Cómo realizar una limpieza de cutis perfecta en 7 pasos

1 year ago

Rosa Bengall

Mantener un buen ritual de limpieza del rostro es básico para un cutis perfecto. ¡Sigue estos sencillos pasos!

La limpieza de cutis es un ritual indispensable para una piel cuidada.
La limpieza de cutis es un ritual indispensable para una piel cuidada. Fuente: Pixabay

Para tener una piel bonita y sana, es indispensable introducir en nuestro día a día un ritual de limpieza de cara.

Aunque deberíamos limpiar nuestro cutis dos veces al día (por la mañana y por la noche), también es importante realizar una vez por semana algún tipo de rutina algo más intensiva. Si quieres saber de qué forma realizarla correctamente, te lo contamos paso por paso a continuación.

Limpieza de cutis en 7 pasos

Para esos días en que tienes un poquito más de tiempo para dedicárselo al cuidado de tu rostro:

1. Desmaquillarse

Comenzamos nuestra limpieza de cutis retirando los posibles restos que pueda haber de maquillaje, poniendo especial atención a los ojos y pestañas, donde el rímel y el eye-liner suelen mostrar más resistencia a salir.

Puedes utilizar unas toallitas limpiadoras que te sirvan para todo el rostro, incluída la zona de los ojos. Aunque lo más aconsejable es recurrir a un desmaquillante para ojos con azuleno que poder aplicar con discos de algodón, así como utilizar una leche limpiadora con la que masajear el resto de la piel. Para retirarlo puedes utilizar una esponjita húmeda especial para la limpieza de cara.

2. Aplicar vapor en la cara

El siguiente paso es dilatar los poros, para poder continuar la limpieza de cutis de forma más profunda. Para ello, expondremos nuestro rostro a una fuente de vapor.

Si tenemos en casa un vaporizador, tanto de los que se utilizan para cosmética como los que sirven para humedecer el ambiente (pero sin añadirle aceites esenciales), genial. Pere si no es el caso, no te preocupes. Basta con llevar a ebullición un poco de agua en un cazo y retirarlo entonces.

Con cuidado de no quemarte, coloca tu cara de forma que el vapor le alcance y mantente así unos 10 minutos aproximadamente. Si además colocas una toalla abierta cubriendo tu cabeza durante ese tiempo, aumentarás los efectos.

3. Extracción de puntos negros

Después del baño de vapor y con los poros dilatados y abiertos, es el momento ideal para poder extraer con más facilidad la suciedad y grasa que obstruye algunos poros creando los antiestéticos puntos negros.

Si nos fijamos bien, éstos se concentran principalmente en la zona de la nariz y en el centro de la frente y la barbilla, aunque también puedes encontrarlos salpicados por las mejillas y algunos dispersos en otras áreas del rostro.

Desobstruir los poros es esencial si quieres que tu tratamiento de belleza sea más eficaz. Basta con hacer una pequeña presión sobre dichos puntos para que salgan, pero sin insistir demasiado para no provocar marcas en la piel.

4. Exfoliar la piel mediante un peeling

Cuando utilizamos una exfoliante no sólo logramos desobstruir los poros que habíamos conseguido dilatar mediante el vapor, sino que también conseguimos renovar la capa más externa de la piel, ya que se eliminan las células muertas que impedían la regeneración de las células cutáneas

Para realizar el peeling, puedes recurrir a un gel exfoliante que sea adecuado a tu tipo de piel o prepararlo de forma casera. Si te decantas por esto último, mezcla en un pequeño bol una cucharada sopera de yogur natural y tres de azúcar igual de llenas. Si tu piel es muy seca, puedes añadir a esta mezcla una cucharadita de las de postre de aceite de oliva.

Mezcla los ingredientes y aplícala con la yema de los dedos sobre la piel, evitando la zona del contorno de los ojos y masajeando en pequeños círculos principalmente en la zona T (frente, nariz y barbilla). Si la textura te parece poco granulosa, puedes aumentar la proporción de azúcar para potenciar el efecto.

Retira la crema con agua tibia y sécate con una toalla suave sin frotar, con pequeñas presiones por diferentes zonas del rostro.

5. Mascarilla intensiva

Cuando la limpieza de cutis alcanza este punto, podríamos decir que con este paso hacemos un paréntesis en cuanto a lo que se refiere la limpieza y nos centramos en tratarla de forma profunda.

¿Qué queremos decir con esto? Que aprovecharemos que la piel está tan receptiva en este momento que, sea cual sea producto que usemos ahora para tratarla, actuará más intensamente.

Por tanto, elegiremos una mascarilla que sirva para ocuparse de aquellas particularidades propias de nuestra piel; regular la producción de grasa, tratar imperfecciones, nutrirla con algún complejo revitalizante, regenerar…

Aplícala por toda la cara o en zonas concretas y déjala actuar el tiempo recomendado según cada caso. Si es preciso retirarla, hacerlo como se indique, habitualmente es suficiente con aclarar bien la piel con agua tibia y secamos con suavidad.

Así cerramos este paréntesis para tratar la piel y continuaremos con el siguiente paso de nuestra limpieza de cutis.

6. Aplicar un tónico

Es un paso sencillo pero importante, ya que durante bastante rato hemos mantenido los poros abiertos. Ahora es el momento de contraerlos para restablecer la tonicidad de la piel e impedir que se expongan a la suciedad del exterior y los obstruya.

Puedes aplicarlos presionando (sin arrastrar) sobre la piel con un algodón bien empapado en un tónico o bien aplicarlo rociándolo con un pulverizador. Déjalo secar al aire antes de proceder al último paso.

7. Hidratar la piel

Y con este último paso del ritual procedemos al cierre perfecto de la limpieza de cutis: la hidratación del rostro.

Nos aplicaremos una cantidad suficiente de hidratante acorde al tipo de piel que tengamos; grasa, seca, mixta, para pieles maduras…

Masajearemos a conciencia para conseguir que se absorba bien la crema a la vez que activamos la circulación. Si después queremos comenzar a maquillarnos, esperaremos unos 5 minutos antes de hacerlo.

Visto lo sencillo que es seguir los 7 pasos de nuestra limpieza de cutis, ahora no tienes excusa para no realizar este pequeño pero indispensable ritual de belleza de forma regular. Seguro que así conseguirás mantener tu piel más sana, limpia y bonita durante mucho más tiempo.

Rosa Bengall