10 riesgos de operarse para ponerse más pecho

hace 2 semanas

María G. Weevs

La operación para aumento de busto es una de las cirugías estéticas más comunes.

Riesgos de operarse el pecho

La cirugía para ponerse más pecho no supone demasiados riesgos... pero los tiene y hay que conocerlos. Como cualquier intervención de este tipo, una operación para agrandar el busto requiere de ciertos cuidados para que no haya mayores complicaciones.

Conocida técnicamente como mamoplastia de aumento, la cirugía para mejorar la apariencia del busto femenino es una de las operaciones estéticas más comunes.

Esta cirugía consiste en implantar prótesis mamarias. De estos implantes los hay de diferentes materiales, aunque los más utilizados son los que están rellenos de gel de silicona. Eso sí, hay que recordar que este proceso se debe realizar siempre en manos de un cirujano certificado y que cumpla con todos los requisitos sanitarios y legales para realizar este tipo de cirugías.

Los riesgos y peligros de una operación para aumento de pecho

Si bien la cirugía es sencilla, existen riesgos que hay que prevenir. La operación se realiza con anestesia general, se hace una pequeña incisión por debajo del pecho y se introduce el implante. En otras ocasiones, el implante puede introducirse a través de unas incisiones en los pezones.

El procedimiento dura alrededor de una hora.

Cuando todo ha salido bien y no hay complicaciones, solo se requiere un día de hospitalización. El resto del proceso se lleva a cabo en casa cuidando la alimentación, guardar reposo y utilizar una faja o sostén prescrito por el médico.

Sin embargo, no todo es maravilloso, existen riesgos de operarse para ponerse más pecho, aquí te enlistamos los más importantes.

1. Cambios de sensibilidad en la zona

Los cambios de sensibilidad en la zona de pezones y busto son frecuentes. Para algunas mujeres esto no supone mayor problema o se trata de un cambio leve en la sensibilidad, pero otras han reportado que han perdido sensibilidad o ha aumentado demasiado.

El riesgo está en que esto es algo que no se puede controlar, ni prevenir, ni predecir. El médico cirujano debe advertir sobre este riesgo, pero no hay manera de saber de qué forma afectará a la sensibilidad de busto y pezones.

2. Infecciones

Un riesgo de operarse para ponerse más pecho es la posibilidad de desarrollar infecciones. Si bien la operación de busto se debe llevar a cabo bajo condiciones asépticas, al igual que cualquier otra cirugía, el riesgo de una infección siempre está latente.

Pero el riesgo mayor está en los cuidados post operatorios. Si los cuidados no se siguen al pie de la letra, se puede desarrollar una fuerte infección que puede incluso requerir el reingreso al quirófano para retirar los implantes.

3. Cicatrices

Aunque la incisión para introducir los implantes es muy pequeña, queda una cicatriz. Esto también podría depender de la pericia y experiencia del cirujano, del tipo de cicatrización del paciente o de los cuidados post operatorios.

Una parte importante de los cuidados posteriores, son para cuidar la cicatriz tanto para evitar infecciones como para que el proceso de cicatrización sea rápido y lo menos visible posible. Pero esto no siempre se logra y hay riesgo de que la cicatriz sea muy notoria.

4. Rotura del implante

Que el implante se rompa es uno de los riesgos más complicados en esta cirugía. Esto puede ocurrir por diversos factores: la mala calidad de los implantes, un mal manejo durante el procedimiento de la operación o malos cuidados post operatorios.

No obstante, también puede ser simplemente un evento al azar y tener la mala suerte de que el implante haya tenido algún defecto. Esto requiere de intervención inmediata para retirar el implante y esperar un tiempo antes de colocar otro de nuevo.

5. Inflamación

Un riesgo de operarse para ponerse más pecho es una posible inflamación. Existe la posibilidad de que el cuerpo reaccione de esta forma al hecho de tener un cuerpo extraño, además de una infección, produce una inflamación.

Esta inflamación debe ser atendida inmediatamente en cuanto aparece. Se debe examinar el origen y enviar el tratamiento adecuado para contrarrestarlo, pero si no ocurre es muy probable que se tenga que retirar el implante.

6. Contractura capsular

La contractura capsular es uno de los riesgos más comunes de la cirugía de aumento de busto. El organismo forma una cápsula periprotéstica de fibrina alrededor del implante, cuando ocurre una contractura en esta cápsula, provoca un endurecimiento al tacto.

Cuando esta contractura es severa, hay una deformación evidente de la mama. Esto puede ocurrir incluso varios años después de la cirugía de aumento de pecho. No obstante el riesgo ha reducido en los últimos años gracias a los nuevos materiales utilizados en los implantes.

7. Hematomas

Los hematomas son un riesgo frecuente en la operación para ponerse más pecho. Aunque pueden aparecer los días siguientes de realizada la cirugía y ser normal, hay el riesgo de que no desaparezcan aun cuando ya haya pasado mucho tiempo.

Por esta razón, las revisiones postoperatorias son importantes y no deben omitirse, pues uno de los factores que se revisan a profundidad es la apariencia y el progreso de los hematomas, pero existe el riesgo de que estos indiquen algún problema mayor.

8. Dolor de mamas

Algunas personas reportan dolor constante e intenso después de la cirugía de aumento de senos. Aunque las molestias después de la operación son normales y previsibles, hay ocasiones en las que el dolor no se va aun al paso de las semanas posteriores.

El dolor puede ser tan intenso que los analgésicos recetados no sean suficientes. Pero también ocurre que al paso de los años puede aparecer dolor sin ninguna razón aparente. Esto requiere revisión inmediata para analizar las posibles causas.

9. Seromas

Los seromas son acumulación de líquido alrededor del implante. Es normal que esta acumulación se presente inmediatamente después de la operación. El cuerpo debería absorber este líquido sin que existan mayores problemas.

Cuando esta absorción no se resuelve por sí misma, entonces hay que drenar. No representa mayor problema más allá de un drenado, pero es algo que debe realizarse puntualmente para evitar alguna complicación, además de que puede resultar antiestético.

10. Alergias

Algunas personas llegan a presentar alergias durante la operación para ponerse más pecho. Aunque, a decir verdad, el índice de personas que presentan este problema es mínimo, hay que considerar que existe la posibilidad de que ocurra.

Hay personas alérgicas al látex y ciertos materiales quirúrgicos pueden causar esta reacción. Sin embargo es algo controlable siempre y cuando el proceso se lleve a cabo con personal certificado y con experiencia.

Referencias bibliográficas

  • Berlin, C. M. (1994). «Silicone Breast Implants and Breast-feeding». Pediatrics.

  • Hester TR Jr, Tebbetts JB, Maxwell GP (2001). «The Polyurethane-covered Mammary Prosthesis: Facts and Fiction (II): A Look Back and a "peek" Ahead». Clinical Plastic Surgery.

María G. Weevs

Médico de cabecera

María nació en Terrassa en 1992. Es Graduada en Medicina por la Universitat de Barcelona, y actualmente está realizando el periodo de residencia como especialista en Medicina Familiar. Escribe en La Guía Femenina semanalmente enriqueciendo nuestro contenido con temas médicos de gran interés.