Los 7 tipos de heces (y los problemas de salud que indican)

2 weeks ago

Dolores Agüero

La diarrea y el estreñimiento son problemas que afectan a millones de personas cada día

# Los 7 tipos de heces (y los problemas de salud que indican)

Cuando uno va al baño a evacuar intestinalmente, puede detectar fácilmente si las cosa va bien o no. Hay muchas razones por las que las heces no presenten las características necesarias para hablar de “normalidad”, como frecuencia, el color, la forma, el tamaño y la consistencia. Aunque no siempre tenemos claro qué sería hablar de normalidad y qué no.

Parece que para muchos es un tema que no hace falta hablar. Incluso en la visita médica se ha dejado de prestar la atención que merece. Pero la realidad es que la caca puede dar mucha más información de la que a veces pensamos sobre la salud de todo nuestro cuerpo, por eso vamos a hablar de ello.

Los 7 tipos de heces según la Escala de Bristol

El contenido de la materia fecal es sobretodo agua en primera instancia, y después fibra, células muertas, bacterias vivas y muertas, y moco. Así, la materia orgánica representa el 90-95% del peso en seco.

La proporción de la composición es algo que varía mucho en función de la tipología de heces. A continuación vamos a ver los 7 tipos de heces de la Escala de Bristol, una tabla visual que se usa en medicina para clasificar las heces humanas.

Tipo 1: Estreñimiento importante

En los casos tipo 1, el sujeto padece de serio estreñimiento. Las heces tienen mucha dureza y no hay presencia de líquido alguno. Se trata de caca con un aspecto muy rugoso y se presenta en trozos separados, como si fueran excrementos de conejo.

Tipo 2: Ligero estreñimiento

Ya no se trata de heces tan duras. Acostumbran a presentar una forma alargada y es como si hubiera diferentes bultos pegados. Son consideradas un tipo de estreñimiento leve y hay que estar alerta para volver a la normalidad.

Tipo 3: Normal

Esta caca es de una sola pieza, alargada y consistente, y presenta diferentes sesgos en su superficie. Se trata de un tipo de defecación que se considera que entra en los parámetros de normalidad.

Tipo 4: Normal

Este tipo de excremento se presenta también en una sola pieza y su superficie está definida a la par que lisa. Su consistencia no es tan dura, es más bien blanda, pero mantiene su forma.

Tipo 5: Falta de fibra

El tipo 5 se aleja de la normalidad, y se caracteriza por su pastosidad. Suele presentarse en diferentes fragmentos, y pierde la consistencia que hasta ahora habíamos ido viendo en los casos anteriores.

Tipo 6: Ligera diarrea

En este tipo de heces la presentación es ya más bien líquida. Es muy blanda y se considerablemente de los parámetros de normalidad.

Tipo 7: Diarrea importante

La diarrea en este caso es total. Las heces son totalmente líquidas. Es habitual tener que ir más de una vez al baño y además de fijarnos en el problema en sí, se tiene que tener especial atención a la pérdida de líquido del cuerpo.

Los tipos de heces anómalos en la escala de Bristol

En heces del tipo 1 y 2, el tránsito intestinal es dificultoso y la defecación puede resultar difícil y hasta dolorosa. En estos casos la materia puede haber estado mucho tiempo dentro del aparato digestivo, lo cual representa un potencial problema. Las sustancias de desecho deberían salir cuanto antes de nuestro cuerpo para evitar que este absorbe sustancias indeseables.

Los tipos 3 y 4 son representativos de la forma y textura que deberían tener las heces, e informan sobre un buen estado de salud. Una alimentación equilibrada, beber suficiente agua y hacer algún tipo de actividad física de forma regular fomenta este tipo de heces.

El tipo 5 de heces ya no entra en la normalidad y generalmente se asocia a la falta en la dieta. En los tipos 6 y 7 ya hay diarrea y es probable que se sufra de algún virus intestinal o cualquier otra afectación que repercute en la salud del cuerpo .

Si persisten las evacuaciones líquidas hay que vigilar con la posible deshidratación. La persona afectada debe beber mucho líquido con electrolitos para no perder demasiadas sales minerales.

El mal olor no es normal

Hay muchas personas que sufren de excesivas flatulencias y malos olores. El origen de estos problemas se encuentra en el colon, donde la comida no digerida es fermentada para extraer los nutrientes finales y desechar el resto.

Si el colon está funciona correctamente, da paso a evacuaciones regulares y sin emanar demasiado olor. Por el contrario, cuando las heces se vuelven muy malolientes es porqué hay presencia de bacterias y levaduras dañinas que afectan al funcionamiento de nuestro aparato digestivo.

Esta flora intestinal dañina produce gases en abundancia como el dióxido de carbono, el metano o el hidrógeno. Es un indicativo de que la comida está poco digerida y el colon tiene dificultades para realizar sus funciones. El principal problema es la falta de bacterias buenas, que se pueden promover a través de la ingesta de probióticos.

Referencias bibliográficas

  • Mínguez-Pérez, M. y Benages-Martínez, A. (2009). The Bristol scale - a useful system to assess stool form?. Rev Esp Enferm Dig, 101 (5), 305–11.

  • Lewis, S.J. y Heaton, K.W. (1997). Stool form scale as a useful guide to intestinal transit time. Scand J Gastroenterol, 32 (9), 920–924.

Dolores Agüero

Nutricionista