Sal del Himalaya: 12 propiedades y beneficios

Es más recomendable consumir sal del Himalaya que utilizar la sal común
Sal del Himalaya

Las sales minerales son elementos muy importantes para el cuerpo humano. Participan en multitud de funciones vitales, tales como la transmisión nerviosa, la formación y el mantenimiento del tejido óseo o el metabolismo celular.

La sal tiene además muchas propiedades culinarias, si bien existen diferentes tipos de ella. En este artículo se habla de la sal del Himalaya, la cual tiene muchas propiedades y beneficios gracias a la gran cantidad de minerales que contiene.

12 propiedades y beneficios de la sal del Himalaya

La sal común y la sal del Himalaya tienen diferencias notables en su composición. Esto repercute en una serie de ventajas cuando se consume sal del Himalaya, la cual contiene muchas más propiedades y beneficios para la salud que la sal común.

La proporción de sales minerales que tiene la sal del Himalaya es muy parecida a la que necesita el cuerpo humano. La razón es que esta sal proviene de un antiguo mar, mientras que la sal común de cocina se sintetiza en laboratorios modernos. Tiene gusto salado, pero carace de muchos minerales.

1. Es muy rica en minerales

La cantidad de minerales que contiene la sal del Himalaya es sorprendente. Esta sal rosa contiene una gran proporción de cloruro de sodio, como la sal común o de cocina, pero además contiene otros minerales que necesita el cuerpo. Destacan el calcio, el magnesio y el potasio. Esta variedad es la que le da su color característico.

2. Es buena para el cuerpo

Es mejor ingerir la sal del Himalaya en vez de la sal común. Si bien ambas poseen mucho cloruro de sodio, la sal del Himalaya contiene también otros minerales de los que el cuerpo se puede beneficiar. Consumir siempre sal común es empobrecer más la dieta que si se consume sal del Himalaya.

3. No contiene toxinas

La sal del Himalaya está excenta de sustancias contaminantes. Esto se debe a que proviene de unas formaciones geológicas que datan de millones de años. Un antiguo mar de secó en la zona nordeste de Pakistán dió lugar a esta capa de sal, la cual no se ha visto contaminada por toxinas. Esto difiere de la sal que proviene del mar o la que se produce artificialmente.

4. Alcaliniza la sangre

La acidez de la sangre es muy importante para la salud general del cuerpo. La sal del Himalaya ayuda a que el pH de la sangre sea un poco más básico, ayudando a combatir la inflamación que se produce a causa del sedentarismo, el tabaquismo o una mala alimentación. Aún así no hay que recurrir a la sal del Himalaya como medida preventiva, sino que lo que hay que hacer es sobre todo comer verdura y fruta.

5. No empeora la retención de líquidos

Para la retención de líquidos es mejor tomar sal del Himalaya que la sal común. Se sabe que la sal en general se relaciona directamente con los problemas asociadas con la retención de líquidos, pero los diferentes electrolitos que la sal del Himalaya contiene hace que no sea tan mala. Aún así, hay que extremar las cantidades.

6. No altera tanto la salud cardiovascular

La sal del Himalaya es menos dañina para la salud cardiovascular. Al igual que lo que sucede con la retención de líquidos, la sal en general no es buena para la salud a nivel cardiovascular. Hay que medir muy bien las cantidades que se toman de sal para que no desarrollen problemas como la hipertensión. Aún así se puede tomar un poco de esta sal preferiblemente a la sal común.

7. Combate dolores articulares

La sal del Himalaya es efectiva para combatir dolores articulares. Se ha demostrado que los baños calientes con sal del Himalaya (entre otras como las sales de Epsom) pueden mejorar el dolor de algunas condiciones patológicas. Entre ellas destacan el reuma o la artritis, todas enfermedades vinculadas a la inflamación en los tejidos conectivos.

8. Mejora la salud de la piel

Un baño con sal del Himalaya es bueno también para la piel. Las personas que tienen afecciones por enfermedades como la psoriasis pueden ver mejorada su condición, y es que esta sal ayuda a revitalizar el mayor órgano del cuerpo. También se muestra efectiva contra el acné, y es que con el calor del agua se abren los poros de la piel.

9. Ayuda a conciliar el sueño

Otra de las propiedades de la sal del Himalaya es que beneficia el sueño de calidad. Esta sal tiene propiedades hipnóticas, permitiendo conseguir conciliar el sueño con más facilidad. Hay que tener en cuenta que cuando se duerme es el momento en el que el cuerpo puede regenerar muchos de sus tejidos y combatir con sustancias de desecho que se han generado durante el día.

10. Remineraliza los huesos

La sal del Himalaya contiene más minerales que la sal común. Con esta simple razón es fácil concluir que la sal rosa es mucho más recomendable que el cloruro de sodio o sal de cocina. La sal del Himalaya contiene calcio, pero también otros minerales como el magnesio son necesarios para la formación y el mantenimiento de los huesos.

11. Favorece la digestión y la hidratación

Los alimentos y bebidas que contienen un poco de sal son más fáciles de absorber. Las sales minerales que contienen se diluyen en la comida o bebida, y consiguen actuar como electrolitos. Estos hacen que la digestión y la absorción sea mejor. Una pizca de sal en una bebida isotónica puede mejorar la hidratación de los deportistas. Eso sí, no hay que poner demasiada cantidad.

12. Evita calambres musculares

Los electrolitos también evitan los calambres musculares. Los calambres musculares pueden sufrirse, entre otras razones, por la falta de electrolitos en la sangre. Las sales minerales presentes en la sal del Himalaya pueden ejercer esta función, resultando en una propiedad interesante para beneficiar a las personas que sufren este problema.

Referencias bibliográficas

  • Fereidoon, S., Shi, J. y Ho, C.T. (2005). Asian functional foods. Boca Raton (FL): CRC Press.

  • Livingston, J. V. (2005). Agriculture and soil pollution: new research. Nova Publishers.

  • Weihofen, J. (2002). La sal cristalina del Himalaya. Barcelona: Obelisco.

Dolores Agüero

Dolores Agüero

Nutricionista

Dolores Agüero (Valencia, 1988) es graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Valencia. Es Máster en Nutrición y Salud, esta vez por la Universitat Oberta de Catalunya. Posee distintos cursos de posgrado sobre Trastornos de la alimentación, Diabetes y Dietética aplicada.