10 ventajas e inconvenientes de usar tampones

Lee esto para saber si los tampones son para ti.
Como saber si los tampones son para ti

Hay varias alternativas sanitarias para usar durante tu ciclo menstrual. Compresas industriales o hechas en casa, tampones, la copa menstrual o las esponjas marinas, son opciones que actualmente encontramos para estar cómodas durante nuestro periodo.

Todas son buenas elecciones, lo importante es que vayan bien a tu estilo de vida y que sean eficientes en tu cuidado íntimo. No obstante, los tampones son de los más usados, así que en este artículo discutimos las ventajas e inconvenientes de su uso.

Ventajas y desventajas de usar tampones

Una de las mayores preocupaciones de las mujeres, es la comodidad durante la menstruación. Además de los dolores (en ocasiones leves y en otras más intensos), este período trae mes tras mes la preocupación de no manchar la ropa y la necesidad de sentirnos tranquilas en estos incómodos días.

Los tampones son una excelente alternativa para usar durante esos días. Los hay de muchas marcas y es fácil adquirirlos. Hay muchas razones por las que mujeres de todo el mundo han preferido los tampones frente a otras alternativas.

1. Olvídate de las manchas

Una de las grandes ventajas de los tampones es que el riesgo de mancharse es casi nulo. A diferencia de las compresas, sobre todo las hechas en casa, los tampones son más eficientes al contener el flujo sanguíneo.

Existen tres tamaños diferentes de tampones; debes elegir el adecuado para ti según el flujo que tengas normalmente. Si no estas acostumbrada a usar tampones, es buena idea que al inicio pongas un pantiprotector para evitar manchas.

2. Sin irritaciones

A diferencia de las toallas femeninas, los tampones no causan irritación. Debido a los materiales que están hechas las compresas comunes, en ocasiones irritan la piel, pues en esta zona es delicada y sensible.

Los tampones tienen como ventaja que no generan esta molestia en la piel. Al no tener contacto directo con la piel de la vulva, no hay riesgo de que genere irritación. Esto sin duda es una gran ventaja pues en ocasiones la irritación que causan las compresas puede llegar a ser demasiado molesta.

3. No hay mal olor

Los tampones evitan el mal olor que causa el flujo menstrual. Una vez que la sangre sale y se acumula en una compresa, la combinación de la fragancia de esta y el olor natural de la sangre, provocan un mal olor característico.

Con los tampones esto no ocurre. Debido a que toda la sangre es absorbida por el tampón y este se mantiene todo el tiempo durante la vagina, no hay salida del flujo, evitando el mal olor.

4. Son más discretos de llevar

Una ventaja de los tampones es que son pequeños. Por esta razón es más fácil cargar con ellos, pues son pequeños y discretos. Eso sí, es importante mantenerlos en su envoltorio hasta que los vayas a utilizar.

Los tampones puedes transportarlos fácil y discretamente en tu bolso, y una vez que vayas a utilizar alguno, sacarlo y guardarlo en el bolsillo de tu ropa antes de ir al lavabo. Sin duda esta es otra de las ventajas de usar tampones.

5. Puedes nadar

Con las toallas femeninas no es buena idea meterse a la piscina. Durante nuestro ciclo menstrual, no es necesario guardar reposo o limitarnos las actividades físicas que nos gustan, siempre y cuando nos sintamos cómodas para hacerlo.

No obstante, nadar es imposible si llevamos una compresa sanitaria. En cambio, con un tampón esto no supone ningún problema. Una de las grandes ventajas de usar tampones, es que estar en tu ciclo menstrual no será un obstáculo para disfrutar de la natación.

Tampones

Desventajas

Los tampones también tienen ciertas desventajas que debes conocer. Si bien son prácticos y cómodos, especialmente una vez que has aprendido a colocarlo bien y te acostumbras, lo cierto es que su uso tiene ciertas desventajas.

1. Necesitas cuidar el tiempo de uso del tampón

Si un tampón pasa más del tiempo necesario en la vágina, se corren muchos riesgos para la salud. Aunque el flujo sanguíneo sea muy bajo y nos podamos permitir pasar más tiempo con el mismo tampón puesto, no hay que usarlo por más de 8 horas seguidas.

Además de las infecciones leves, un grave problema de mantener dentro de la vagina un tampón usado durante demasiado tiempo, es la posibilidad de desarrollar el síndrome del Shock Tóxico, a causa de la bacteria “Staphylococcus aureus”, que tiene consecuencias muy graves, entre ellas la muerte.

2. Resequedad vaginal

Una desventaja de los tampones es que pueden generar resequedad vaginal. Debido a que se trata de un artículo hecho especialmente para absorber, el tampón puede provocar que la humedad de la vagina se vea también alterada.

Por esta razón es tan importante elegir el tamaño de tampón adecuado al nivel de absorción que se requiere. Esto se decide de acuerdo a la cantidad de flujo menstrual, y elegir uno no adecuado que absorba demasiado, provocará resequedad vaginal.

3. Infecciones

Cuando se tienen infecciones urinarias recurrentes, no hay que utilizar tampones. Esta sin duda es una advertencia importante para las mujeres que están pensando en usar esta alternativa sanitaria para el cuidado menstrual. Una mujer con infecciones urinarias o vaginales, especialmente si son crónicas, no debe usar tampón.

Ante esta circunstancia lo mejor es acudir al ginecólogo y comenzar un tratamiento para la infección. Una vez que se haya comprobado que ya no existe infección y que haya pasado un tiempo prudente, entonces se podría empezar a usar.

4. Sustancias tóxicas

Las toallas femeninas y los tampones están hechas con materiales que pueden ser tóxicos. La base de la elaboración de estos productos es el algodón y las fibras sintéticas. Todas estas sustancias permanecen en contacto constante con las absorbentes paredes de la vagina.

En el proceso de blanqueamiento del algodón se usan dioxinas. Estas sustancias han estado relacionadas con el desarrollo de cáncer y de otras enfermedades. Por eso es que se advierte sobre el uso prolongado por años de los tampones.

5. Olvidarlo

Un problema real del uso de los tampones es que se puede olvidar que se trae puesto. Si bien una de las ventajas de usarlo es lo cómodo que puede ser, esto supone al mismo tiempo una desventaja, especialmente si somos un poco olvidadizas.

Cuando una mujer ha dominado por completo el uso de tampones, corre el riesgo de olvidar que lo trae puesto y dejar que pasen más de 8 horas sin haberlo cambiado. Como ya hemos visto, tener puesto por demasiadas horas un tampón puede causar daños severos a nuestra salud.

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.