¿Por qué los hombres viven menos que las mujeres?

hace 1 semana

Aline Beatriz Suárez del Real Islas

¿Será por razones biológicas o mera coincidencia?

¿Por qué los hombres mueren antes?

Es un hecho que en todo el mundo, los hombres viven menos que las mujeres. Incluso se sabe que en los países más ricos, la esperanza de vida es mucho más alta en ellas que en ellos. La diferencia es de hasta 18 años en algunos lugares.

Estos datos se vuelven aún más sorprendentes al analizar los datos de crecimiento demográfico: en el mundo nacen más hombres que mujeres al año. Eso quiere decir que llega un punto en la curva demográfica donde mueren tantos hombres que la cantidad de mujeres les rebasa.

¿Cuáles son las razones de que los hombres vivan menos tiempo que las mujeres?

Recientemente la OMS arrojó algunos datos interesantes al respecto. La razón por la que los hombres viven menos que las mujeres responde a diversas circunstancias. Además, estas cifras no parecen reducirse aun cuando la esperanza de vida en general, sigue en aumento.

La razón por la que estos datos son importantes, es porque ayudan a generar estrategias de desarrollo sostenible para el bienestar de la población. Saber cuáles son las razones detrás de esta estadística puede ayudar a tomar medidas preventivas que las reviertan.

1. Diferencias en el sistema inmunológico

Por cuestiones biológicas, el sistema inmunológico de las niñas, es más fuerte. Hasta el año 2017 la probabilidad de que un niño falleciera antes de llegar a los 5 años era 11% más alta que una niña. Aunque en países más desarrollados la cifra no está tan desequilibrada.

No obstante, esta estadística ha permitido observar que desde el inicio de la vida, las niñas cuentan con un sistema inmunológico más fuerte que les ayuda a combatir mejor las enfermedades.

Esto quiere decir que si durante los primeros años de vida los niños varones son más susceptibles a enfermarse, también tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades crónicas o de padecer secuelas de por vida de algunas enfermedades. Esto explicaría un poco la desigualdad en tasas de mortalidad.

A partir de los 50 años la diferencia entre el número de mujeres y hombres comienza a hacerse más notoria. Lo cual podría indicar que algunas secuelas de enfermedades infantiles se arrastran durante toda la vida, trayendo consecuencias hasta la vida adulta.

2. Enfermedades cardiovasculares

Las enfermedades cardiovasculares son más frecuentes en hombres que en mujeres. Este tipo de enfermedades suele deteriorar considerablemente la calidad de vida y el organismo. Una vez que se ha desarrollado la enfermedad, también son los hombres los que se ven más afectados por esta.

Pero ¿por qué las enfermedades cardiovasculares son más comunes en hombres? Existen varias razones que lo explican, una de ellas es que estadísticamente los hombres tienen peores hábitos alimenticios que las mujeres.

Si bien esto no es una regla general, la mayoría de los hombres, al no estar preocupados por su figura o mantener su peso, son más descuidados acerca de lo que comen. Por esta razón es que tienden a consumir comida con altas cantidades de grasas saturadas, entre otros hábitos alimenticios negativos. Además, una vez que han desarrollado alguna enfermedad de tipo cardiovascular, los cuidados recibidos suelen ser menores que los de las mujeres. Por lo que la esperanza de vida se reduce mucho y terminan por fallecer más rápido en comparación con mujeres en las mismas condiciones.

3. Accidentes

Los accidentes son una de las razones por las que los hombres viven menos que las mujeres. Esto no tiene que ver con factores físicos o biológicos. Está relacionado más bien con el tipo de vida y de trabajos que normalmente llevan a cabo hombres.

Por cuestiones de género, a los hombres le son asignadas tareas de mayor riesgo físico o de uso de fuerza. Aunque las mujeres han comenzado a tener mayor presencia en estos ámbitos, es un hecho que los hombres siguen siendo mayoría en ciertos rubros.

Los trabajos en el área de la construcción, deportes extremos, minería, pesca o similares, son realizados en su mayoría por hombres jóvenes. Desafortunadamente existe un alto riesgo de que ocurra algún accidente grave y esto contribuye a esta fatídica estadística.

También los accidentes de tránsito tienen como mayores protagonistas a los hombres. Si bien hay una pequeña parte que se relaciona con los hábitos de manejo, en realidad los accidentes automovilísticos fatales donde están involucrados varones, se deben normalmente a riesgos laborales.

4. Suicidio y homicidio

Las cifras de suicidio y homicidio son más altas en hombres que en mujeres. En el caso del suicidio, se estima que la cantidad de hombres que lo cometen es 75% más alta que en mujeres. Esta cifra representa al porcentaje mundial.

Aunque en apariencia las enfermedades psicoemocionales afectan más a mujeres que hombres, lo que es también cierto es que ellas se atienden con más frecuencia que ellos. Razón por la cual una depresión en un hombre corre mayor riesgo de terminar en suicidio.

Por otro lado, los homicidios también suelen estar más relacionados con hombres que con mujeres. Esto se debe a su vez a que las estadísticas de violencia interpersonal son más altas en hombres que en mujeres.

Es decir, que las situaciones de violencia extrema se dan más habitualmente entre hombres, y muchas de ellas llegan incluso a asesinatos, no sin antes haber pasado por peleas, ataques con armas blancas y otros casos de violencia extrema.

5. Poca atención médica

Una razón de porqué los hombres viven menos que las mujeres, se debe a la poca atención médica. Y no es que no se les brinde atención médica o sea de mala calidad en comparación con la recibida por mujeres. Esto se explica por otras razones.

La mayoría de las consultas médicas de revisión o de primera visita son solicitadas por mujeres. En cuanto a consultas de especialidad, las cifras se vuelve más iguales, no obstante los hombres llegan a este punto con más complicaciones en diversas enfermedades.

Esto se debe a que los hombres suelen acudir poco al médico. Son más propensos a aliviar sus dolores sintomáticos con medicamentos de venta libre o automedicandose. Esto impide que se sepa el verdadero origen de sus molestias en muchas ocasiones.

Cuando el dolor se vuelve más grave o existen complicaciones, entonces sí acuden al médico pero en algunas ocasiones llegan demasiado tarde, o las secuelas son irreversibles. Aunque se dice que son menos resistentes al dolor, es un hecho que también son más reticentes a acudir al médico.

Referencias bibliográficas

  • Denney, J. T., McNown, R., Rogers, R. G., & Doubilet, S. (2013). Stagnating Life Expectancies and Future Prospects in an Age of Uncertainty*. Social science quarterly, 94(2), 445–461. doi:10.1111/j.1540-6237.2012.00930.

  • Bennett, J. E., Li, G., Foreman, K., Best, N., Kontis, V., Pearson, C., … Ezzati, M. (2015). The future of life expectancy and life expectancy inequalities in England and Wales: Bayesian spatiotemporal forecasting. Lancet (London, England), 386(9989), 163–170. doi:10.1016/S0140-6736(15)60296-3.

  • Ostan, R., Monti, D., Gueresi, P., Bussolotto, M., Franceschi, C., & Baggio, G. (2016). Gender, aging and longevity in humans: an update of an intriguing/neglected scenario paving the way to a gender-specific medicine. Clinical science (London, England : 1979), 130(19), 1711–1725. doi:10.1042/CS20160004.

Aline Beatriz Suárez del Real Islas

Comunicóloga

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.