Semillas de lino: 14 propiedades y beneficios de este alimento

1 month ago

Dolores Agüero

Su aporte en ácidos grasos omega-3 hace de estas semillas un alimento especial.

Semillas de lino: 14 propiedades y beneficios de este alimento

De los diferentes tipos de alimentos que existen, a veces no tenemos mucho en cuenta las semillas. Con ellas existen algunas recetas como el tahini en las que pueden ser el ingrediente principal, pero en general no es así.

En este artículo reivindicamos la importancia de las semillas, y en particular la de las semillas de lino (o linaza). Las semillas de lino tienen unas propiedades y beneficios que las hacen singulares. A continuación vamos a ver cuáles son.

14 propiedades y beneficios de las semillas de lino

Las semillas de lino son un excelente alimento para incorporar a nuestra dieta. Destacan en su aporte una cantidad y calidad de nutrientes, lo que las convierte en unas verdaderas aliadas para la salud del cuerpo humano.

Sin embargo, de entre todas las propiedades y beneficios que tienen las semillas de lino, su alto contenido en ácidos grasos omega-3 es lo que las hace más especiales. No existen muchos alimentos que contengan este nutriente, y justamente se trata de uno muy importante.

1. Contienen ácidos grasos omega-3

Los ácidos grasos esenciales omega-3 son claves para el buen funcionamiento del cuerpo. Además de tener propiedades antiinflamatorias, este tipo de grasa es fundamental para el funcionamiento del cuerpo humano. Es una sustancia que este no puede producir, por lo que hay que consumir fuentes que contengan ácidos grasos omega-3.

2. Aportan muchas vitaminas

Las semillas de lino son ricas en vitaminas B, C y E. Se trata de vitaminas con muchas propiedades y beneficios para la salud, destacando la capacidad antioxidante de las vitaminas C y E y la vitalidad y energía que proporcionan las vitaminas del grupo B. Estas últimas cuidan el sistema nervioso y el buen funcionamiento del cerebro.

3. Son fuente de minerales

Minerales como el fósforo, el magnesio, el hierro o el potasio se encuentran en la linaza. Se trata de oligoelementos que son fundamentales para muchas funciones vitales del organismo, y una falta de ellos puede comportar problemas de salud. Por ejemplo, sirven para mantener el tejido óseo o participar en múltiples reacciones metabólicas.

4. Mejoran las defensas

Las vitaminas, los minerales, y otras sustancias mejoran el sistema inmunitario. Si no consumimos alimentos de verdad y variados y en cambio consumimos productos industriales procesados tendremos deficiencias. Sin embargo, comiendo alimentos como semillas de lino se dan excelentes herramientas al cuerpo.

5. Previene problemas y enfermedades

Las semillas de lino tienen propiedades anticancerígenas y antiinflamatorias. Además del ácido graso omega-3 contribuye, pero otras sustancias como las vitaminas o los minerales también. Todas permiten bloquear el crecimiento de las células cancerígenas y bajar la inflamación de los órganos internos de nuestro cuerpo.

6. Contienen fibra

Las semillas en general contienen excelentes cantidades de fibra. Es un alimento que se presenta de forma natural encapsulado en su propia fibra protectora, la cual nos beneficia. Es muy útil gracias a su capacidad para mejorar el tránsito y la salud gastrointestinal, y mantener en buen estado la flora intestinal.

7. Ayudan a perder peso

La linaza ayuda a perder peso por diferentes razones. En primer lugar, su magnífico aporte de fibra proporciona sensación de saciedad, y quien se siente saciado no tiende a comer entre horas. Representa un alimento muy adecuado para incluir en desayunos y meriendas. Además, la linaza incrementa el ritmo del metabolismo.

8. Aportan energía

Las semillas de lino son una magnífica fuente energética. Su alta cantidad en grasas saludables y aminoácidos hace que se trate de un alimento muy adecuado para empezar el día. Preparar un desayuno con estas semillas garantiza un aporte energético que, juntamente con las vitaminas y minerales, es ideal para empezar el día.

9. Ayudan a relajarse

No solamente se pueden comer directamente, y es que también se pueden hacer infusiones con estas semillas. Se utilizan también para enriquecer infusiones, y es que las semillas de lino tienen propiedades y beneficios a la hora de reducir el estrés. Moler un puñado de semillas y hacer una infusión con ellas es una excelente idea para antes de ir a la cama.

10. Mejoran la piel

La regeneración de la piel y su salud en general puede mejorar comiendo linaza. Diferentes sustancias presentes en este alimento hacen que la piel gane en tersura y vitalidad gracias a un buen estado de salud. Esto a su vez mejora las condiciones para combatir problemas cutáneos, a la vez que permite la regeneración de la piel.

11. Cuidan el cabello

El cabello también se puede ver muy beneficiado gracias a las semillas de lino. Si bien comerlas será siempre positivo para nuestro cabello, aplicar preparados con semillas de lino es aún mejor. El aceite de linaza se puede añadir al champú que se use habitualmente para conseguir que el cabello esté más bonito, sano y fuerte.

12. Mejoran el control de la glucemia (azúcar en sangre)

Las semillas de lino ayudan a regular la cantidad de azúcar que hay en la sangre. Gracias al efecto amortiguador de la fibra y a la acción de otras sustancias, las concentraciones de azúcar no se disparan si tomamos este alimento, lo que es una buena noticia para los diabéticos.

13. Promueven la salud cardiovascular

Consumir linaza regularmente también mejora la salud cardiovascular. Se ha demostrado que van bien para combatir los altos niveles de colesterol y triglicéridos, siendo por lo tanto buenas también para prevenir la aterosclerosis. Además, también sirven para que la presión arterial no se descontrole en hipertensión.

14. Alivian los dolores menstruales

En el caso de padecer dolores menstruales también se recomienda comer linaza. Este alimento es adecuado para aquellas mujeres que necesiten una ayuda extra a la hora de pasar la regla. Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, se trata de un alimento que puede ayudar a mejorar la sintomatología relacionada.

Referencias bibliográficas

  • Catz, C. (2017). Chía, Lino Y Psyllium: Las Súper Semillas. Bilbao: Ediciones Beta.

  • Cunnane S.C., Ganguli S., Menard C., Liede A.C., Hamedeh M.J., Chen Z.J., Wolever T.M.S., Jenkins D.J.A. (1993). High alpha-linolenic acid axseed (Linum usitatissimum): some nutritional properties in humans. Br. J. Nutr., 69, 443–453.

  • Gambus, H., Borowiec, F. y Zajac, T. (2003). Chemical composition of linseed with different colour of brand layer. Polish Journal of Food and Nutrition Sciences. 12/53 (3), 67-70.

  • Horrobin, D.F. (1990). Gamma linolenic acid: An intermediate in essential fatty acid metabolism, with potential as an ethical pharmaceutical and as food. Rev. Contemp. Pharmacother, 1, 1–45.

Dolores Agüero

Nutricionista