80 Proverbios Cristianos y Bíblicos que te harán pensar

Repasamos los mejores proverbios que nos hablan sobre la Biblia y la moral cristiana.
Proverbios bíblicos

Los proverbios y los refranes son un medio que el Cristianismo (incluida la Biblia) ha utilizado desde el principio de los tiempos para transmitir sabiduría a sus feligreses.

Esta forma de transmitir conocimientos ha sido ampliamente utilizada en la antigüedad, pues es una forma sencilla y abreviada de dar a entender a una tercera persona conocimientos muy importantes y máximas para afrontar la vida.

Grandes Proverbios Cristianos y de la Biblia

Debemos agradecer este tipo de frases o refranes muchos de los conocimientos universales que disfrutamos hoy en día, es por eso que hemos realizado una selección de los 80 Proverbios Cristianos y Bíblicos más relevantes que sin duda te harán pensar.

1. ¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que lo demuestre con su buena conducta, mediante obras hechas con la humildad que le da su sabiduría.

Nuestros actos dicen mucho más sobre nosotros que las palabras que podamos llegar a pronunciar.

2. Al malcriado no le gusta que nadie lo corrija, ni se junta con los sabios.

Aquel que posee una conducta inapropiada nunca se relacionará con los que no tengan los mismos rasgos que él.

3. Bienaventurado el hombre que halla sabiduría y el hombre que adquiere entendimiento.

Cuando alcanzamos unos ciertos conocimientos somos personas muy afortunadas, pues no todas las personas tienen la oportunidad de poder recibirlos.

4. Ciertamente sufrirá el que sale fiador por un extraño, pero el que odia salir fiador está seguro.

Debemos depositar nuestra confianza únicamente en aquellas personas dignas de ello, por el contrario podemos salir escaldados.

5. Delante de la destrucción va el orgullo, y delante de la caída, la altivez de espíritu.

Nuestra actitud es de una relevante importancia en la vida que llevamos y hacia dónde nos dirigimos.

6. Echa tu suerte entre nosotros; tengamos todos una bolsa.

Cada persona nos labramos nuestro propio porvenir, indistintamente de lo que el resto haga.

7. El de sabio corazón acata las órdenes, pero el necio y rezongón va camino al desastre.

Los conocimientos que nos forman como persona son aquellos que nos librarán de los más grandes infortunios.

8. El hijo sabio sigue el consejo de su padre; el burlón no hace caso de las reprensiones.

Saber aceptar un consejo de alguien que nos ama nos puede llevar hacia los objetivos que perseguimos.

9. El necio da rienda suelta a su enojo, pero el sabio sabe cómo calmarlo.

Cómo afrontamos nuestros problemas dice mucho sobre nosotros, debemos pensar antes de actuar.

10. El que adquiere cordura a sí mismo se ama, y el que retiene el discernimiento prospera.

Los conocimientos son una fuente de bienestar que podremos utilizar durante toda nuestra vida.

11. El que detiene el castigo aborrece a su hijo, pero el que lo ama se esmera en corregirlo.

Aquel que más nos quiere, más nos hará sufrir. Las personas que se preocupan por nuestro bienestar intentarán corregir aquello que puede perjudicarnos en un futuro.

12. El que es sabio y astuto sabe por dónde va; a los necios los engaña su propia necedad.

Nuestra propia ignorancia puede no dejarnos ver lo ignorantes que somos, de esa forma el ignorante se cree más inteligente que el resto.

13. El que menosprecia a su prójimo carece de entendimiento, pero el hombre prudente guarda silencio.

Debemos dejar a nuestros semejantes desarrollar su máximo potencial, e incluso alentarlos para que lo alcancen.

14. El vino es escarnecedor, la bebida fuerte alborotadora, y cualquiera que con ellos se embriaga no es sabio.

Esta frase nos indica que el consumo de alcohol no es síntoma de una inteligencia desarrollada.

15. Encomienda al señor tus obras y tus pensamientos serán afirmados.

Una frase que nos anima a seguir las enseñanzas de Cristo para mejorar nuestra vida.

16. Enséñanos a contar bien nuestros días, para que nuestro corazón adquiera sabiduría.

Las matemáticas son un conocimiento universal que todos deberíamos poseer, pues este nos ayudará en todos los aspectos de la vida.

17. Hallaremos riquezas de toda clase, llenaremos nuestras casas de despojos.

Los bienes materiales no son de vital importancia, los bienes de real importancia son los culturales e intelectuales.

18. Hay camino que al hombre le parece derecho, pero al final, es camino de muerte.

El camino más fácil puede ser el camino más inseguro y de mayor riesgo personal.

19. La sabiduría que desciende del cielo es ante todo pura, y además pacífica, bondadosa, dócil, llena de compasión y de buenos frutos, imparcial y sincera.

Los conocimientos que nos vienen dados por dios y la biblia pueden ayudarnos en todos los aspectos de nuestra vida.

20. La suave respuesta aparta el furor, mas la palabra hiriente hace subir la ira.

Modular nuestra forma de actuar con respecto un problema puede ayudarnos a superarlo exitosamente.

21. Más vale adquirir sabiduría que oro; más vale adquirir inteligencia que plata.

Los conocimientos nos darán todas las herramientas en la vida para poder alcanzar nuestros objetivos.

22. Muchos buscan el favor del generoso, y cada uno es amigo del hombre que da.

Los amigos por interés no son amigos de verdad, debemos saberlos diferenciar.

23. Nunca preguntes por qué todo tiempo pasado fue mejor. No es de sabios hacer tales preguntas.

Existe un mecanismo cerebral que nos hace creer que todo tiempo pasado fue mejor, pues si este no existiera y recordásemos todos los malos momentos seríamos mucho más proclives a la depresión.

24. Porque adorno de gracia serán a tu cabeza, y collares a tu cuello.

Los bienes materiales son innecesarios y fruto de una vanidad personal que no nos llevarán hacia ningún lugar.

25. Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Actuando así, harás que se avergüence de su conducta, y el señor te lo recompensará.

¿No destruyo a mis enemigos si los convierto en mis amigos? Frase de George Washington.

26. Ve a la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos, y sé sabio; la cual, no teniendo capitán, ni gobernador, ni señor, prepara en el verano su comida, y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento.

Debemos cosechar en su momento los frutos que más tarde necesitaremos, ser precavidos es sin duda una cualidad indispensable en la vida. Uno de los proverbios cristianos más recordados.

27. Si amas a la sabiduría y nunca la abandonas, ella te cuidará y te protegerá. Lo que realmente importa es que cada día seas más sabio y que aumentes tus conocimientos, aunque tengas que vender todo lo que poseas.

Los conocimientos son bienes inmateriales que poseen un gran valor, pueden ayudarnos en infinidad de aspectos de nuestra vida.

28. Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la dirección de tu madre.

Debemos ser agradecidos por los conocimientos que nuestros padres nos brindan, ellos son más sabios que nosotros.

29. Mujer hacendosa, ¿quién la hallará? Su valor supera en mucho al de las joyas.

Esta frase animaba a las mujeres a realizar las tareas de la casa, pero en la sociedad actual el rol de las mujeres ha cambiado drásticamente y su papel va mucho más allá de estas labores.

30. Más vale el buen nombre que las muchas riquezas, y el favor que la plata y el oro.

La persona que somos es mucho más valiosa que los bienes materiales, pues aunque dispongamos de riquezas, si somos una mala persona esto nos pasará factura en otros muchos aspectos.

31. León rugiente y oso hambriento. Es el príncipe impío sobre el pueblo pobre.

Aquellos que reciben injustamente un estatus muy elevado en la sociedad, suelen convertirse en personas déspotas y egocéntricas.

32. La senda de los rectos es apartarse del mal; el que guarda su camino preserva su alma.

Llevar una vida ordenada nos ayudará a alcanzar nuestros objetivos, debemos ser personas rectas y apartarnos de las malas acciones.

33. La justicia engrandece a la nación, pero el pecado es afrenta para los pueblos.

La justicia es uno de los pilares por el que se construye una nación de derecho, y el pecado representa todo el mal que puede causar o causa el ser humano.

34. Hasta un necio pasa por sabio si guarda silencio; se le considera prudente si cierra la boca.

Debemos hablar cuando tengamos algo inteligente para decir, primero pienso luego existo.

35. Fuente de vida es la boca del justo, pero la boca de los impíos encubre violencia.

Con nuestras palabras podemos guiar a otras personas a realizar actos positivos o negativos.

36. Enseña al niño el camino en que debe andar, y aun cuando sea viejo no se apartará de él.

La educación que recibimos en nuestra juventud será nuestra base en la cual construiremos nuestra vida.

37. En todo tiempo ama el amigo, y el hermano nace para tiempo de angustia.

Debemos valorar a nuestras amistades y ellas nos ayudarán cuando las necesitemos.

38. El rico domina a los pobres, y el deudor es esclavo del acreedor.

Las relaciones económicas entre personas pueden llevarnos por un camino de dicha o de desgracia.

39. El que escatima la vara odia a su hijo, mas el que lo ama lo disciplina con diligencia.

Saber educar a nuestros hijos es algo muy importante, a cuya labor debemos dedicar tiempo y esfuerzo.

40. El que encubre sus pecados no prosperará, mas el que los confiesa y los abandona hallará misericordia.

Para superar nuestros errores debemos reconocerlos y resolverlos, si nunca los reconocemos nunca aprenderemos de ellos.

41. El que anda con sabios será sabio, mas el compañero de los necios sufrirá daño.

Nuestras amistades dictaminan en gran medida la persona que somos, dime con quién te juntas y te diré quien eres.

42. El principio de la sabiduría es el temor al Señor; Los necios desprecian la sabiduría y la enseñanza.

Para llegar a ser sabios debemos tener hambre de conocimientos, si no tenemos ese afán nunca adquiriremos los conocimientos necesarios.

43. El hombre de muchos amigos se arruina, pero hay amigo más unido que un hermano.

Los amigos pueden ser como hermanos para nosotros, que nos ayuden en los momentos de debilidad.

44. El hierro con hierro se afila, y un hombre aguza a otro.

Las personas que nos rodean forjarán la persona que seremos el día de mañana.

45. El corazón alegre es buena medicina, pero el espíritu quebrantado seca los huesos.

Nuestras emociones pueden afectarnos en gran medida, incluso haciendo mella en nuestra salud.

46. Donde no hay visión, el pueblo se desenfrena, pero bienaventurado es el que guarda la ley.

Debemos respetar la ley y la justicia, pues sin ellas solo seríamos meros animales.

47. Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida.

De nuestras emociones surge la persona que somos y cómo nos relacionamos con las demás.

48. Busca la voluntad de Dios en todo lo que hagas, y Él te mostrará qué camino tomar.

Buscar la sabiduría para utilizarla en nuestra vida es algo primordial, ya sea buscándola en los libros o en nuestra fe a Dios.

Uno de los proverbios cristianos y bíblicos más recomendables.

49. Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios sino como sabios, aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos.

Debemos actuar en nuestra vida con gran inteligencia, pues nuestros actos nos llevarán hacia donde debamos estar.

50. Abre tu boca por los mudos, por los derechos de todos los desdichados.

Tenemos que luchar por todas aquellas personas que no pueden valerse por sí mismas, con ello lograremos hacer de esta sociedad una más justa.

51. Escucha la voz de tus padres en sus palabras hay vida.

Debemos escuchar a nuestros padres, pues ellos quieren lo mejor para nosotros.

52. Los entendidos tendrán largura de días.

Los conocimientos nos llevarán a vivir una vida mucho más plena.

53. Haz misericordia y habla la verdad.

Debemos ser personas honestas y desterrar la mentira de nuestras vidas.

54. Reconoce el favor de Dios en la vida.

Dar gracias por todo aquello que tenemos en nuestra vida es algo que sin duda debemos hacer.

55. Sé humilde y no seas sabio en tu propia opinión.

Ser humilde es una de las mejores cualidades de un hombre pues nos dignifica como persona y nos ayuda a relacionarnos con los demás.

56. Honra a Dios con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos; Y serán llenos tus graneros con abundancia.

Ser conscientes de la ayuda que Dios nos ha brindado para alcanzar nuestros objetivos, nos ayuda a ser mucho más humildes. Este es uno de los proverbios bíblicos más famosos.

57. Dios al que ama castiga.

Dios puede ponernos problemas en nuestra vida para que aprendamos de ellos y nos fortalezcamos como individuos.

58. Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría, Y que obtiene la inteligencia; Porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, Y sus frutos más que el oro fino.

Los conocimientos son más valiosos que cualquier bien material, debemos estar agradecidos por haberlos recibido.

59. Cuando te acuestes, no tendrás temor, Sino que te acostarás, y tu sueño será grato. No tendrás temor de pavor repentino, Ni de la ruina de los impíos cuando viniere, Porque Dios será tu confianza, Y él preservará tu pie de quedar preso.

Tener fe puede ayudarnos en muchos aspectos de la vida y brindarnos una mayor seguridad en nosotros mismos.

60. No niegues la ayuda al que la necesite, siempre que esté en tus manos darla.

Debemos ayudar a las personas necesitadas, pues quizás mañana nosotros seremos quienes necesitemos ayuda.

61. No presumas hoy de lo que piensas hacer mañana, nadie sabe lo que traerá el futuro.

El futuro es incierto y puede suceder cualquier cosa, lo único seguro es el ahora.

62. Yo amo a los que me aman, los que me buscan ardientemente, me encontrarán.

Debemos tratar a los demás igual como ellos hacen con nosotros y devolverles su amistad.

63. El fruto de la justicia es árbol de vida, y el sabio cautiva los corazones.

La justicia y la sabiduría hace de esta sociedad un buen lugar donde todos podamos vivir y desarrollarnos.

64. Sobre todas las cosas, cuida tu corazón, porque él es el origen de la vida.

Debemos saber cuidar nuestras emociones y entender lo que nos quieren decir.

65. La memoria del justo es bendecida, pero el nombre de los malvados se pudrirá.

Lo que sembramos en nuestra vida durará más allá de la misma, será aquello que dejemos cuando muramos.

66. No hay nada que no logre alcanzar una oración, excepto que esté fuera de los planes de Dios.

Cuando algo no está destinado a nosotros, debemos ser humildes y saber aceptar que aquello que anhelamos está fuera de nuestro alcance.

67. El prudente ve el mal y se esconde, pero los ingenuos pasan y reciben el daño.

Debemos actuar con cautela en la vida y pensar siempre antes de llevar a cabo una acción.

68. Dios no elige a las personas capacitadas, Él capacita a sus elegidos.

La voluntad de dios puede parecernos algo extraña, pero si él nos ha puesto en un camino es porque confía que podremos superarlo.

69. Una gran multitud, sería uno con Dios.

Las mentes funcionan muchas veces de forma colectiva, y nos dejamos llevar por lo que piensan la mayoría.

70. Vale mucho más una puerta cerrada por Dios, que una puerta abierta por el Diablo.

Si Dios nos quita algo es por nuestro bien, pero lo que el Diablo nos da es por nuestro mal.

71. Nunca pongas un punto de interrogación, donde Dios ya puso punto y final.

Cuando por vicisitudes de la vida algo se acaba, debemos dejarlo ir y proseguir nuestro camino.

72. Con Jesús, una buena noticia nunca será la última.

Cuando llevamos una vida de rectitud y de fe, las buenas noticias llegarán una tras otra.

73. Sólo tendré todo de Dios, cuando él tenga todo de mí.

Para alcanzar nuestros objetivos debemos poner toda la carne en el asador.

74. Mi fe es la única que puede reírse de algo imposible.

Con la fe necesaria cualquier cosa puede realizarse, solo es cuestión de tener esperanza.

75. Dios nunca habla con personas apresuradas y sin tiempo para hablar.

Debemos ser cautelosos y aprender a esperar el momento oportuno para realizar cualquier cosa.

76. Si quieres vengarte de tu enemigo, perdónalo.

Llevando a nuestros enemigos hacia nuestro bando lograremos mucho más de ellos.

77. Nunca temas la presión, recuerda que esta convierte el carbón en un diamante.

Los problemas de la vida nos convertirán en la mejor versión de nosotros mismos.

78. En este mundo soy solo un detalle, pero con Jesús soy la diferencia del resto.

La fe nos vuelve más seguros, más habilidosos, más poderosos. Con la suficiente fe todo es posible en la vida.

79. Si quieres entrar en desánimo mírate, si quieres estar decepcionado mira a los hombres y si quieres ser feliz imita a Jesús.

El camino que Jesús nos mostró es el que todos debemos seguir, un camino de paz y amor con el prójimo.

80. La tristeza te hace retroceder, la preocupación te hace frenar y la fe te hace caminar con la frente en alto.

Con la fuerza de nuestra fe no hay nada que no podamos conseguir, tengamos fe.

Elvira Cuesta

Elvira Cuesta

Psicóloga clínica

Elvira Cuesta (Madrid, 1994) es Graduada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y es Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad de Barcelona. Está especializada en periodismo científico, y es colaboradora habitual en revistas como La Guía Femenina y MedSalud.