10 remedios caseros para la fiebre (efectivos para sanar)

6 days ago

Ingrid Dalmau

Existen remedios caseros muy eficaces para mantener la fiebre bajo control.

Remedios caseros fiebre

Cuando la temperatura corporal sube y aparece la fiebre hay que actuar. Un remedio casero puede ayudar, y es que si bien por sí misma la fiebre no es una enfermedad, el cuerpo está en apuros. En realidad es una respuesta del cuerpo para combatir algún virus o bacteria, o bien es reacción a una inflamación.

Cuando el termómetro marca 38º C en la axila ya se dice que es fiebre. Cualquier temperatura por debajo de esta es fiebre ligera y no hay que preocuparse. Puede generar molestias, pero es fácil controlarla con cualquiera de estos remedios caseros para combatir la fiebre.

10 remedios caseros para la fiebre

La fiebre trae consigo diversas molestias y es por eso que hay que buscar soluciones. La persona con fiebre puede sentir frío, escalofríos, dolor en el cuerpo y ojos vidriosos. Caminar o estar sentado ni siquiera es fácil a veces, y en general no se tiene mucha energía para seguir con las actividades habituales.

Además de recurrir a los remedios caseros para reducir la fiebre es importante mantenerse hidratado. Esto es especialmente importante si también hay diarrea y vómito, pues todo esto genera deshidratación en muy poco tiempo.

1. Infusión de lechuga

Una infusión de lechuga baja la fiebre e hidrata. Si la temperatura del cuerpo sube por encima de 37º, beber té de lechuga proporciona un gran alivio. La lechuga tiene propiedades refrescantes y contiene nutrientes que ayudan a la hidratación.

La lechuga tiene potasio, magnesio, calcio, sodio y fósforo. Todos estos son minerales ayudan al cuerpo a recuperar los electrolitos que la fiebre le hace perder. Para prepararlo hay que sumergir hojas de lechuga en agua hirviendo y dejar reposar hasta que enfríe. Este remedio casero para combatir la fiebre, se puede tomar todas las veces que se necesite.

2. Mantenerse fresco

Aunque haya sensación de frío hay que mantenerse fresco y no taparse demasiado, y para esto es recomendable no cubrirse con ropa pesada. Por el contrario, usar telas ligeras y frescas que no incrementen el calor corporal es ideal.

Siempre que sea posible, hay que cuidar que la habitación esté ventilada y con una temperatura no muy alta. Esto, acompañado de algún otro remedio casero para la fiebre, es muy efectivo.

3. Jengibre

Entre los múltiples usos que tiene el jengibre está el de ayudar a combatir la fiebre. Esta raíz es un antiviral natural y además fortalece el sistema inmunológico, por lo que consumir jengibre ayuda a combatir lo que esté causando la fiebre.

Una opción sencilla es beber durante todo el día infusión de jengibre. Se puede incluso poner jengibre en polvo o aceite de jengibre en la bañera y relajarse ahí dentro. Es ideal dejarlo reposar unos minutos antes de entrar a la bañera.

4. Paños de agua fría

Los paños de agua fría son una forma efectiva de controlar la fiebre. Esta alternativa es muy sencilla y funciona rápidamente. Simplemente hay que sumergir paños limpios en agua fría y colocarla en la frente o estómago del enfermo.

Este remedio casero para combatir la fiebre funciona mejor si se usan toallas o telas absorbentes. Además hay que vigilar la temperatura del trapo; cada vez que comience a sentirse se debe cambiar por uno frío y así sucesivamente.

5. Aceite esencial de menta

El aceite esencial de menta puede ayudar a bajar la fiebre. Entre los múltiples usos de los aceites esenciales hay la propiedad de ayudar a combatir ciertos malestares o dolencias. La menta en particular es muy eficiente para reducir el calor corporal.

Una opción para usar el aceite esencial de menta es colocar una gota en las sienes, en el abdomen y en las plantas de los pies. Además va muy bien diluir dos gotas en un litro de agua y tomarlo durante todo el día.

6. Infusión de fenogreco

El fenogreco es una especia culinaria y que también puede combatir la fiebre. Entre sus propiedades conocidas está la de ayudar a reducir los sofocos de la menopausia, y es una planta rica en vitaminas y minerales.

Para usael fenogreco para combatir la fiebre lo mejor es utilizar las semillas para preparar una infusión. Se utilizan dos cucharadas de semillas, que se vierten en agua hirviendo. Se dean dejar reposar durante unos 10 minutos y se puede beber durante todo el día hasta sentir mejoría.

7. Clara de huevo

La clara de huevo también puede ayudar a combatir la fiebre. La viscosidad de la clara de huevo tiene una consistencia parecida al gel, y además tiene una temperatura natural muy fresca.

Estas características la convierten en una sustancia que ayuda a refrescar. Se puede mojar un trapo en clara de huevo y envolver los pies. Una vez que el trapo comienza a sentirse caliente para mantener la temperatura de la zona fresca.

8. Infusión de salvia

La infusión de salvia es una planta con características refrescantes. Representa una bebida sencilla de preparar y se puede añadir miel y jugo de limón para potenciar sus efectos. Por otro lado, resulta una bebida con buen sabor que se puede llegar a disfrutar mucho.

Para prepararla se sumergen una hojas de salvia en una taza de agua hirviendo. Se deja reposar alrededor de 10 minutos y se añade una cucharada de miel y el jugo de medio limón. Esta infusión, además de refrescar, ayuda a hidratar el cuerpo.

9. Beber agua

Sin duda el remedio más sencillo es beber agua. El agua por sí sola hidrata y refresca el cuerpo. Por esta razón es importante beber un vaso de agua de forma constante cuando se tiene fiebre.

La recomendación es un vaso de agua cada hora. hasta que la fiebre persista. De todos modos no hay que olvidarse de infusiones y otros remedios caseros, los cuales también ayudan a refrescar e hidratar.

10. Alimentos ligeros

Para superar los malestares de la fiebre no hay que dejar de comer. L mejor es comer ligero, y por esta razón la recomendación es ingerir alimentos que aporten vitaminas y nutrientes pero que no conlleven una digestión pesada.

Lo principal es restablecer la temperatura corporal y además recuperar los líquidos perdidos. Puede ser fruta, una ensalada o un caldo de verduras, y es que este tipo de alimentos proporcionan hidratación y nutrientes para ayudar al cuerpo a que sane.

Referencias bibliográficas

Ingrid Dalmau