Las 40 mejores frases de Emilia Pardo Bazán

La máxima exponente del naturalismo español y sus célebres frases.
Emilia Pardo Bazán pintura

Emilia Pardo Bazán es, por mucho una de las mejores escritoras españolas. Fue novelista, periodista, traductora, poetisa, crítica literaria, dramaturga, catedrática, conferencista y ensayista.

Nació en 1851 en La Coruña y era descendiente de una familia aristocrática. Su gran trabajo literario y sus ideas vanguardistas nos dejaron como legado un sin fin de reflexiones que te presentamos aquí, en este compilado de las mejores frases de Emilia Pardo Bazán.

40 grandes frases de Emilia Pardo Bazán

Hablar de Emilia Pardo Bazán es hablar de un icono feminista de la literatura española. Cuando el género del realismo llegó a España, Pardo fue una gran entusiasta del movimiento y lo defendió, aunque su estilo se inclinó hacia el naturalismo, un subgénero del realismo.

“Los pasos de Ulloa”, “La madre naturaleza”, “La cuestión palpitante” son solamente algunas de las obras más representativas de Emilia Pardo Bazán. Además de su excelsa literatura, contamos con frases célebres de las que hemos recopilado las mejores a continuación.

1. No hay palanca más poderosa que una creencia para mover las multitudes humanas; no en vano se dice que la religión liga y aprieta a los hombres.

Emilia Pardo Bazán fue una mujer crítica de los sistemas sociales y políticos.

2. Los sentimientos no los elegimos se nos vienen, se crían como la maleza que nadie planta y que inunda la tierra.

Sin duda la dramaturga conocía también muy bien la naturaleza humana y sus motivos.

3. Por la boca solemos morir como los simples peces, y no es muerte propia de hombre avisado, sino de animal bruto, frío y torpe.

En ocasiones la humanidad ha sido muy torpe en su actuar.

4. La educación de la mujer no puede llamarse tal educación, sino doma, pues se propone por fin la obediencia, la pasividad y la sumisión.

Por reflexiones y frases como esta es que Emilia Pardo Bazán es considerada feminista.

5. La dictadura es como una aria y nunca llega a ser ópera.

Una breve pero concisa crítica a la dictadura.

Emilia Pardo Bazán

6. A los pueblos, la excesiva inteligencia les perjudica. Lo que conviene es una masa de gente limitada, que siga dócilmente a un individuo genial.

Una crítica sobre el ejercicio del poder sobre las masas.

7. Amar es un acto. No te fatigues en pensar: ama.

Una frase para reflexionar sobre el amor.

8. La educación física hace que la mujer aumente su estatura y vigor y enriquezca su sangre.

Las mujeres deben siempre buscar ejercitar su cuerpo.

9. Es absurdo que un pueblo cifre sus esperanzas de redención y ventura en formas de gobierno que desconoce.

El pueblo debería estar siempre bien informado para tomar decisiones.

10. Y es que antes se llega a la celebridad con escándalo y talento, que con talento solo; y aun suple a veces al talento el escándalo.

Emilia Pardo Bazán también señaló como se ensalzaban escándalos por encima del trabajo y talento en todas las áreas del arte.

11. La ingenuidad suele parecerse al descaro.

Una gran verdad en una corta frase.

12. La paternidad, en medio de sus calvarios, proporciona goces generosos que no comprendemos los que vivimos acorazados en nuestra prudente abstención.

Las personas que no tiene hijos no podrán comprender algunas situaciones específicas de ejercer la paternidad.

13. Señor, ¿Por qué no han de tener las mujeres derecho para encontrar guapos a los hombres que lo sean, y por qué ha de mirarse mal que lo manifiesten? Si no lo decimos, lo pensamos, y no hay nada más peligroso que lo reprimido y oculto, lo que se queda dentro.

Otra postura feminista sobre no reprimir la opinión y deseo de las mujeres.

14. El mundo es un conjunto de ojos, oídos y bocas, que se cierran para lo bueno y se abren para lo malo gustosisímas.

Desafortunadamente las cosas positivas son pasadas desapercibidas con mayor facilidad.

15. Todas las mujeres conciben ideas, pero no todas conciben hijos.

El valor de las mujeres no radica en su capacidad reproductiva.

16. Grandes dolores de corazón y propósitos de la enmienda suelen quedarse entre las mantas.

Muchas veces no se habla de nuestros dolores y sufrimientos.

17. No me gusta vivir esclava de los moños, me arreglo lo posible, todo lo que cabe, sin derrochar un tiempo que debo dedicar a cosas mejores.

Emilia Pardo Bazán era una mujer práctica que no gustaba de gastar demasiado tiempo en maquillarse o “adornarse”.

18. Sólo la gente superficial e irreflexiva condena el egoísmo, cuando habría que erigirle altares como a numen tutelar: la pasión y el altruismo son los que casi siempre nos ponen en el caso de molestar, dañar y herir al prójimo: el egoísmo nunca. Consejero.

Un párrafo de su obra “Memorias de un solterón” que habla sobre una forma diferente de mirar la actitud egoísta.

19. Por lo general paga tributo a otra manía, insólita y funesta en la mujer: y es su malhadada afición a leer toda clase de libros, a aprender cosas raras, a estudiar a troche y moche, convirtiéndose en marisabidilla, lo más odioso y antipático del mundo.

Parece que las mujeres que gustan de adquirir conocimiento y aprender cosas raras, suelen ser despreciadas y desprestigiadas.

20. Sale a relucir aquello de las tres fieras, toro, torero y público; la primera, que se deja matar porque no tiene más remedio; la segunda, que cobra por matar; la tercera que paga para que maten, de modo que viene a resultar más feroz.

Una crítica u observación sobre la tauromaquia.

21. Si gota de vino para reforzar un poco los espíritus vitales y devolver vigor al cuerpo.

Degustar un buen vino es hasta saludable y benéfico.

22. Los aldeanos no son blandos de corazón; al revés, suelen tenerlo tan duro y callado como las palmas de las manos; pero cuando no está en juego su interés propio, poseen cierto instinto de justicia que los induce a tomar el partido del débil oprimido por el fuerte.

Una gran reflexión sobre la acción del pueblo ante las injusticias.

23. No son las novelas naturalistas que mayor boga y venta alcanzaron, las más perfectas y reales; sino las que describen costumbres más licenciosas, cuadros más libres y cargados de color.

Como crítica tenía posturas acerca de las preferencias por los estilos literarios.

24. Las inteligencias medianas ceden siempre al aplomo que las fascina.

Algunas personas suelen ser más impresionables por el carisma de otras.

25. Tiene cada época sus luchas literarias, que a veces son batallas en toda la línea.

Emilia Pardo Bazán es un referente de la crítica literaria.

26. La pasión política sacaba partido hasta de la estatura, del color del pelo, de la edad.

También mantuvo fuertes críticas sobre el quehacer político.

27. Lo más encogido y apretado que se puede imaginar en el mundo, no acierta a dar idea del grado de reducción que consigue el estómago de un labrador gallego.

Emilia Pardo Bazán tampoco dudo en hacer señalar situaciones que vivían en su país natal.

28. ¡Ay del género humano si la Historia se redujese a la opresión del débil por el fuerte, al triunfo de la violencia!

Acerca de la Historia de la humanidad.

29. Mira delante de ti la suerte de los que fueron; mira delante de ti la suerte de los que serán.

Hay que conocer de nuestra historia para poder mirar hacia donde vamos.

30. Al gallego no se le pesca con anzuelo de aire; allí perdería su elocuencia Cicerón.

Emilia Pardo Bazán no tardaba en hablar desde diversas perspectivas sobre Galicia y su gente.

31. En verdad lo que amamos en la mujer no es la mujer, sino el espíritu; y quien busque en la mujer más que el espíritu, será abandonado por Brahma.

Otra frase acerca de cómo se visualiza a la mujer y su naturaleza.

32. Reñida está la discreción con la verdad: como que la verdad es a menudo la indiscreción misma.

Quizá no se puede ser discreto sin ser honesto y viceversa.

33. La aldea, cuando se cría uno en ella y no sale de allí jamás, envilece, empobrece y embrutece.

Emilia Pardo creía en que había que salir a explorar y conocer el mundo para enriquecerse de conocimiento.

34. Se familiarizaba Durvati con la sangre y el dolor, inseparable de la gloria.

Otra frase extraída de una de sus grandes obras.

35. El gusto malsano del público ha pervertido a los escritores con oro y aplauso.

En ocasiones la preferencia y alabanzas del público vuelven a los escritores en mero objeto de culto.

36. La novela ha dejado de ser mero entretenimiento, modo de engañar gratamente unas cuantas horas, ascendiendo a estudio social, psicológico, histórico, pero al cabo estudio.

Emilia Pardo Bazán, como defensora del naturalismo, argumentaba que la novela ya no era mero entretenimiento.

37. Hay así en la vida momentos supremos en que el sentimiento, oculto largas horas, se levanta rugiente, y avasallador, y se proclama dueño de un alma.

Hay que dejarnos dominar más seguido por el sentimiento.

38. ¿Será cierto que a veces se complace el destino en que por extraña manera, por sendas tortuosas, se encuentren dos existencias, y se tropiecen a cada paso e influyan la una en la otra, sin causa ni razón para ello?

Un cuestionamiento sobre cómo puede ser que el destino juegue e influya con personas y situaciones.

39. Signos eran que denotaban hombres llegados a la meta de las humanas aspiraciones en los países decadentes: el ingreso en las oficinas del Estado.

Una dura crítica a los sistemas políticos de la época.

40. Al pueblo no puede ilustrársele. Es y será eternamente un hatajo de babiecas, una recue de jumentos. Si le presenta usted las cosas naturales y racionales, no las cree. Se pirra por lo raro, estrambótico, maravilloso e imposible.

Emilia Pardo Bazán no tuvo problema en criticar también al público y pueblo que en ocasiones parecía no empeñarse en instruirse.

Meritxell Xaloc

Meritxell Xaloc

Trabajadora Social y Psicóloga

Meritxell Xaloc (Barcelona, 1990) es Graduada en Psicología por la Universitat Autònoma de Barcelona, y Graduada en Trabajo Social por la Universitat de Barcelona. Además, es Máster en Estudios de Género por la Universidad Complutense de Madrid. Entre sus pasiones destacan el ser una intrépida viajera y una amante de los animales, en especial de los felinos.