8 consejos para escoger el tono de pintalabios perfecto

1 year ago

Ingrid Dalmau

Escoger el pintalabios ideal para tus labios será muy fácil siguiendo estos consejos infalibles.

Con tantos tonos disponibles es difícil escoger el que nos favorezca.
Con tantos tonos disponibles es difícil escoger el que nos favorezca. Fuente: Unsplash

Encontrar el pintalabios perfecto no es tarea fácil. Actualmente disponemos de una gran variedad de tipos en cuanto a colores, texturas, aplicaciones y marcas, por lo que nos podemos perder entre tantas opciones.

La parte de escoger un tono de pintalabios favorecedor es posiblemente la más complicada, ya que no todos los colores sientan bien a nuestro rostro.

¿Cómo escoger el tono de pintalabios ideal?

Si estamos acostumbradas a usar siempre el mismo labial y queremos probar colores nuevos, encontrar el adecuado será todavía más difícil. El problema no está en escoger un tono de pintalabios bonito, sino uno que nos siente bien.

Al escoger un nuevo lipstick tendemos a optar por los colores que más nos gustan, los que están de moda o el que lleva tu celebrity favorita. Si ese es tu caso puedes estar cometiendo un gran error. ¡Escoge el que mejor le sienta a tu rostro y le harás un favor a tu look!

Trucos para escoger el tono perfecto

Si tienes dudas sobre qué colores te favorecen o tienes problemas para encontrar el adecuado, no te preocupes. Hemos recogido los mejores tips para ayudarte a escoger el tono de pintalabios que mejor te sentará para un look infalible. ¡Atenta a estos consejos!

1. Escoge según tu piel

Si tienes un tono de piel tostado o moreno, te favorecerán los pintalabios tanto de colores oscuros como claros. Los que mejor te sentarán serán los colores llamativos o neutros (rosa, fucsia, coral, borgoña, terracota, colores tierra). Evita los tonos oscuros pastel, marrones, malvas o morados, ya que tu piel se verá muy apagada. Del mismo modo te sentarán mejor los brillos que los mate.

Con un tono de piel medio no tendrás problemas, ya que te sentarán bien todo tipo de colores. Sin embargo los tonos ideales serán los medios, con colores marrones, tierra, granates, cobrizos, nude o anaranjados. Los carmines, rojo pasión o tonos cereza también te sentarán estupendamente. Tan sólo procura evitar los marrones muy oscuros.

Si tu piel es clara, los tonos claros, cálidos y pastel serán los que mejor te sienten. Por ejemplo los pintalabios rosas claro o palo, anaranjados suaves y corales, carmines y fucsias. Evita colores que creen contraste y los tonos nude, ya que te harán parecer más pálida y le darán a tu rostro una apariencia enfermiza.

2. Fíjate en tu tono

El mismo truco que usamos para escoger la mejor base de maquillaje, también nos sirve para escoger el tono de pintalabios. El tono de tu piel, según si es cálida o fría, te indicará cuál es el mejor tono de pintalabios.

Si tus venas se ven de color verdoso, significa que tienes la piel cálida. En ese caso te favorecerán los tonos cálidos, marrones o anaranjados. En cambio si tu tipo de piel es fría, con venas más azuladas, deberás escoger colores con tonalidades azules, como rosas pálidos o fucsias.

Los colores llamativos sientan bien en pieles medianas u oscuras.
Los colores llamativos sientan bien en pieles medianas u oscuras. Fuente: Unsplash

3. Ten en cuenta tu color de cabello

Si tienes melena morena y la piel tostada, lo mejor es escoger colores chocolate. Opta en cambio por tonos melocotón si eres morena con piel clara.

Si eres castaña y tienes la piel oscura, lo mejor son los tonos marrones. Si en cambio tienes la piel clara, prueba con tonos anaranjados.

Si eres rubia, lo mejor es que el lipstick sea de colores terrosos si tu piel es morena, o tonos rosados si tu piel es clara.

4. Fíjate en tu color de ojos

Procura escoger un tono de pintalabios que combine con el color de tus ojos para no desarmonizar el rostro. Los ojos marrones son los más versátiles, pero combinan mejor con los labiales rojos. Si tienes ojos oscuros, evita tonos nude o muy claros y apuesta por labiales intensos.

En cambio los tonos de pintalabios nude sí son aconsejables para personas con ojos color miel. Para los ojos azules lo mejor son labiales que aporten contraste, de colores oscuros, y para los ojos verdes apuesta por lipsticks terrosos o anaranjados.

5. Cuidado con los tonos oscuros

Si escoges labiales muy oscuros te harán parecer mayor. Pero tampoco los escojas más claros que tu tono natural, ya que le darán a tu rostro un aire apagado y te harán parecer cansada. Evita también los tonos oscuros si tienes los labios finos, ya que reducen y afinan la boca.

Los tonos claros y coloridos los hacen parecer más apetitosos.
Los tonos claros y coloridos los hacen parecer más apetitosos. Fuente: Unsplash

6. Escoge según tu tono natural de labios

Un truco para elegir un tono natural favorecedor pasará por exfoliarnos los labios, ya sea a través de un tratamiento o de forma casera en casa. Al eliminar impurezas de los labios, el tono resultante será el que más se ajuste a tu piel y te resultará más fácil escoger el color más acorde con tu rostro.

Lo mismo ocurre si mordemos con cuidado el labio. El color que nos quede después de haberlo apretado un poco será el tono que nos favorezca para un look diario, por lo que no fallaremos al escoger un tono de pintalabios parecido.

7. Rouge infalible

Si no te atreves a arriesgar, escoge un buen rouge, el básico de los labiales. Un buen tono de color rojo sentará bien a cualquier tono de piel. Para pieles claras el ideal será un rojo encendido o carmín; para pieles medias mejor un rojo pasión o cereza; y para pieles oscuras las mejores opciones son los rojos oscuro o borgoñas.

8. La forma de probarlos influye

Pruébalos en tu muñeca mejor que en la mano, ya que éstas tienden a broncearse más que el rostro. Otro truco es probarlo en la yema del dedo.

Ten en cuenta la ropa, accesorios o maquillaje que vas a llevar a la hora de probarlos en la tienda, ya afectarán el modo en que se verá el pintalabios. Prueba a llevar ropa con colores neutros y poco maquillaje. También deberás prestar atención a la luz, ya que no se ven igual bajo una luz fluorescente que bajo la luz directa del sol. Pruébalo bajo distintas luces para ver cómo cambia el color.

Por último no olvides comprobar si tu labial tiene protección SPF o hidratación, así lucirás unos labios protegidos y cuidados además de perfectos.

Ingrid Dalmau