¿Por qué las mujeres no tenemos nuez?

¿Será esta una de las tantas diferencias biológicas entre hombres y mujeres?
Mujeres no tenemos nuez

La conocida nuez o manzana de Adán, parece no existir en las mujeres. Se le conoce por este nombre porque se dice que es la parte del fruto prohibido que Adán comió y que al ser la razón de ser expulsado del paraíso, se ha quedado ahí como un recuerdo de su craso y mítico error.

Sin embargo, este hecho no aparece en la Biblia, por lo que se trata de un mito, al igual que la afirmación de que las mujeres no tienen nuez. Efectivamente, las mujeres sí tenemos nuez, lo que ocurre es que no es tan notoria como la de los hombres.

¿Por qué las mujeres no tenemos nuez?

Esta llamada nuez es un cartílago que recubre a la laringe, y la tenemos todos. Las mujeres también tenemos ese cartílago, no obstante su tamaño y su posición son las que la hacen mucho menos visible, por esta razón se cree que las mujeres no tenemos nuez.

Este cartílago cumple una función específica y en esa función radica la razón de porque en los hombres esta nuez es muy evidente y en las mujeres parece estar oculta. Te explicamos aquí qué es esta nuez en la garganta y cual es su función.

Nuez hombre

¿Qué es la nuez de Adán?

La nuez o manzana de Adán es una protuberancia ubicada en la parte frontal del cuello. Su nombre científico es prominencia laríngea. Se trata de dos láminas del cartílago tiroides que se encuentra específicamente en la laringe y que la rodea, esta posición produce un abultamiento que existe tanto en hombres como en mujeres.

La estructura propia que se forma con esta protuberancia provoca un relieve, en algunos hombres es muy profundo y notorio, en otros no lo es tanto, y en la mayoría de las mujeres es prácticamente invisible o difícil de ver a simple vista. Por esta razón se suele decir que las mujeres no tenemos nuez, pero como ya se ha explicado, sí la tenemos pero es mucho menos abultada y, por lo tanto, menos notoria.

La razón de que en los hombres sea más visible la nuez es porque en los hombres este cartílago doble se articula en una posición de 90°, mientras que en las mujeres se extiende en un ángulo de 120°. Esto quiere decir que forma un arco más abierto alrededor de la laringe. Además, por naturaleza, las mujeres tienen mayor concentración de grasa en esta zona, esto independiente de su complexión o acumulación de grasa, por lo que la protuberancia queda mucho más disimulada.

¿Cuál es la función de la nuez de Adán?

La función principal de la nuez es la de cubrir las cuerdas vocales. Además, protege la parte frontal de la laringe. Esta prominencia laríngea tiene un papel importante en el tipo de voz, sobre todo en los hombres. Al estar relacionada directamente con la función de las cuerdas vocales, el tamaño de la nuez de Adán repercute en el volumen y tono de voz.

La nuez se desarrolla durante la pubertad, junto con los cambios biológicos que ocurren en esta etapa.

En el caso de los hombres, el crecimiento de músculos y esqueleto es acelerado y muy notorio, y parte de este desarrollo incluye a la laringe. Así es, la laringe crece durante este proceso, y la prominencia laríngea también, por lo que el tejido que hasta la infancia era suave y esponjado, se endurece y crece hasta sobresalir considerablemente.

Este notorio crecimiento de la nuez o manzana de Adán tiene relación directa con el cambio de voz durante la pubertad en los chicos. Se debe a que al crecer la protuberancia y la propia laringe, la cavidad que contiene las cuerdas vocales se vuelve más grande y esto produce una resonancia fuerte y profunda, dando lugar a una voz igualmente grave y cavernosa, característica de un adulto masculino.

De esta forma podemos entender por qué las mujeres no tienen esta protuberancia tan sobresaliente, y cual es la relación con las voces más agudas y finas. Así como la razón en el cambio de voz de los niños en su paso por la pubertad. Una forma muy sencilla de comprobar esto es comparar la nuez de los hombres con voces más graves de las que no la tienen. Los primeros tendrán una protuberancia mucho más notoria que los segundos.

Anormalidades en la nuez

Una manzana o nuez de Adán más grande repercute en una voz potente ideal para el canto. Como ya se mencionó, los hombres con prominencias laríngeas más notorias suelen tener voces potentes, profundas y gruesas. No obstante, una nuez demasiado grande o una segunda nuez, podrían indicar alguna condición fuera de lo normal y en tal caso resulta conveniente una revisión médica que descarte alguna posible anomalía.

Las señales de alerta son una nuez más grande de lo habitual, sobre todo después de haber pasado la etapa de la pubertad. Es decir que si después de los 18 años existe algún momento donde se perciba un agrandamiento de esta prominencia podría ser señal de un problema con la glándula tiroides. No obstante, también es común que se perciba dolor en la manzana de Adán, cuando en realidad se trata de la laringe o de la misma tiroides.

Otra condición que hay que revisar es la aparición de una segunda manzana de Adán. Las personas que han desarrollado cáncer de tiroides, han manifestado como primer síntoma la presencia de lo que parece otra nuez en la garganta. No produce dolor e incluso se mueve hacia arriba y hacia abajo como la prominencia laríngea verdadera. Por esta razón es conveniente prestar atención y acudir a una revisión lo más pronto posible.

Referencias bibliográficas

  • P. J. Bentley (1980). "Endocrine Pharmacology: Physiological Basis and Therapeutic Applications", CUP Archive.
  • William S. Haubrich (2003). "Medical Meanings: A Glossary of Word Origins", ACP Press.

Carlota nació en Girona en 1995. Es Graduada en enfermería por la Universitat de Girona y actualmente trabaja en un centro privado de trastornos mentales. Es una de las colaboradoras más prolíficas en La Guía Femenina, espacio donde comparte sus conocimientos e intereses sobre temas relacionados con la salud.