cuando esto ocurre, se puede tomar como referencia la herencia para predecir que se trata de alopecia.

Incluso el patrón de la calvicie es muy similar entre padres e hijos. Aunque tampoco es regla que una persona calva tendrá hijos calvos, pues puede ocurrir que entre hermanos exista uno o varios que tengan esta situación, mientras que los otros no lo presenten. Todo esto puede manifestarse en la adolescencia o unos años más adelante.

En resumen, la calvicie masculina se debe a un problema con la testosterona con causas genéticas. Esto comienza a manifestarse en la adolescencia y puede predecirse un poco al mirar el patrón de alopecia en el padre. Existen alternativas para recuperar cabello, pero en casi todos los casos se requiere de cirugía implantacional para aliviar la calvicie.

Causas de la calvicie femenina

Si bien es menos frecuente, las mujeres también presentan alopecia. Históricamente se sabía que las mujeres no tenían problemas de calvicie. La cifra de hombres calvos frente a mujeres con el mismo problema era notoriamente distante. Por lo regular lo que ocurría es que ellas sufrían solamente de un afinamiento del cabello a causa del proceso natural de envejecimiento. Pero actualmente las cifras y las situaciones han cambiado.

Debido a cuestiones hormonales, las mujeres también han comenzado a presentar patrones de alopecia. Aunque los efectos son menos notorios y radicales que en comparación con los hombres, puesto que comúnmente ellas presentan un debilitamiento y afinamiento del cabello en la zona frontal y superior del cráneo, que se hace muy evidente pero que no llega a presentar calvicie total.

Las mujeres que presentan una alopecia severa son en realidad un mínimo porcentaje. Sin embargo cuando una persona es sometida a tratamientos de quimioterapia, la caída del cabello llega a ser prácticamente total. En estos casos, cuando el tratamiento termina, el cabello vuelve a crecer y a cubrir en su totalidad el cráneo.

También es común que las mujeres pierdan una cantidad importante de cabello en la etapa del post parto. Cuando esto ocurre, alrededor de 6 meses después, las mujeres recuperan su densidad capilar y la pérdida de cabello disminuye. Otras situaciones en las que ellas pierden cabello se deben a estrés o cambios hormonales, pero en todos estos casos el cabello regresa una vez arreglada la causa de su pérdida.

Motivos por los que no nos quedamos calvas

Las mujeres pueden llegar a presentar una pérdida considerable de cabello. Pero como ya hemos mencionado, difícilmente llegarán al grado de alopecia que muchos hombres presentan. Esto se debe básicamente a que el origen de la calvicie masculina radica en la testosterona, una hormona que en las mujeres se encuentra en niveles muy bajos.

Por esta razón es que las mujeres no nos quedamos calvas, aun cuando últimamente las estadísticas de mujeres que presentan alopecia de leve a moderada, ha ido en aumento debido a varios factores como el estrés, los cambios hormonales, una alimentación deficiente, el tabaquismo o exposición excesiva a productos del cabello como los utilizados para tintes, permanentes o la aplicación de extensiones.

Aunado a todas estas razones también hay que sumarle el hecho de que las mujeres son más abiertas ante la posibilidad de usar pelucas. Cuando el problema de calvicie comienza a ser muy notorio, ellas recurren a extensiones de cabello y todo tipo de pelucas que permiten que esta situación pase desapercibida por el resto.

Sin embargo, el número de mujeres que presentan alopecia con patrones parecidos a los de los hombres está en aumento. Al parecer las causas son en su mayoría alteraciones hormonales y al igual que en el caso de los hombres, es irreversible aun con tratamientos hormonales complementarios.

Así que si bien actualmente parece que todavía las mujeres no nos quedamos calvas, esto comienza a cambiar. Afortunadamente, además de las pelucas, existen alternativas como los implantes capilares, que tienen un alto índice de éxito la mayoría de los casos. De esta forma se puede recuperar el cabello y olvidarse de la alopecia.

Referencias bibliográficas

  • Cranwell W, Sinclair R. Male Androgenetic Alopecia. [Updated 2016 Feb 29]. In: Feingold KR, Anawalt B, Boyce A, et al., editors. Endotext [Internet]. South Dartmouth (MA): MDText.com, Inc.; 2000-. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK278957/,
  • Ramos, P. M., & Miot, H. A. (2015). Female Pattern Hair Loss: a clinical and pathophysiological review. Anais brasileiros de dermatologia, 90(4), 529–543. doi:10.1590/abd1806-4841.20153370.

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.