¿Qué es un Showroom? Definición y ejemplos

Explicamos para qué sirven estas salas comerciales tan usadas en el mundo de la moda.
Showroom

¿Sabes qué es un showroom? Aunque se asocie de forma frecuente con el sector de la moda, también abarca otros sectores.

Se trata de eventos en lugares concretos donde diferentes marcas exponen sus productos de forma exclusiva, a fin de dar a conocer sus productos a nuevos clientes.

En este artículo conoceremos qué es un showroom, cuáles son sus características principales, sus funciones y algunos ejemplos del mismo. Además, conoceremos algunos sectores donde estos eventos afloran, y reflexionaremos sobre la revolución de la experiencia de compra.

¿Qué es un Showroom?

Un showroom es una nueva tendencia de marketing en el sector del comercio y especialmente en el campo de la moda. Consiste en un evento que se desarrolla en un espacio determinado, donde vendedores de diferentes marcas y sectores exponen sus productos más novedosos a los clientes (compradores).

Se suele realizar en salas o espacios grandes. En otras palabras, se trata de un escaparate de compras “a lo grande”. De hecho, en inglés se podría traducir como “sala de exposiciones”.

Así, el objetivo de un showroom es mostrar los productos de diferentes marcas y empresas a fin de promocionarlos y que la gente los compre. Lo que se busca, pues, es visibilidad. Por otro lado, los showrooms se suelen desarrollar en espacios exclusivos, donde no todo el mundo tiene acceso (aunque depende del tipo).

Aunque los productos que se exponen en un showroom pueden ser diversos, sí que es cierto que este tipo de eventos son especialmente conocidos y habituales en el mundo de la moda. Es por ello que se trata de un evento donde suelen trabajar diseñadores.

Características

De esta forma, un showroom se desarrolla en un lugar concreto, a fin de que los profesionales (normalmente diseñadores de moda) muestren sus propios trabajos más allá del mercado tradicional. Los diseñadores escogen los diseños, productos y materiales que prefieran para exponerlos y venderlos.

Por otro lado, un showroom suele estar dedicado a una temática en concreto, a un producto en concreto, a una marca en concreto, o a diversas marcas a la vez (que suele ser lo más habitual).

Dentro de los showrooms, además, podemos encontrar días o promociones especiales (por ejemplo “Open Day”), donde podremos encontrar ofertas exclusivas, productos especiales, etc. Se trata de una manera de publicitar también el showroom, a fin de atraer nuevo público. El público pueden ser personas particulares o empresarios/as de pequeñas, medianas y grandes empresas.

En un evento de showroom prima el buen trato, el cuidado de todos los detalles y el buen gusto. O al menos así se pretende que sea. Así, podemos considerar un showroom una experiencia de compra particular.

Los showrooms pueden ser temporales o permanentes; además, pueden estar dirigidos a profesionales exclusivamente (por ejemplo distribuidores, proveïdores, mayoristas, agentes…) o también al público general (compradores particulares). Este tipo de eventos suelen estar ubicados en espacios grandes de venta al por mayor.

Funciones y objetivos

Un showroom permite crear un lugar de encuentro entre compradores (clientes) y profesionales en un espacio que suele ser muy bonito (o que está muy cuidado y arreglado).

Esto quiere decir que permite la comunicación entre profesionales del sector, entre cliente-profesionales, etc; se puede hablar de tendencias de moda y de otros temas relacionados. Además, en él se pueden encontrar oportunidades de compra y productos exclusivos.

Por otro lado, un showroom también es un reclamo publicitario, es decir, permite a los diseñadores promocionarse y exponer sus trabajos. Así, se trata de una manera de buscar nuevos clientes, es decir, de un medio publicitario. Además, muchos fotógrafos aprovechan para fotografiar a modelos en un evento de showroom.

El sector de la moda: ejemplos

Hemos visto cómo los showrooms son eventos de marketing típicos en el sector de la moda; sin embargo, abarcan muchos otros sectores, como veremos más adelante.

Volviendo al mundo de la moda, los showrooms de este sector engloban sobre todo productos como accesorios, bolsos, zapatos, ropa, etc. Pero, ¿en qué se diferencia vender en un showroom que en una tienda tradicional?

Básicamente la diferencia se encuentra en la exclusividad de productos y diseños y en la atención personalizada al cliente. Las personas que acuden a un showroom podrán encontrar diseños y colecciones únicas; además, también podrán encontrar productos que se adapten a lo que realmente buscan (y a sus necesidades).

Ejemplos de Showrooms en este sector hay infinitos. La mayoría de los más prestigiosos de España se encuentran en Madrid y Barcelona. Algunos ejemplos de showrooms ubicados en Madrid son: el BDBA Showroom, el Gallery Room, el Showroom de Marga Láriz (uno de los más prestigiosos de Madrid) y el CIA de la Moda.

Más allá de la moda: ejemplos

Sin embargo, un showroom no es exclusivo del sector de la moda. Así, cada vez más sectores se unen a este tipo de eventos y experiencias de compra, como por ejemplo el sector de la joyería, el mobiliario, el interiorismo, el automovilístico o el de vinos. Un ejemplo de este último es la Fashion&Wine Experiencie.

En el sector automovilístico, por ejemplo, encontramos como showroom el Audi Spheres (una instalación futurista en Copenhague). Se trata de un evento donde predomina la tecnología más puntera; es decir, el uso de vídeo pantallas en todas las salas y que mostraban los objetivos más importantes de la marca (en este caso, los coches eléctricos, el diseño ligero y la ecología).

La experiencia de compra: una revolución

La experiencia de compra ha ido evolucionando tanto para el cliente como para el vendedor a lo largo de los años, y actualmente está en constante revolución. Es decir, el sector del marketing, el de las ventas, de la moda y otros, son sectores que se explotan constantemente.

Ya no se busca que el cliente entre en una tienda y adquiera un producto; ahora se trabaja a través de las emociones, de las sensaciones y de las expectativas. Por ejemplo hay empresas que se dedican a diseñar perfumes concretos para marcas concretas; las empresas o marcas que las contratan quieren que sus clientes huelan su colonia y rápidamente identifiquen su marca.

Otro ejemplo es cuando entramos en determinadas tiendas de ropa, que huelen de una determinada manera (y de forma muy intensa); se pretende que asociemos la marca con el aroma. Muchas de estas tiendas, además, también ponen una música en concreta (y bastante alta), para influir en el cliente a la hora de comprar (y estimularlo a comprar).

Pero ahora se está apostando por ir más allá, y es por ello que aparecen los showrooms y otros eventos, para que la experiencia de compra sea diferente, más experiencial y divertida. Se busca que el cliente conozca el producto y que lo haga de forma agradable y diferente.

Referencias bibliográficas

  • MDO. (2018). Ventajas de un showroom frente a una tienda tradicional. Madrid Diario.

  • Pont, H. (2016). Los showrooms de bolsos y moda más conocidos de España y su influencia. MBMV.

  • Rodriguez-Donaire, S., Casi, E y Carbonell, X. (2009). Mango SA: reinventando el sector de la moda. Universia business review.

TÓPICOS
Moda Ropa

Laura Ruiz Mitjana (Barcelona, 1993) es graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Se especializó en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil y es redactora de contenidos de psicología y neurociencias en portales como MedSalud y Psicología y Mente.