¿Es menos perjudicial fumar tabaco de liar que el manufacturado?

2 weeks ago

Dolores Agüero

¿Deberíamos considerar que fumar tabaco de liar es una mejor opción? Veremos que nada de eso.

¿Es menos perjudicial fumar tabaco de liar que el manufacturado?

Muchas personas que se han sumado a fumar tabaco de liar en los últimos tiempos. Sobre todo es la gente joven quien más ha incrementado este tipo de consumo de tabaco. Básicamente lo han hecho por dos razones: están convencidos de que les sale más barato y de que es menos perjudicial para su salud.

En el artículo de hoy vamos a centrarnos en la segunda cuestión, si bien daremos información suficiente como para sacar conclusiones sobre la primera.

¿Es menos perjudicial fumar tabaco de liar que hacer lo propio con el manufacturado? Antes de responder a esta pregunta, vamos a ver qué es exactamente que es el tabaco de liar y sus diferencias respecto al tabaco manufacturado.

¿Qué es el tabaco de liar?

El tabaco de liar esencialmente es un tabaco que se vende suelto, sin que se venda en forma de cigarrillo ya montado. Es un tabaco que se ha venido usando siempre, desde que el hombre occidental descubrió el tabaco en América, pero el tabaco manufacturado consiguió tomar el mercado hace algunas generaciones.

A lo largo del siglo XX se asocia sobre todo al consumo de tabaco en pipa, si bien en muchos lugares se continuó fumando tabaco de liar en forma de cigarrillo. Prepararlo requiere además comprar papel y boquillas para poder montarlo. Generalmente todo este material se vende en bolsitas por parte de diferentes empresas especializadas.

¿Por qué se considera como un tabaco diferente respecto al tabaco manufacturado?

A principios del siglo XIX empezaron a distribuirse mundialmente los primeros cigarrillos de papel manufacturados y empaquetados. Ya durante el siglo XX se consolidó como la forma preferencial de los consumidores con gran diferencia.

En esencia, que el tabaco se venda suelto o ya dentro de un cigarrillo preparado no debería plantearnos muchas cuestiones. Que el tabaco tenga una u otra presentación no debería ser motivo como para plantearnos si uno es mejor que el otro.

Sin embargo, hay personas que creen que el tabaco de liar tiene menos aditivos. Consideran que esta forma de tabaco debe estar menos sometida a los procesos que la industria del tabaco utiliza para fabricar los cigarrillos convencionales.

8 razones por las que el tabaco de liar no es realmente una mejor opción

Como hemos comentado, mucha gente cree que el tabaco de liar es una forma más saludable de fumar. Existen diferentes mitos que circulan por la sociedad, pero vamos a ver que fumar tabaco de liar no es menos perjudicial que fumar tabaco manufacturado.

1. El tabaco de liar no es más natural

Hay la creencia extendida de que el tabaco de liar está menos manipulado que el manufacturado. Que no haya pasado por ese último proceso de elaboración hace que mucha gente piense que es más natural o incluso hay quien lo asocia con lo orgánico.

Nada más lejos de la verdad, al menos en teoría. Que no venga dentro de un cigarrillo montado, no significa que no sufra los mismos procesos de manipulación que el tabaco manufacturado. Pueden añadirle aditivos para que tenga mejor combustión, retenga la humedad, no produzca tanto humo o que huela menos, etc.

2. El papel usado no es sencillamente más saludable

El tabaco manufacturado viene generalmente elaborado con el papel de color blanco. Este papel tiene aditivos para que la combustión sea efectiva, y además permite que no se apague al cabo de poco de haberle dado una bocanada al cigarrillo.

Mucha gente cree que el papel del tabaco de liar es mucho mejor y que no contiene sustancias químicas. Pero no tenemos ninguna garantía de ello, a no ser que se especifique la composición en el paquete. Puede seguir conteniendo sustancias indeseables para nuestro cuerpo.

3. No siempre se fuma menos con el tabaco de liar

Algunos fumadores llegan a la conclusión con el tabaco de liar se fuma menos. Hay quien dice que le da pereza liarlos, o que el papel se apaga más y se fuma menos. Hay quien incluso dice que no le gusta tanto fumar tabaco de liar, por lo que acaba fumando menos.

Si bien en algunas ocasiones es cierto, es importante no hacerse trampas jugando al solitario. Además, a continuación veremos buenas razones por las que fumar tabaco de liar puede salir más caro a diferentes niveles.

4. Las concentraciones de monóxido de carbono en sangre son mayores

Se ha demostrado científicamente que el tabaco de liar quema más papel. Esto hace que se emita más monóxido de carbono como producto de la combustión. Esta sustancia pasa a nuestro sistema respiratorio y a la sangre, y complica nuestra salud respiratoria y cardiovascular.

5. Dependencia a la nicotina y su presencia en sangre

Las personas que fuman tabaco de liar tienen algunas sustancias durante más tiempo en la sangre que los fumadores de tabaco manufacturado. Una de estas sustanias es la cotinina, la cual se produce a partir del metabolismo de la nicotina.

6. No te vas a salvar del cáncer

Los fumadores de tabaco de liar no gozan de mejor protección contra el cáncer. Los estudios estadísticos sobre los enfermos de cáncer confirma que quienes han fumado este tipo de tabaco han desarrollado más casos de cáncer de pulmón, faringe, laringe y boca.

7. Vas a tener tanto o más alquitrán en tus pulmones

Comparando la composición del tabaco de liar y el tabaco de cajetilla, se ha visto que el primero tiene más alquitrán. También tiene más nicotina y produce más monóxido de carbono, por lo que a priori no parece una opción más saludable.

8. Tu cuerpo se oxida tanto o igual que fumando tabaco convencional

Fumando tabaco de liar tu cuerpo puede sufrir más estrés y oxidación. Es lo que apuntan algunos estudios científicos al comparar los efectos sobre la salud de los dos tipos de tabaco. No hay duda de que el humo del tabaco nos hace envejecer y ninguna de las dos es una buena opción.

Conclusión sobre si es mejor uno u otro tipo de tabaco

Empezar a fumar tabaco de liar para fumar menos o gastar menos dinero es una mala decisión. No nos andaremos con rodeos valorando si uno es mejor que el otro. No hay duda que, si se quiere llegar fumar o a gastar menos, hay una única solución válida: dejar de fumar.

Fumar tabaco es una conducta adictiva que hace que nuestra ansiedad suba y baja a lo largo de los días sin que nosotros podamos hacer mucho más. Incluso si fumando tabaco de liar pudiéramos fumar menos y fuera menos perjudicial, podríamos estar sufriendo más ansiedad.

Fumar unos cigarrillos más o menos a la semana, utilizar un papel más fino o más grueso, … esto no son motivos por los que valga la pena gastar nuestra energía. Los estudios científicos demuestran que tanto el tabaco de liar como el manufacturado desarrollan una dependencia de la cual no se puede escapar fácilmente.

Por lo tanto, desde La Guía Femenina abogamos por dejar el tabaco como solución única. Y es que autoengaño puede jugarnos muy malas pasadas. A pesar de autoconvencernos temporalmente sobre alguna idea, al final uno mismo siempre acaba llegando a la misma conclusión: el tabaco, sea uno u otro, siempre nos va a perjudicar.

Referencias bibliográficas

  • Carr, A. (1998). Dejar de fumar es fácil, si sabes cómo. Madrid: Espasa-Calp

  • Goodman, J. (2005). Tobacco in History and Culture: An Encyclopedia. Detroit: Thomson Gale.

  • Losardo, R.J. (2016). Tabaquismo: adicción y enfermedades. Un desafío mundial y nacional. Revista de la Asociación Médica Argentina, 129 (4), 36-38.

Dolores Agüero

Nutricionista