Diosas: las 9 deidades femeninas más poderosas de la mitología

6 months ago

Maria Weevs

Egipcias, mayas, griegas... Las deidades femeninas con más poder para inspirar a la diosa que eres tú.

En las diferentes mitologías han existido las figuras de mujeres poderosas.
En las diferentes mitologías han existido las figuras de mujeres poderosas. Fuente: Disponible en: thoughtco.com

Durante la historia de la humanidad han sido varias las diosas a las que hemos adorado y estas han sido bastante diversas, especialmente en las primeras civilizaciones. Los griegos, los vikingos, los celtas o los egipcios fueron fieles creyentes que entregaron su vida a deidades femeninas muy poderosas.

La figura de las diosas es un ejemplo de la importancia del papel de la mujer en las diferentes culturas, así como de lo maravillosas, fuertes y poderosas que somos. Por eso queremos inspirarte con las 9 deidades femeninas que te presentamos a continuación, para que dejes salir todo tu potencial y recuerdes que tú también eres una diosa.

Las 9 diosas más poderosas de la mitología

Esperamos que con esta lista de diosas te inspires y te identifiques para empoderarte y creer en la diosa que eres tú. Deidades femeninas de diferentes culturas que nos hacen ver la importancia de las mujeres en la creación de nuestro mundo.

1. Ast o Isis

Ast es una de las principales diosas egipcias aunque seguramente has escuchado hablar de ella como Isis, su nombre griego. Ast o Isis es una deidad femenina muy importante porque representa a la Triple Diosa en un ser, pues reúne todos los atributos de las demás diosas egipcias.

Los egipcios representaron a esta diosa como una mujer sentada sobre sus rodillas, coronada con el disco solar que llevaba un jeroglífico con su nombre, Ast, y los brazos abiertos con las alas de milano. Ast o Isis fue la hija de Geb (dios creador) y Nut (diosa creadora del universo), esposa y hermana de Osiris (dios de la resurrección).

Ast o Isis fue una gran diosa considerada por los egipcios como la “Reina de los dioses”, la “Gran maga” o la “Gran diosa madre” y es la deidad de la fertilidad, la maternidad y el nacimiento. Estos apodos los consiguió porque logró resucitar a Osiris, su esposo, y procreado con él a su hijo Horus, después de que fue asesinado por su hermano Seth.

Por si fuera poco, Isis también fue quien creó la magia de la primera cobra, de la cual extrajo el veneno para obligar a Ra, dios de los dioses, a darle su nombre y derrotarlo. Gracias a esto Isis recibe el poder de curar las enfermedades de los dioses.

2. Neftis

Otra de las diosas egipcias más poderosas era Neftis, hermana de Isis. Neftis era considerada como la deidad del fuego y simboliza la noche, la oscuridad, las tinieblas y la muerte, teniendo un papel más que opuesto y complementario al de su hermana Isis. Es curioso en todo caso que su nombre signifique ‘dueña de la casa’ en el antiguo egipcio.

Neftis fue esposa de Seth y junto a él habitaba en lugares hostiles, sembrando caos cuando se estaba creando el mundo. Sin embargo el papel de Neftis fue muy importante, pues guiaba a los viajeros en el desierto y llevaba a los muertos a otra vida. Con ayuda de Isis, entonaban cánticos sagrados que facilitaban esta transición.

Al no poder tener hijos con su esposo Seth, esta diosa se hizo pasar por su hermana y sostuvo relaciones sexuales con Osiris, quien le engendró un hijo ilegítimo al que conocemos como Anubis, el dios de la muerte y la ‘tierra sagrada’, que era ese lugar al que iban los egipcios después de la muerte.

3. Laksmí

Esta diosa hinduista, también conocida como Lakshmi, es supremamente poderosa. Se le considera la diosa de la belleza y de la buena suerte, pero también como la diosa de la prosperidad, el crecimiento y la procreación cuando toma el nombre de Shri. Es la Diosa-Loto.

Laksmí es la esposa del dios Visnú y tanto él como ella tienen 4 brazos; en su caso, estos representan las formas que la vida que son el amor, la ética, la riqueza y la liberación. Se trata de una mujer mágica y divina con la que nos podemos identificar fácilmente por su representación física. Cuando su esposo baja a la tierra, Laksmí viene con él en uno de sus avatares: Varaji, Dharani, Sita y Radha.

Laksmí representa el amor, la belleza, la buena fortuna, la riqueza, la gracia, la felicidad, la pureza y la renovación, y es una de las tres devís (diosas con forma de mujer) principales del hinduismo.

4. Parvati

Parvarti o Uma es otra de las tres diosas principales a las que adoran los hinduistas. Su nombre quiere decir ‘hija del monte Parvata’ y también ‘arroyo de la montaña’. Tiene como esposo al dios Shiva (protector y regenerador del universo) y con él tuvo a sus dos hijos: Ganesh, que es el dios de la sabiduría y tiene la cabeza de elefante, y Skanda, el dios de la guerra.

Parvati es una diosa que representa muchos aspectos, o podríamos decir, muchas facetas de ella misma que toman diferentes nombres. Asi pues, Parvarti representa el amor, la devoción, la fertilidad, la fuerza divina y el poder. Junto a su esposo Shiva, son un medio de conexión entre los seres y un medio para que estos puedan liberar su espíritu.

5. Selene

La mitología griega está llena de grandes deidades femeninas de las que es más común que hayamos escuchado alguna vez. Una de ellas es Selene, o como la conocían en la mitología romana, la diosa Luna. Como su nombre griego “selas” significa luz, muchas veces se le confunde con Artemisa.

Selene, diosa de la Luna, fue hija de Hiperión y Tea, quienes eran titanes y tenían otros dos hijos: Helios, el dios del Sol, y Eos, la diosa de la aurora. Se dice que Helios hace un viaje por el cielo durante el día y cuando termina, Selene empieza su viaje durante la noche.

Las representaciones que encontramos de Selene son de una mujer muy hermosa, de rostro pálido y que conduce un carruaje plateado tirado por bueyes a través de la noche. Sobre su cabeza tiene una media luna y a veces lleva una antorcha en la mano.

6. Guan Yin

Guan Yin es una de las deidades femeninas más venerada por los budistas que se encuentran en las regiones del este de Asia. Se trata de la diosa de la compasión y su nombre significa “la que oye el llanto del mundo”, por lo que también toma el nombre de la diosa de la misericordia en occidente.

Guan Yin entiende nuestros sentimientos de angustia y de temor, lo que la hace tan compasiva. Dicen que ha hecho un voto de no entrar en el reino celestial de los dioses hasta que todos hayamos pasado por el ciclo de nacimiento, muerte y encarnación, culminando nuestro proceso de iluminación.

7. Freyja

Una de las diosas femeninas más importantes de la mitología nórdica y germánica es Freyja, quien es la deidad de la belleza, el amor y la fertilidad. Pero esto no es todo, Freyja también representa la magia, la profecía y la riqueza.

Se consideraba también que Freyja tenía influencia sobre la guerra y la muerte, de hecho, ella recibía a la mitad de los guerreros muertos en combate en su palacio y Odín la otra mitad. Dentro de las sagas, se dice que Freyja lloraba lágrimas de oro rojo cada vez que su esposo salía de viaje, por lo que también la llamaron la “Dama de los Vanir”, “Diosa hermosa en lágrimas” y "Diosa del amor".

8. Yemayá

Yemayá es la deidad orisha de las aguas saladas y es la madre de todas las orishas. En su historia se relata que era la más poderosa de las orishas, pero perdió la hegemonía del mundo por su carácter impetuoso, por lo que empezó a dominar sobre los mares.

Yemayá es la diosa del agua, especialmente del mar, el cual representa en sus olas el movimiento arrebatado de derecha a izquierda de esta diosa.

9. Ixchel

Ixchel representaba para la cultura maya la diosa de la luna, la fertilidad, la gestación, el amor, los textiles y la medicina. Normalmente se le representa como una mujer anciana tejiendo en un telar o como una mujer anciana que se encuentra vaciando un cántaro de agua sobre la tierra. En algunos casos la acompaña un conejo.

Su leyenda cuenta que la diosa Ixchel, deidad de la luna, se casó con Itzamná, un dios todopoderoso. Juntos procrearon a sus hijos, que fueron el dios del maíz, el dios de las estrellas, el dios de los sacrificios, la diosa del agua, la diosa de la noche y la diosa del paraíso.

A Ixchel aún se le venera como diosa de la luna y de la fertilidad no sólo en cuanto al embarazo sino a la fertilidad de la tierra, pues se cree que la luna y la cosecha están completamente ligadas.

Maria Weevs