10 técnicas de relajación para combatir la ansiedad

1 month ago

Aline Beatriz Suárez del Real Islas

Las técnicas de relajación permiten recuperar la calma y eliminar el estrés.

Técnicas de relajación

En la actualidad muchas personas sufren las consecuencias de un estilo de vida acelerado. Cuando durante el día a día hay muchas actividades, responsabilidades y estrés, cerebro está en estado de alerta y hormonas que a la larga son dañinas.

El peligro real nunca llega y sin embargo las hormonas siguen ahí, provocan ansiedad y estrés. Esto afecta el estado de ánimo y la salud física, pero es posible recurrir a diferentes técnicas de relajación para combatir la ansiedad.

10 técnicas de relajación para combatir la ansiedad

La sensación constante de ansiedad, estrés y agotamiento mental es un serio aviso del cuerpo. Es momento de actuar a la que el cuerpo nota un exceso de trabajo o actividades, y es que pueden aparecen problemas de salud que hay que evitar.

Aprender a relajarse es la alternativa más recomendable frente a cualquier medicamento. Lo mejor es aprender cualquiera de las diferentes técnicas de relajación para combatir la ansiedad, las cuales permiten autorregularse.

1. Respiración

Una correcta respiración tiene efectos sorprendentes en el organismo. Sí, respiramos todo el tiempo, pero no siempre de la forma que relaje. Una técnica de respiración adecuada ayuda a bajar los niveles de estrés.

Para conseguirlo hay que sentarse con la espalda recta y los muslos a 90º. Es mejor colocar una mano en el abdomen y otra en el pecho, así es más fácil concentrarse en cómo entra el aire a estas dos zonas.

De este modo, se inhala profundamente por la nariz y se exhala por la boca suavemente. Se debe percibir cómo el aire entra más sobre el abdomen, esa es la técnica correcta.

2. Visualización

La visualización es una técnica de relajación sencilla pero poderosa. Lo mejor es que vaya acompañada de una correcta respiración. Hay que elegir un lugar relajado donde no haya demasiado ruido y siempre que sea posible acompañar de música instrumental suave.

Para comenzar hay que cerrar los ojos, concentrarse en la entrada y salida de aire, y después llevar la mente a un lugar que cause tranquilidad. Puede ser el mar, un jardín lleno de flores, etc., y hay que intentar recrear con los 5 sentidos cada uno de los elementos del lugar.

3. Relajación muscular progresiva

La relajación muscular progresiva ayuda a tomar conciencia sobre el cuerpo. Esta técnica de relajación consiste en relajar cada grupo de músculos. Se puede comenzar por los dedos de los pies e ir subiendo con cada conjunto de músculos.

Es versátil porque puede realizarse tanto estando acostado o sentado. Para ello hay que tensar durante 5 segundos un grupo muscular y relajarlo durante 30 segundos antes de pasar al siguiente. Se puede hacer con dedos, pies, piernas, brazos, abdomen, cuello, cabeza, boca, etc.

4. Relajación autógena

La relajación autógena junta varias técnicas de relajación. Una vez que se domina la respiración, la visualización y la relajación muscular, se puede llevar a cabo de forma natural al mismo tiempo y en una sola sesión de relajación para lograr un beneficio mayor.

Hay qyue entarse o acostarse en un lugar cómodo y lejos de ruido intenso. Se comienza inhalando y exhalando, llevar a cabo una visualización del lugar que relaje al mismo tiempo que se contraen y se relajan los músculos.

5. Meditación

Dominar alguna técnica de meditación es altamente recomendable. Puede llevar tiempo, pero es una forma muy efectiva para combatir la ansiedad. Existe una forma muy sencilla de iniciar con la meditación, el reto es lograr que la mente no divague.

Hay que sentarse en un lugar cómodo, lejos de sonidos fuertes y donde no haya interrupciones. Se empieza haciendo una respiración adecuada y al final de cada respiración repetir alguna frase corta como “me siento calmado” o “me relajo”. Durante este proceso no se debe pensar en nada más que en el aire entrando y saliendo y la frase que se elija.

6. Mindfulness

El mindfulness es una filosofía de vida sobre conectarse con uno mismo. Dentro de toda esta filosofía existen diferentes técnicas para lograr esta conexión. Se deben practicar hasta que se consiguen dominar, y resultan sin duda una técnica de relajación para combatir la ansiedad excelente.

Una de las técnicas del mindfulness consiste en hacer un escaneo mental del cuerpo. Consiste en sentarse o acostarse cómodamente y acompañar con música relajante para ir repasando cada parte del cuerpo. Se sientes así los procesos fìsicos y emocionales que se experimentan en ese momento.

7. Masajes

Existen masajes relajantes son muy placenteros y combaten la ansiedad. Recurrir a un masaje relajante es una excelente idea, si bien se requiere que otra persona sea quien lo lleve a cabo. Lo mejor es recurrir a un centro de belleza o spa donde un experto lo lleve a cabo.

La ventaja de un masaje relajante es que se puede enfocar en zonas del cuerpo que se encuentran lastimadas debido al estrés, como hombros, cuello y espalda. Estos masajes van acompañados de música relajante que permite un ambiente ideal para reducir la ansiedad.

8. Aromaterapia

La aromaterapia complementa otras técnicas de relajación. Con aceites esenciales de plantas a las que se les conocen propiedades relajantes se logra relajar al cuerpo y la mente. Esto mejora la concentración y el estado de ánimo.

Se pueden añadir aceites esenciales a un baño de tina o usar un difusor para disfrutar su aroma mientras se realiza un ejercicio de respiración profunda. Ylang-ylang, lavanda, mandarina o sándalo son algunos de los aromas que pueden usarse en la aromaterapia.

9. Yoga

El yoga es una disciplina física y mental que cuenta con técnicas de relajación muy efectivas. El yoga no se puede reducir solamente a un ejercicio para relajar, si bien su práctica global ayuda a mantener bajo control el estrés y la ansiedad.

Practicar yoga tiene beneficios físicos, mentales y espirituales. A través de los ejercicios se logra un estado de conciencia pleno para eliminar el estrés de nuestro sistema. Se requiere práctica y constancia, y representa una gran técnica de relajación para combatir la ansiedad.

10. Hidroterapia

La hidroterapia se utiliza con muchos fines, y uno de ellos es la relajación. Una hidroterapia comúnmente se lleva a cabo en spas o balnearios. Se utiliza para tratar algunas enfermedades o para rehabilitación muscular, pero hay sesiones de hidroterapia enfocadas a la relajación.

Por ejemplo, la hidroterapia mecánica a presión sirve para ayudar a relajar los músculos. Una sesión de hidroterapia térmica con agua caliente o templada y clorudada tiene también efectos relajantes. En algunos lugares acompañan esta hidroterapia aromaterapia.

Referencias bibliográficas

Aline Beatriz Suárez del Real Islas

Comunicóloga