Los 4 tipos de liposucción para quitar grasa del cuerpo

La liposucción es una técnica muy eficaz para moldear la figura y eliminar la grasa del cuerpo.
Tipos de liposucción

Tener un cuerpo perfecto es el sueño de muchas mujeres y hombres. Debido a esta búsqueda por moldear la figura, una dieta equilibrada y ejercicio adecuado son las herramientas que más se utilizan para lograrlo. Pero no siempre es suficiente.

Cuando la grasa acumulada en algunas partes específicas del cuerpo como abdomen, muslos, glúteos, cuello o pantorrillas, entre otras áreas, no se logra reducir... ¿Qué se puede hacer? Para estos casos, elegir entre los tipos de liposucción es una de las mejores alternativas. Eso sí, siempre y cuando nuestro médico nos lo aconseje y otras formas de perder peso no hayan funcionado.

Los 4 tipos de liposucción y sus características

La liposucción es una cirugía de tipo estético. Consiste en extraer depósitos de grasa en áreas específicas del cuerpo. Es un procedimiento de alta especialidad, por lo que debe llevarse a cabo por un cirujano plástico en un quirófano.

Existen 4 tipos de liposucción y cada uno de ellos ofrece ventajas, inconvenientes y características diferentes. Elegir entre uno u otro dependerá del historial clínico de quien lo requiera y de las sugerencias del médico cirujano que lleve a cabo el procedimiento.

Vientre plano mujer

1. Liposucción tumescente

La liposucción tumescente también es conocida como inyección de líquido. En este tipo de liposucción el médico cirujano inyecta en el área donde se va a reducir la grasa una solución compuesta por un anestésico local, normalmente lidocaína, epinefrina para contraer los vasos sanguíneos y una solución salina que es la que ayuda a remover la grasa.

Una vez que se ha aplicado esta solución salina, se realizan pequeños cortes en la zona para introducir una sonda delgada por debajo de la piel. Esta sonda se llama cánula y se conecta directamente a una aspiradora que se encarga de sustraer del cuerpo la grasa y la solución salina que se inyectó previamente.

Durante este procedimiento el médico cirujano va analizando y determinando qué cantidad de grasa se va aspirando y si acaso es necesario inyectar aún más solución para facilitar la remoción de los depósitos adiposos. La liposucción tumescente requiere de entre 1 y 3 horas para concluirse dependiendo de la cantidad de grasa o de la parte del cuerpo que se esté tratando.

Las ventajas de esta técnica de liposucción es que regularmente no requiere anestesia general, por lo que los efectos post operatorios, como náuseas y desorientación son mínimos o simplemente no ocurren. Sin embargo, hay que seguir al pie de la letra las indicaciones acerca de los cuidados post operatorios.

Es frecuente que se requiera usar una faja especial para ayudar a los tejidos de la piel contraerse. Otra recomendación es la de guardar reposo y no debe subestimarse esta indicación, pues se necesita darle el tiempo suficiente al cuerpo para que la liposucción tenga los resultados esperados.

2. Liposucción asistida por ultrasonido

La liposucción asistida por ultrasonido puede utilizarse en conjunto con la liposucción tumescente. El médico cirujano determinará, basándose en el historial clínico y las características del cuerpo y de la acumulación de grasa, si la liposucción asistida por ultrasonido es el tipo de liposucción que la persona requiere.

En esta técnica se utilizan vibraciones ultrasónicas para transformar la grasa en líquido. Es decir, se sustituye la inyección salina por el ultrasonido. Para esto se introduce una varilla metálica por debajo de la piel en la zona donde se va a realizar la liposucción, esta varilla es la que transmite la energía ultrasónica que logra disolver los depósitos de grasa.

También puede utilizarse de forma externa, es decir que se pueden emitir las frecuencias del ultrasonido de forma tópica y con esto es suficiente para licuar la grasa y poderla extraer posteriormente. En la forma de retirar la grasa del cuerpo es que se apoya en la técnica tumescente, pues comúnmente se conecta una cánula y la aspiradora para sustraer la grasa.

La liposucción asistida por ultrasonido se utiliza en ocasiones que la grasa que se desea retirar se encuentra en zonas densas y fibrosas del cuerpo como ocurre con la zona superior de la espalda o el tejido mamario en hombres. También es frecuente que se use como un procedimiento secundario después de haber realizado la liposucción tumescente.

Aunque es un procedimiento poco doloroso, regularmente lleva más tiempo en comparación con los demás tipos de liposucción. Se necesita seguir las indicaciones del médico cirujano para minimizar el riesgo de complicaciones posteriores y para que los resultados sean los esperados.

3. Liposucción asistida por láser

La liposucción asistida por láser se usa para eliminar la grasa de zonas pequeñas. Es un tipo de liposucción poco invasivo, ya que el tubo que se utiliza para aplicar el láser es mucho más pequeño que el que se utiliza en las otras técnicas. El láser cumple la función de disolver la grasa, que podrá ser removida posteriormente.

Para comenzar, este tipo de liposucción se hace una incisión mínima por donde se introduce la cánula que emite el láser, ésta licua los depósitos de grasa que pueden ser removidos por el método de aspiración o conectando unos pequeños tubos para que la grasa sea drenada por ahí paulatinamente.

Debido a que este tipo de liposucción es muy preciso gracias a que el tubo es muy pequeño, es común que se utilice para retirar la grasa de zonas como la quijada, los pómulos o la barbilla, que requieren mayor exactitud y precisión y donde no se acumula grandes cantidades de grasa, por lo que ésta puede ser drenada y no aspirada.

La liposucción asistida por láser tiene además una gran ventaja que el resto de las técnicas no tienen y es que estimula la producción de colágeno. Esta es una de las propiedades del láser en los usos cosméticos por lo que ayuda a que la piel no se cuelgue una vez que la grasa se retiró por completo.

Esta técnica es muy utilizada actualmente, sobre todo cuando el objetivo de la liposucción es la de moldear el cuerpo y para esto solo se requiere retirar pequeñas cantidades de grasa que no han logrado eliminar con dieta y ejercicio. Además, requiere de menos cuidados post operatorios aunque no hay que olvidar seguir las indicaciones del cirujano al pie de la letra.

4. Liposucción propulsada

La liposucción propulsada se usa con frecuencia en brazos, rodillas o tobillos. En este tipo de liposucción se usa una cánula que se introduce por debajo de la piel por medio de una o varias incisiones. La cánula aplica movimientos vertiginosos hacia adelante y hacia atrás, provocando con esto la remoción de la grasa.

Esta técnica tiene como ventaja que le permite al médico cirujano una mayor precisión en el área que se está trabajando. Es probable que se requieran varias incisiones para introducir la cánula y poder eliminar la grasa de una forma más exacta desde diferentes puntos de la zona del cuerpo.

La liposucción propulsada es de las técnicas menos dolorosas, pues además ocasiona menos hinchazón posterior. Al igual que con el resto de los tipos de liposucción, es habitual que solo se requiera anestesia local, aunque es el cirujano quien determinará según diversos factores si acaso es necesario aplicar anestesia general.

Normalmente se prescriben antibióticos, analgésicos y antiinflamatorios para aliviar las molestias normales después este tipo de intervenciones. Siguiendo los cuidados indicados por el médico y guardando el debido reposo, los resultados posteriores a la liposucción propulsada son muy efectivos y pocas veces requieren procedimientos de seguimiento.

Referencias bibliográficas

  • Hanke, William y Sattler. (2006). Liposucción.Dermatología estética. Editor Elsevier España.
  • Khan, MH. (2012). Update on liposuction: clinical pearls. Cutis. 90 (5): 259–65.

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.