¿Qué hacer cuando te quemas en la cocina? 10 remedios y consejos

hace 1 semana

Aline Beatriz Suárez del Real Islas

Entre los accidentes más comunes en la cocina, están las quemaduras.

Quemadura cocina

Aunque los percances en la cocina pueden evitarse, las quemaduras son frecuentes. Cuando esto ocurre, hay que actuar rápida y eficazmente para que la herida no sufra complicaciones y por el contrario ayudemos a que sane rápidamente.

Hay muchos mitos y remedios caseros sobre qué hacer cuando te quemas en la cocina. No obstante muchos de ellos resultan incluso contraproducentes. Por eso aquí te damos 10 remedios y consejos efectivos para actuar en caso de quemaduras al cocinar.

10 remedios y consejos para actuar en caso de quemaduras leves en la cocina

Las quemaduras pueden llegar a ser muy dolorosas. En la cocina se trabaja muy de cerca con el fuego y con ingredientes altamente inflamables. Por esta razón es que hay que tener siempre precauciones para evitar accidentes que pueden llegar a ser muy graves.

En caso de que haya ocurrido el accidente, hay que actuar de forma inmediata pero guardando la calma para llevar a cabo acciones eficientes que no compliquen la quemadura. Estos 10 remedios y consejos para actuar en caso de quemaduras en la cocina, serán de utilidad.

1. Retirar objetos ajustados

Regularmente las quemaduras en la cocina son en las manos o brazos. Si este es el caso, lo primero que hay que hacer es retirar anillos y pulseras o cualquier objeto ajustado. Si la quemadura es de 2º o 3er grado, la mano se hinchará y estos objetos pueden causar dolor.

Por esta razón es que se recomienda que al momento de cocinar, lo hagamos libres de objetos pesados o ajustados, para que en caso de algún accidente, se pueda actuar rápidamente. Por otro lado, si la herida es leve, aunque seguramente no habrá inflamación, es mejor retirar los objetos.

2. Agua fría

La primera acción ante una quemadura en la cocina es sumergirla en agua fría. Ya sea que se coloque directo en el chorro de agua, o que en un recipiente se ponga el agua fría y se sumerja la zona que sufrió la quemadura.

Bastará con unos 20 minutos. Quizá sea necesario cambiar el agua para que se encuentre suficientemente fría. Si la quemadura es leve, seguramente sentirá alivio pasados los 20 minutos. Si la quemadura es más grave, se puede mantener así en espera de recibir atención profesional.

3. Aplicar pomadas

Si la piel se ha levantado, se debe aplicar una pomada antiséptica y antibiótica. Cuando una quemadura es más grave, la piel se levanta y queda “en carne viva” esto es altamente susceptible a infectarse, y podrían generarse complicaciones severas.

Sin importar si la zona es muy amplia o pequeña, cuando la quemadura haya provocado que la piel se levante y que la carne quede expuesta, hay que aplicar una pomada antiséptica y antibiótica, de esta forma se estará protegiendo de bacterias que generen infección.

4. Cuidado de las ampollas

En ocasiones las quemaduras generan ampollas. Si este es el caso, es importante saber que el mito de reventarlas para que se curen, es falso y puede provocar infección. Cuando reventamos la ampolla, se siente alivio, pero en realidad estamos dejando desprotegida la carne.

Por esta razón, no se debe manipular la ampolla. En su lugar hay que aplicar una pomada antiséptica después de haber lavado con agua fría la zona. Una ligera capa será suficiente y al paso de las horas, se desinflamará y se sentirá alivio.

Qué hacer cuando te quemas

5. Proteger

Si te quemas en la cocina, después de lavar y aplicar pomada, hay que proteger la quemadura. Sobre todo si vas a continuar cocinando. Para esto se requiere una gasa estéril que se pueda quitar y poner con facilidad pues también se requiere aire para acelerar la curación.

Hay que tener cuidado de no utilizar adhesivos ni materiales que suelten pelusa, sobre todo si la quemadura es de segundo o tercer grado, pues la pelusa puede adherirse a la piel y provocar una infección.

6. No exponer al sol

Las quemaduras no deben estar expuestas al sol aunque sí requieren ventilación. Por esta razón es que hay que cubrirlas, por si debemos seguir cocinando y en caso de que necesitemos estar fuera y la herida pueda quedar expuesta al sol.

Mientras se pueda estar en un lugar a la sombra para exponer la herida a la ventilación, se recomienda hacerlo para favorecer la cicatrización. Pero mientras el sol pueda darle directamente, lo mejor es protegerla con una gasa.

7. Crema o aloe vera

Si la piel no generó ampolla y la piel no se levantó, con un gel de aloe vera será suficiente. Una crema que refresque la zona, dará gran alivio, pero si se puede aplicar gel de aloe vera, será mucho mejor pues además esto ayudará a sanar rápidamente.

Aunque es posible que cualquier crema refrescante ayude a sentir alivio. La recomendación es que se aplique con las manos perfectamente limpias, pues aunque no hubo exposición de la piel, sí se podría dar una infección si no se tiene higiene adecuada.

8. Analgésico para el dolor

Las quemaduras pueden llegar a ser muy dolorosas. Sobre todo las de segundo y tercer grado, es decir las más severas. Así que una opción para acabar con la molestia, es tomar algún analgésico ligero de venta libre.

No se recomienda tomarlo inmediatamente después del incidente pues es probable que pasados algunos minutos, el dolor vaya disminuyendo hasta desaparecer. Pero si el dolor persiste e impide seguir con las actividades, un analgésico puede ser buena idea.

9. Lo que no se debe hacer

Hay muchos mitos y consejos que no solo no ayudan sino que pueden ser contraproducentes. Por esta razón es que es mejor no hacerlos para no aumentar las posibilidades de infección. Aplicar pasta de dientes, poner hielo en la zona, reventar las ampollas ni patatas crudas...

Todas estas alternativas para actuar cuando te quemas en la cocina, pueden producir infecciones. En el caso del hielo, se cree que ayuda a detener la quemadura, pero en realidad puede quemar aún más, sobre todo si hay piel levantada.

10. Cuándo consultar al médico

Regularmente las quemaduras en la cocina no requieren atención médica, pero hay que saber actuar en caso necesario. Debido a las características típicas de una quemadura al momento de trabajar, se pueden atender en casa con tan solo el botiquín de emergencia.

No obstante, si la quemadura es en una zona muy grande, si el dolor no cede o ante las primeras señales de infección, lo mejor es acudir a consulta para una revisión. Una hinchazón inusual y supuración, son señales suficientes para buscar ayuda del médico.

Referencias bibliográficas

  • Hudspith, J., & Rayatt, S. (2004). First aid and treatment of minor burns. BMJ (Clinical research ed.)
  • Rowan, M. P. et al.(2015). Burn wound healing and treatment: review and advancements. Critical care (London, England)

Aline Beatriz Suárez del Real Islas

Comunicóloga