Tos seca en niños: 10 consejos para aliviarla y tratarla

hace 3 semanas

Carlota Serrano

La tos puede llegar a ser muy molesta e irritar la garganta y los bronquios.

Tos seca en niños

Más allá del invierno, la tos afecta niños y adultos en cualquier época del año. Hay diversos tipos de tos, siendo una de ellas tos seca. En niños a veces parece difícil aliviarla y tratarla, pero existen muchos remedios caseros que son eficaces para ello.

El tipo de tos seca es muy característica. Se produce cuando hay ausencia de mucosidad o flemas, y puede presentarse en casos de gripe aunque no siempre. Siempre es preciso visitar al médico, si bien los remedios naturales que se presentan en este artículo puede ser eficaces para tratar la tos seca en niños.

Consejos y remedios caseros para aliviar la tos seca en niños.

La tos seca en niños puede llegar a ser muy molesta. Se produce porque hay una inflamación en las vías respiratorias y el organismo intenta expulsar deshacerse de la sensación que genera y de la mucosidad. Regularmente la tos empeora en las noches, por lo que es oportuno aliviar la tos seca y tratarla.

Mientras la tos seca en niños no esté acompañada de dificultad para respirar, fiebre u otros síntomas, se puede tratar en casa con estos consejos y un poco de paciencia. Es importante resaltar que todos estos remedios que se presentan a continuación son aplicables solo para niños mayores de dos años.

1. Beber mucha agua

Si la tos seca no es muy intensa puede aliviarse con agua. E agua debe tomarse sola, sin fruta ni azúcares adicionales. La intención es refrescar la garganta y la laringe, así como humedecerlas.

Por otro lado, beber agua es siempre de gran ayuda para conseguir suavizar y expulsar la mucosidad que pueda haber en las vías respiratorias superiores, siendo una alternativa rápida y sencilla para aliviar la tos seca.

2. Miel con limón

La mezcla de miel con limón es perfecta para aliviar la tos. Además tiene un sabor agradable, por lo que no es difícil que los niños quieran tomarla. La miel ayuda a suavizar irritaciones, mientras que el limón ayuda a combatir las infecciones de la garganta.

Y es que la tos seca puede estar provocada por irritación en la garganta. Por eso este remedio natural es muy efectivo. Solo basta con agregar el jugo de un limón a 4 cucharadas de miel y mezclarlas para tomarlas cada vez que se sienta molestia o se intensifique la tos.

3. Dormir inclinado

Por las noches es común que la tos empeore. Para prevenir esta situación hay que inclinar la cama un poco. Esto ayuda a que las flemas, si es que las hay, no se acumulen y se estanquen provocando la tos.

Basta con colocar unas almohadas extra para que la posición del niño sea más inclinada de lo habitual. Es importante que esté cómodo, es decir, no debe quedar sentado por completo o con la cabeza en una posición inadecuada.

4. Cuidar el aire que se respira

Si hay niños cerca no se debe fumar nunca, y mucho menos si se encuentra enfermo de las vías respiratorias. La responsabilidad de los adultos es impedir que el humo del cigarro llegue al niño, esto puede empeorar un cuadro clínico.

Además, nunca será bueno que el niño se encuentre de forma constante con personas fumadoras, y si tiene tos definitivamente se debe evitar a toda costa. Lo ideal es purificar el aire lo máximo posible con plantas que limpian el aire.

5. Cebolla

La cebolla puede usarse como remedio casero para tratar la tos. Pero no hay de qué preocuparse, no se trata de hacer que el niño coma cebolla. Seguramente no sería nada fácil lograrlo.

La cebolla en este caso se corta y se pone junto a la cama del niño. Solamente hay que partirla por la mitad y dejarla cerca de donde duerme. Los vapores que desprende este vegetal ayudan a que las flemas se desprendan y que se desinflame la garganta.

6. No ingerir bebidas frías

Durante un episodio de tos es recomendable no beber cosas frías. Además de que puede empeorar el cuadro clínico, las cosas frías hacen que la flema y el moco se espesen. Hay que recordar que una bebida caliente puede ayudar a desinflamar la garganta.

Por esta razón siempre se recomienda ingerir infusiones. Puede ser de jengibre, manzanilla o alguna hierba inocua. Si además se endulza con miel, no habrá niño que se resista.

7. Mantener húmedo el ambiente

Para aliviar la tos seca lo mejor es humedecer la habitación, sobre todo durante las noches. Hay que mantener un ambiente húmedo donde vaya a dormir el niño, pues mejora mucho la tos seca. Si es con humidificador es muy más lograrlo.

Si no se cuenta con un humidificador en casa se puede improvisar con uno casero. Un recipiente con agua caliente puede funcionar también muy bien. Admás, una gran idea es añadir eucalipto para hacer una infusión.

8. Bombones con chocolate

¿Habías oído a hablar de este remedio? Una taza de chocolates con bombones parece el remedio perfecto para los más golosos. La verdad es que este remedio casero de algunas abuelas no tiene una efectividad comprobada científicamente, pero es el favorito de muchos niños e incluso adultos.

Basta con calentar leche (con o sin chocolate) y añadir algunos bombones. Antiguamente los bombones se hacían con la planta de malvavisco, que tenía propiedades curativas. De ahí el origen de este remedio casero, que hay quien dice aún que es muy efectivo aunque la ciencia diga lo contrario.

9. Gárgaras de sal

En niños mayores es posible aliviar la tos seca con gárgaras de sal. Es importante que el niño sepa ya hacer las gárgaras y coopere con el procedimiento. Solamente hay que disolver un poco de sal (una cucharada) en una taza de agua tibia.

Con esta agua mezclada con sal hay que hacer gárgaras, lo cual se puede repetir varias veces durante el día. Además de humedecer, este remedio casero ayuda a desinflamar la garganta, y gracias a esto la tos seca en niños reduce considerablemente.

10. Estar atentos a cualquier cambio

La tos seca es uno de los diversos tipos de tos. No obstante, el niño puede presentar otros tipos de tos y cada uno puede requerir un tratamiento especial. Si hay tos con flemas quizá puedan ayudar otro tipo de remedios caseros.

También hay que estar muy atentos a la presencia de pitidos o silbidos en la respiración. Si se presentan lo mejor es acudir al médico, pues podría ser que en realidad una bronquitis o una crisis de asma.

Referencias bibliográficas

  • Eccles, R. (2005). Understanding the symptoms of the common cold and influenza. Lancet Infect Dis, 5 (11), 718–725.

Carlota Serrano

Enfermera

Carlota nació en Girona en 1995. Es Graduada en enfermería por la Universitat de Girona y actualmente trabaja en un centro privado de trastornos mentales. Colaboradora con La Guía Femenina para compartir sus conocimientos e intereses sobre temas relacionados con la salud.