Las 10 tradiciones navideñas más raras del mundo

Un recorrido por el mundo a través de las tradiciones navideñas más sorprendentes y peculiares.
Las 10 tradiciones navideñas más raras del mundo

Cuando pensamos en la Navidad normalmente en nuesta mente aparecen ciertas imágenes. Tal vez el árbol de navidad, adornado con esferas y luces y con regalos en su base. O cantar villancicos y una fantástica cena en familia. Son elementos en los que al parecer todos coincidimos para celebrar nochebuena.

Sin embargo, existen lugares con algunas tradiciones navideñas tan extrañas como fascinantes. Algunas de estas costumbres responden a herencias paganas de cientos, tal vez miles de años. Han traspasado la barrera del tiempo llegando hasta nuestros días como una tradición más.

Las 10 tradiciones navideñas más raras y sorprendentes del mundo

La mayoría países cristianos tienen unas tradiciones de Navidad son similares. La mayoría de estas celebraciones recuerdan la llegada de Jesús de Nazareth, representando un perdurable simbolismo. Sin embargo, hoy vamos a hablar de las tradiciones navideñas más raras del mundo.

En algunos lugares las tradiciones navideñas habituales han convivido con algunas otras muy extrañas. En estos sitios se ven como algo muy normal y querido, y se realizan año tras año. Para los que somos ajenos a ellos pueden resultar realmente sorprendentes, y en muchos casos del todo incomprensibles.

1. Austria: Krampus, un demonio suelto

Aunque parece más de Halloween, el demonio Krampus sale a asustar niños en la Navidad.
Personas disfrazadas de Krampus, un demonio con características de cabra, salen a las calles sonando cadenas y asustando a los niños.

En el folclore navideño austríaco y de algunas zonas de Alemania, República Checa o Eslovaquia hay dos protagonistas; Santa Claus premia a los niños que se han portado bien y Krampus, su contraparte, castiga a los que se portaron mal asustándolos.

2. Japón: ¿KFC? Una cena muy peculiar

Aunque Japón no es un país cristiano, ellos celebran Navidad a su modo. Han adoptado la costumbre de dar regalos, adornar con muchas luces y hasta cantar villancicos. Pero la tradición más extraña en Navidad es su cena.

Muchos japoneses cenan en KFC (si, la cadena de pollo frito) y es parte de su tradición. Se dice que en los años 70’s, la cadena lanzó una campaña de marketing para persuadir a los japoneses a cenar en sus tiendas. Funcionó a la perfección, y hoy en Japón la Navidad significa cena en KFC.

3. Cataluña: El Caganer

En Cataluña el pesebre está incompleto si no incluye al Caganer. La tradición es colocar una figura de un hombre que se encuentra en plena defecación. El origen se desconoce, pero hay diferentes teorías. Por ejemplo, que el ciclo de la vida representado por las heces que fertilizan la tierra traerán buena cosecha y suerte para el año próximo.

Se tiene constancia del Caganer desde finales del siglo XVIII, y tradicionalmente viste como un campesino con la ropa típica catalana. Actualmente existen figuras de personajes populares como políticos o artistas internacionales en la posición típica del Caganer.

4. Noruega: Noche de brujas

Igual que pasa con los austríacos, parece que una de las tradiciones noruegas esté sacada de Halloween. Los noruegos celebran la Navidad ahuyentando brujas. En este país se cree que la noche previa a la Navidad es la noche en que las brujas deambulan libremente.

Para evitar que espíritus malignos entren a las casas, esconden escobas, cepillos o cualquier objeto que pueda servir a una bruja. Además, acostumbran disparar al aire sus pistolas para ahuyentar los malos espíritus.

5. Filipinas: Una navidad llena de luz

En Filipinas se lleva a cabo cada año un festival de farolillos gigantes. Esta celebración se lleva a cabo el sábado previo a Nochebuena. Consiste en una exhibición de varios pueblos que construyen farolillos para competir por cuál es el mejor.

En sus inicios, los farolillos eran hechos con papel de tipo origami y se iluminaban con una vela. Median apenas medio metro. Hoy lucen espectaculares farolillos de más de seis metros y se iluminan con bombillas. Los farolillos hoy parecen caleidoscopios y lucen espectaculares.

6. Italia: La Befana

En este país quien reparte los regalos no es Santa Claus. A diferencia de la mayoría de los países, en Italia se cuenta que cuando los Reyes Magos se extraviaron, acudieron a “La Befana” para que los orientara. Aunque no los pudo ayudar, les dio hospedaje y ellos en agradecimiento la invitaron a unirse.

“La Befana” no pudo unirse a ellos pues tenía mucho trabajo, así que los Reyes Magos partieron sin ella. A los pocos días fue en su búsqueda y se dice que desde entonces recorre el mundo detrás de los Reyes Magos dejando regalos en las casas.

7. Venezuela: Navidad en patines

En Caracas, la capital de Venezuela, la Navidad es calurosa y sobre ruedas. En esa época del año es verano en ese país, y se da la circunstancia de que en su capital, Caracas, la gente tiene una costumbre peculiar.

Aquí lo normal en la mañana de Navidad, es ver las carreteras cerradas al tránsito vehicular. Esto resulta un gran contratiempo en una ciudad que ha estado urbanizada más pensando en los coches que en los transeúntes, por lo que se ven multitudes de personas yendo en patines. Y muchas de ellas se dirigen a misa.

8. Guatemala: un diablo quemado

En Guatemala en diciembre se celebra la quema del diablo. Esta costumbre se ha realizado en Guatemala ya por varios siglos. Junto con esta tradición, las familias acostumbran hacer limpieza profunda en sus casas.

Se aprovecha para sacar objetos viejos y rotos y los juntan en una pirámide de madera. En lo alto de la construcción colocan una figura diabólica y acto seguido se quema. Esta tradición termina cuando se barre la casa con una escoba de paja y rocía con agua bendita.

9. Letonia: un regalo, un cuento

Una costumbre muy bella que se lleva a cabo en Letonia. Consiste en que al mismo tiempo que se entregan los regalos, se recita un cuento corto o poema. La costumbre es que por cada regalo que se reciba, se debe agradecer compartiendo un poema con el resto de la familia.

Sin duda una costumbre muy bella. Sería una buena idea exportarla, y es que quizá podría adoptarse fácilmente en el resto del mundo. Cada uno a su manera, expresando agradecimiento a través de cortos cuentos o poemas.

10. Islandia: 13 días de regalos

Durante los 13 días antes de Navidad, los niños islandeses que se portan bien reciben cada noche un regalo. En este país la tradición dice que los Yules premian con regalos a los niños que se portan bien y les regalan patatas podridas a los que se han portado mal.

Los Yules son seres muy traviesos los que visitan cada noche vestidos con los trajes típicos islandeses. Cada noche los niños dejan sus mejores zapatos para que a cambio los Yules les dejen un regalo.

Los origenes de los Yules se encuentran en celebraciones precristianas propieas de pueblos germánicos de Escandinavia. En esencia eran fiestas dedicadas a la familia y a las ofrendas a los dioses para conseguir fertilidad.

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.