Las 10 diferencias entre la mujer griega y romana

Las mujeres desempeñaban diferentes roles en la época clásica de Grecia y Roma.
Diferencias entre mujer griega y romana

Grecia y Roma son dos de las grandes civilizaciones pilares para la cultura occidental. La forma de gobierno, la cultura, la forma de organización, sus leyes, la política y las diferentes disciplinas que desarrollaron, siguen siendo referencia para la vida actual.

El papel de cada ciudadano, tanto hombres como mujeres, nos dice mucho sobre la organización y la cosmovisión de las culturas. Una de las situaciones más reveladoras está en el rol de la mujer. Las diferencias entre la mujer griega y romana, son notables e interesantes.

Conoce las diferencias entre la mujer griega y la mujer romana

Desde la infancia y hasta su vejez, las mujeres tenían un lugar muy delimitado en ambas culturas. Los derechos y obligaciones que caracterizaban la vida de las mujeres griegas y romanas son diferentes, aunque hay coincidencias en algunos aspectos.

Si bien hubo una evolución social y tecnológica, sobre todo en el imperio romano, que diferenció entre la mujer griega y la mujer romana, lo cierto es que en términos generales las mujeres tuvieron roles muy determinados a lo largo del auge y caída de cada uno de estos imperios. Conozcamos las diferencias entre la mujer griega y romana.

1. Poder político

En la antigua Roma y Grecia, las mujeres no tenían poder político. Es decir que en ninguna de las dos culturas podían votar ni aspirar a cargos públicos. No obstante en Roma había mujeres libres, que al haber nacido como tales, aspiraban al título de ciudadanas.

En cambio en Grecia, las mujeres no tenían ningún derecho. Estaban consideradas en el mismo nivel que los esclavos y al igual que ellos, pertenecían siempre a algún hombre. Primero a sus padres, luego a su esposo y en caso de fallecer este, a sus hijos.

2. Educación

La educación fue una de las notables diferencias entre la mujer griega y romana. En la antigua Roma, las mujeres estudiaban durante sus primeros años de vida, hasta los 12 años. Su educación era igual a la de los niños, es decir que se les enseñaba lo mismo.

Por otro lado en Grecia las niñas tenían una educación marcadamente diferenciada de los niños. Estaba totalmente enfocada a sus labores de madre y esposa, por lo que se les enseñaba a tejer, hilar, bailar y también sobre música. Sus propias madres hacían de tutoras, pues ellas nunca acudían a la escuela.

3. Matrimonio

El matrimonio era un evento trascendental para la mujer de Grecia y Roma. Cuando las mujeres romanas contraían matrimonio, obtenían una posición social superior. Formaban parte de las decisiones de su marido y las más ricas podían tener esclavos para atender los asuntos de la casa.

No obstante, las mujeres de Grecia no gozaban de esos beneficios. Después de un previo acuerdo con su padre, el matrimonio era arreglado y la mujer dejaba de pertenecer a su padre para pertenecer a su marido. Se hacía cargo de los hijos y de la casa, pero no tenía ningún tipo de voz o de capacidad de intervención en decisiones.

4. Maternidad

Las mujeres romanas y griegas estaban destinadas principalmente a la procreación. Por un lado las mujeres romanas que tenían una posición económica privilegiada, tenían esclavos que, entre otras cosas, se hacían cargo también de sus hijos.

Pero si la mujer romana no era acaudalada, entonces se hacía cargo ella misma. A las mujeres les enseñaban actividades propias de la vida matrimonial. Algo muy parecido ocurría con las mujeres en Grecia, criaban y educaban a los hijos para prepararlos como fuerza de trabajo.

5. Actividades productivas

Las mujeres podían ejercer algunas actividades productivas. Como ya se mencionó, las mujeres romanas de alta cuna no hacían nada ellas mismas, ni siquiera vestirse. El resto de las mujeres hilaban y tejían como costureras o trabajaban en el campo.

De las diferencias entre la mujer y griega y la romana, esta es una de las más notorias. La mayoría de las mujeres, desde la infancia y hasta el matrimonio, no realizaba ningún tipo de trabajo productivo pues todo estaba enfocado a la crianza, el cuidado del esposo y de la casa.

6. Actividades culturales y sociales

En la vida cultural de Grecia y Roma se desarrollaban diversas actividades. Las mujeres de Roma solían tener una vida social activa, podían salir a encontrarse con amigas y acudir a los baños con el mero propósito de socializar. También acudían a eventos recreativos y culturales.

Por otro lado las mujeres griegas no podían participar ni ser espectadoras de eventos sociales ni culturales. Aun las más adineradas, no tenían acceso a estos actos, incluso si estos eventos se realizaban en su propia casa.

7. Actividades religiosas

La religión es uno de los aspectos fundamentales de la vida de la cultura griega y romana. Por un lado, la vida religiosa en Roma contaba con una gran participación de las mujeres, excepto algunos lugares donde se pedía que fuera limitada. Existía el sacerdocio de las vestales, por ejemplo.

Las mujeres que ejercían este sacerdocio renunciaban a contraer matrimonio y a tener hijos, a cambio de estar dedicadas a estudiar y a ocuparse de los ritos religiosos. Las mujeres griegas también tenían participación en la vida religiosa pues prácticamente era la única actividad, fuera de su casa, que les era permitida.

8. Aspecto personal

El aspecto personal era importante para las mujeres de Grecia y Roma. En ambos casos había un cuidado especial al aspecto físico. Tenían maquillaje y vestimentas especiales, sobre todo para hacer notar su oficio o su situación económica.

En ambos casos era mal visto que el vestuario fuera muy extravagante. Pero a lo largo de la historia de cada uno de los imperios, hubo diversas modas y cambios en el vestuario. Portaban joyas, brazaletes y aretes.

9. Prostitución

En la cultura griega y romana existía la prostitución. Por un lado en Roma, las prostitutas estaban divididas en tres categorías: meretrices, delicitas y patricias. Todas tenían que estar incluidas en un registro público.

Por otro lado en Grecia la figura de la prostituta era en términos generales por un lado la concubina, la prostituta y la hetera, quien además de sus servicios sexuales, era una mujer culta y con una educación superior incluso que cualquiera de las mujeres en matrimonio.

10. Mujeres destacadas

A pesar de las restricciones que había para las mujeres, hubo algunas muy destacadas. Por un lado en Roma fue conocida Hortensia, que destacó como una gran oradora y su discurso ante los miembros del segundo triunvirato fue memorable. Faustilla fue una prestamista que también tomó relevancia en Roma.

Por otro lado en Grecia hubo también grandes mujeres como Teano, matemática esposa de Pitagóras, Agnocide, la primera médico en Grecia, Hipatia, notable matemática y Ferenice que desafío las estrictas reglas sobre la asistencia de mujeres a eventos culturales.

Referencias bibliográficas

  • Cohen, D. (1989). Seclusion, Separation, and the Status of Women in Classical Athens. Greece & Rome, 36(1), 3-15. Retrieved from http://www.jstor.org/stable/643180.
  • Goddesses, Whores, Wives, and Slaves [electronic resource] : Women in Classical Antiquity / Sarah B. Pomeroy. New York : Schocken Books, c1995

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.