Los 7 tipos de verrugas, por qué aparecen y cómo eliminarlas

Son muy antiestéticas y pueden aparecer por distintas causas.
Tipos de verrugas

Aunque suelen relacionarse con personas de una cierta edad, las verrugas pueden aparecer en cualquier etapa de la vida. Son antiestéticas y pueden ser señal de que algo no va del todo bien en nuestro organismo.

¿Qué son las verrugas?

Las verrugas son protuberancias que van desde 1 a 10 mm de tamaño aproximadamente y que aparecen sobre la epidermis, es decir, sobre la piel. Suelen tener un color entre rosado y marrón claro y presentar una forma circular. Generalmente no son dolorosas, aunque depende de su localización pueden resultar especialmente incómodas.

Origen

Las verrugas se producen como resultado una infección causada por el patógeno Virus del Papiloma Humano (VPH). Este patógeno tiene más de un centenar de subtipos que pueden dar lugar a la aparición de la verruga. Las verrugas generalmente se localizan en las palmas de las manos o plantas de los pies.

Tipos de verrugas

Existe una clasificación de los tipos de verrugas en función de su localización y histologia. La vemos a continuación.

1. Verrugas vulgares

Se trata de los tipos de verrugas más frecuentes. Se localizan en las palmas de las manos y plantas de los pies, en su superficie, en los dedos o entre los dedos. Tienen forma circular, son rugosas y aparecen de forma aïslada o en grupo.

2. Verrugas planas

Estos tipos de verrugas se localizan generalmente en palmas de mano y plantas de pie. Su color oscila entre el rosado, el blanco y el amarillo. Son de tamaño pequeño y pueden aparecer en grupos.

3. Verrugas plantares

Como su nombre indica, se encuentran en la planta de los pies. Debido a su localización, pueden provocar dolor por la presión que se ejerce al andar o según qué calzado se utilice.

4. Verrugas genitales

Las verrugas genitales se localizan en la zona genital; pene, vulva; ingles y región perianal. Generalmente son más blandas que las comunes (verrugas vulgares) y son más irregulares por los bordes. Pueden llegar a tener a forma típica de coliflor cuando aparecen varias en conjunto. También son denominadas condilomas.

5. Verrugas del agua

Las verrugas del agua suelen localizarse en axilas, brazos, muslos, torso y codos. Se trata de verrugas más bien rosadas o blanquecinas y pueden contener un líquido blanco.

Estas aparecen como consecuencia de la infección del virus Molusco Contagioso (MCV) y se manifiestan con mayor frecuencia en niños de entre 1 y 5 años, ya que estos tienen el sistema inmunológico menos desarrollado y por lo tanto más dificultad para hacer frente la infección.

6. Verrugas filiformes

Las verrugas filiformes habitualmente se localizan en cuello y párpados. Tienen una forma más bien alargada y una textura blanda. Su punto de unión a la piel es muy pequeño, así que suelen desprenderse sin hacer nada, tan solo con el propio contacto de la ropa o las manos.

7. Verrugas subungueales y periungueales

Estos últimos tipos de verrugas se localizan en la zona de unión a la uña; ya sea debajo o alrededor.

¿Son contagiosas las verrugas?

Las verrugas son en mayor o menor medida contagiosas, dependiendo del tipo de verruga. Las más contagiosas son aquellas que contienen líquido - ya que ahí se encuentran los microorganismos de la infección - o se encuentren en la mucosa urogenital, ya que facilitan la transmisión a través de los fluidos.

Prevención

Para prevenir esto, primeramente hay que tener unos hábitos de higiene muy cuidados. Esto es, no compartir productos de higiene personal, tales como toallas, ropa interior o chanclas de baño, así como limas o piedras pómez. En el caso de entrar en contacto con una verruga, lavarse y secarse bien la zona de contacto.

Asimismo, hay que evitar andar descalzo en zonas de riesgo de uso público, es decir, húmedas y de fácil proliferación del virus, tales como piscinas, saunas, gimnasios o duchas.

Tratamiento de las verrugas

Tratar la verruga implica acabar con la lesión pero pueden aparecer de nuevo porque el virus persiste, ya que no existe un tratamiento específico para eliminarlo.

Aunque exista un elevado porcentaje de verrugas que desaparecen sin tratamiento específico, existen varias maneras efectivas de eliminar la verrugas, englobando todos los tipos de verruga:

1. Tratamientos farmacológicos

Ácido salicílico: esta sustancia tiene propiedades exfoliantes y queratolíticas. Se trata de limar la superficie de la verruga (usando lima de cartón o piedra Pómez) para aumentar la penetración del líquido, dejar actuar unos minutos, y cuando la verruga se ablande, se vuelve a limar para retirar bien el producto. Este tratamiento es lento y requiere de constancia, hasta que finalmente la verruga ha desaparecido.

También se utiliza la cantaridina: esta sustancia tiene la propiedad de producir ampollas sin provocar cicatrización. Por lo tanto, su uso se explica porque al aplicarlo a la verruga, se genera una ampolla, que se cubre durante 12-24 horas. Al retirar el vendaje, se elimina la piel muerta de la verruga. Si queda resto de verruga se suele intentar con otro tratamiento diferente.

2. Tratamientos físicos

2.1. Criocirurgía

La criocirugía consiste en aplicar nitrógeno líquido en la verruga para congelarla y finalmente quitarla. Es un proceso indoloro pero puede resultar ligeramente incómodo.

2.2. Eelectrocoagulación

La electrocoagulación consiste en aplicar corriente eléctrico a la verruga - bajo anestesia local - con la finalidad de coagular la sangre de la verruga. Es un método efectivo pero bastante agresivo y puede dar lugar a cicatrización.

¿Qué hacer si me detecto una verruga?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que, muchas veces, la molestia de la verruga no es más que el lugar donde aparece. Así que inicialment lo que debe tenerse en cuenta es de si es un lugar incómodo (cara, cuello…) o dolorido (planta de los pies, lugares de rozadura…).

El diagnóstico específico y manera de tratar deben ser considerados por el especialista, es decir, el dermatólogo o la dermatóloga. Él o ella determinará la gravedad de la verruga y el tratamiento adecuado en función del tipo de verruga y de su localización.

Referencias bibliográficas

  • Bolognia J.L., Schaffer J.V., Cerroni L. (2018). Dermatología. 4a Edición. España. Elsevier.

  • Bolognia J.L., Jorizzo J.L., Schaffer J.V. (2016). Dermatología. Principales diagnósticos y tratamientos. España. Elsevier.

  • Iglesias D.L., Guerra T.A, Ortiz R.P.L. (2003). Tratado de Dermatología. 2a Edición. España. McGraw-Hill.

Laura Ruiz Mitjana (Barcelona, 1993) es graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Se especializó en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil y es redactora de contenidos de psicología y neurociencias en portales como MedSalud y Psicología y Mente.