Las costumbres más raras para Fin de Año en otros países

10 months ago

Carlota Serrano

Estas son las formas más curiosas de despedir el año que tienen en algunos lugares del mundo.

En algunos países tienen formas muy curiosas de despedir el año.
En algunos países tienen formas muy curiosas de despedir el año. Fuente: Unsplash

Comer una uva por cada una de las doce campanadas en Nochevieja o llevar ropa interior de color rojo puede ser de lo más normal para nosotras en nuestro país, pero también son consideradas de las costumbres más raras para Fin de año para la mayoría de los habitantes de otros países.

Pero, ¿y en otros lugares del mundo? Pues sí, también abundan las tradiciones peculiares. ¿Quieres conocer algunas de ellas?

Las costumbres más raras para Fin de Año en otros países

Porque para todos, por distintos que seamos, la última noche del año tiene algún significado especial.

1. Joya no kane (Japón)

Entre las costumbres más raras para Fin de Año, contamos con la existencia de una tradición ancestral nipona, Joya no kane, capaz de congregar a miles de personas en el interior de sus templos budistas alrededor de una gran y solitaria campana que emitirá 108 campanadas en la última noche del año para dar la bienvenida a una nueva etapa.

Se parte de la creencia de que todas las personas nacemos con la capacidad de pecar de 108 formas diferentes. Pues bien, durante el tiempo que duran esas campanadas, todos los asistentes realizan un acto de contrición mediante el cual se arrepienten de los errores cometidos, y cada campanada se llevará un pecado. Al terminar empieza un nuevo año, y cada persona lo hace como si partiera de cero, sin pecados, ni culpas ni remordimientos.

2. Pan de albahaca con sorpresa (Grecia)

Como no podría ser diferente en los países mediterráneos, donde la gastronomía tiene un peso considerable en nuestra cultura, no resulta extraño que una de las costumbres más raras para fin de año que se celebran alrededor del mundo incluya comida.

En Grecia se prepara un pan de albahaca en cuya masa se esconde una moneda antes de ser horneado. Al repartirlo, el afortunado que recibe el trozo que la contenga contará con la buena suerte y la abundancia durante todo el año.

Los fuegos artificiales son universales, pero las tradiciones que lo acompañan varían.
Los fuegos artificiales son universales, pero las tradiciones que lo acompañan varían. Fuente: Unsplash

3. Quemar el viejo (Perú, Ecuador…)

Una de las tradiciones más curiosas, entre otras cosas por su propio nombre, es la de “Quemar el viejo”, donde Colombianos, Peruanos y Ecuatorianos comparten una de las costumbres más raras para Fin de Año que podemos encontrar alrededor del mundo.

La tradición congrega a familiares y amigos para componer un muñeco del tamaño de una persona al que se le pone ropa vieja y se rellena de paja. “El viejo”, que es como se le llama, simboliza el año que termina, y es quemado a medianoche para dejar atrás las desgracias acontecidas durante ese tiempo.

4. Salto desde la silla (Dinamarca)

Los daneses son conocidos por estampar los platos contra la puerta de las casas de sus seres queridos, dejando una pila de vajilla rota que cuanto más grande es más apreciados por sus amigos y familiares son esas personas. Pero también a esta curiosa tradición se le suma una de las costumbres más raras para fin de año que podamos encontrar. El salto desde la silla.

De esta forma, podremos imaginar a todos los miembros de una misma familia, de pie sobre las sillas del comedor, escuchando las campanadas de fin de año y dando un salto al suelo todos a la vez. En realidad la idea sería algo así como entrar con buen pie al año nuevo, y si es acompañado de las personas que te importan, mucho mejor.

5. Besos a medianoche (EE.UU.)

A románticos no les gana nadie, y es que durante la última noche del año, los estadounidenses reciben el año nuevo con un beso.

Es muy habitual y mediática la congregación famosa de una gran multitud en Times Square esperando las campanadas de fin de año, aunque no son pocos los que van sin compañía con la intención de capturar el beso de un desconocido en los primeros segundos del nuevo año.

En algunos países es tradición besar a una persona para empezar el año.
En algunos países es tradición besar a una persona para empezar el año. Fuente: Unsplash

6. Lentejas para cenar (Italia)

Volvemos a la dieta mediterránea debido a otra tradición de origen culinario, donde si bien no es una de las costumbres más raras para Fin de año con las que podemos contar en Europa, sí que es una de las más consistentes, porque comerse un potaje de legumbres por la noche no es algo apto para todos los estómagos.

Sin embargo y a pesar de todo, la tradición de cenar un guiso de lentejas para despedir el año que termina es muy habitual en Italia, donde se le concede el valor de la abundancia y la suerte a esta humilde legumbre.

7. Hogmanay y First-footing (Escocia)

Las maravillosas Tierras Altas han albergado siempre tradiciones tan antiguas (y a la vez encantadoras) que es fácil perder de vista su origen. Celta, normando… en cualquier caso, los escoceses hacen de sus costumbres algo digno de ser visto, vivido y contado.

Edimburgo se impregna de fiesta durante la última noche del año, donde no faltan espectáculos visuales y cabalgatas recorriendo sus calles, y pueden verse representaciones de criaturas mágicas que recuerdan a la mitología celta. Tampoco falta el whisky, el delicioso short-bread y la tradicional gaita.

Pero además hay otra tradición que se extiende por el resto del Reino Unido, y es el First-footing, donde es habitual esperar la visita de algún familiar o ser querido haciendo la primera visita del año. Se considera que esa persona será la portadora de la buena suerte durante los 365 días a los miembros de ese hogar.

8. 7 olas, 7 deseos (Brasil)

Una tradición de origen caribeño muy extendida en Brasil es otra de las costumbres más raras para Fin de año que podemos descubrir alrededor del mundo, y debido a ésta resulta fácil encontrar durante esa noche las playas del país abarrotadas de personas en su rompeolas.

Cuenta la leyenda que Yemanjá, la diosa del mar, la abundancia y la fertilidad, ayudará a saltar por encima de las dificultades venideras a todo aquel que durante la noche de fin de año salte 7 olas mientras pide 7 deseos.

¿Y a ti? ¿Cuál de estas tradiciones te gustaría incluir para tu noche de fin de año?

Carlota Serrano