Cómo disimular las caderas anchas con 10 trucos de estilismo

1 year ago

Rosa Bengall

Mostrar curvas es sexy, pero no siempre nos apetece presumir de caderas, especialmente si son anchas.

Disimular la cadera ancha es posible con algunos trucos.
Disimular la cadera ancha es posible con algunos trucos. Fuente: Unsplash

Somos mujeres, tenemos curvas y por fin comenzamos a mirárnoslas con ojos más amables. La delgadez extrema que tanto ha dado siempre qué hablar comienza a ser desbancada por la sinuosidad de las curvies. Pero aun así, en lugar de lucir con orgullo lo que nuestra naturaleza ha esculpido, nos sentimos temerosas de mostrarnos tal como somos y continuamos preguntándonos cómo disimular las caderas anchas.

Afortunadamente la industria de la moda, espejo en el que tanto nos miramos, comienza a despertar y a rendirse ante mujeres bellísimas cuyas siluetas rompen con los cánones instalados desde hace años. Los arquetipos comienzan a cambiar, a ser más flexibles y variados, para poder representar así de una forma más fidedigna, más real, la belleza que existe en todas las personas.

Nuestro canon de referencia no debería ser el de tal o cual modelo cuya personalidad y estilo de vida nada tienen que ver con los nuestros, sino mirarnos a nosotras mismas y preguntarnos cómo podríamos potenciar ese charm natural que nos viene de serie y nos hace únicas. Y si para sentirnos más favorecidas necesitamos recurrir a ciertos trucos de estilismo, pues para eso están.

Por eso, aunque la línea de la cadera vuelve a emerger como símbolo atemporal de femineidad, para todas aquellas que para veros mejor preferís que pase a un segundo plano, aquí os desvelamos algunos secretillos.

Cómo disimular las caderas anchas con 10 trucos de estilismo

Ten en cuenta estas ideas a la hora de vestirte para conseguir sentirte más segura componiendo tus outfits:

1. Utiliza prendas oscuras para esa zona, pero no solo en negro.

Cualquier tono en su versión más oscura puede servirte (granate, azul marino, verde…), no te tienes por qué restringir al uso del color negro como hace mucha gente. Cualquiera de ellos disimula y te dará más juego para componer tus outfits, aunque eso sí, que sean telas con acabado mate, ya que el brillo da sensación de volumen.

2. Evita los estampados para la parte inferior.

Los dibujos y formas grandes aumentan la sensación de volumen además de focalizar la atención en esa zona. Recurre en su lugar a prendas de colores lisos o con estampados pequeños (Ej. topos) que pasen más desapercibidos a la vista.

3. Usa prendas superiores que sobrepasen la parte más ancha de la cadera.

No solamente en tus tops, sueters o blusas, sino también aplica este tip a las chaquetas o rebecas que utilices si lo que quieres es disimular las caderas anchas. Para ello fíjate ante el espejo cuál es el punto donde ésta presenta su máxima anchura y busca que el largo de las prendas sobrepase unos centímetros esa zona.

Pero siempre sin perder de vista el conjunto; vigila que no te alargue visualmente demasiado el talle porque puede acortar visualmente la longitud de tus piernas. En tal caso, recuerda que con un poco de tacón puedes corregirlo.

4. Recurre a pantalones que abrochan unos centímetros por debajo del ombligo.

De esta forma recogerán bien la cadera sin marcarla demasiado y te permitirá llevar blusas o camisetas por dentro del pantalón. Así podrás ampliar la manera de llevar tus prendas superiores sin limitarte exclusivamente a llevarlos tapando la línea de la cadera.

5. Atrae el foco de atención hacia tus hombros o escote.

¿Tienes la suerte de tener un cuello estilizado y te resulta bonita la forma en que lo ensalzan tus clavículas? ¿O quizás estás especialmente orgullosa de tu escote? En cualquier caso, explota ese atractivo con el que cuentas y busca que las miradas se dirijan preferiblemente hacia esa zona con la que te sientes más cómoda. De esa forma conseguirás que aquello que no te gusta tanto pase más desapercibido.

Potencia tus hombros con líneas más estructuradas en esa zona, como con las americanas o las camisas. El cuello barco en tus tops, las mangas globo y los estampados grandes o con líneas horizontales serán también grandes aliados para ensanchar ópticamente esa zona y así ayudar a equipararla a la anchura inferior para armonizar tu silueta.

Un escote llamativo, una prenda adornada o con volumen a la altura del pecho, así como los collares cortos concentrarán la atención en esa zona que para ti resulta más atractiva y te sentirás más segura al disimular las caderas anchas.

6. Evita los tejidos elásticos o gruesos para las prendas inferiores.

Los primeros no harán otra cosa que redondear y resaltar aquella zona que cubran. Y los segundos aportarán con su grosor mayor peso visual. En definitiva, si se van a ver, olvidémonos de los leggins de lycra que solo servirán para enmarcar y remarcar, así como los pantalones o faldas de lana y otros tejidos propios de invierno que nos pondrán un extra de volumen donde realmente querríamos quitarlo.

7. Olvídate de las cinturillas bajas de cadera.

Cuando utilizamos pantalones o faldas que empiezan en ese punto, estaremos creando una línea horizontal que hará que las miradas se dirijan precisamente ahí, además de que estaremos ensanchando la cadera.

8. Evita los pantalones pitillo o skinny

Al estrecharse demasiado en la zona del tobillo, aumenta la sensación de cadera ancha y muslos voluminosos por potenciar mucho la diferencia de anchura entre ambas partes.

9. Descarta las faldas con mucho vuelo y volumen.

Es preferible que optes por cortes rectos y que se abrochen a la cintura o las que se quedan unos centímetros por debajo del ombligo y tienen caída con forma ligeramente evasé.

10. En definitiva, evita todo lo que aporte volumen a esa zona y a la de los muslos;

Evita los contrastes (sean de color o textura), los colores claros, las rayas horizontales, los adornos (incluyendo cinturones a la cadera), los estampados grandes (mejor si son sutiles, como los lunares pequeñitos) y los bolsillos “orejeros” a la altura de la cadera. Estos últimos puedes coserlos para que queden cerrados o eliminarlos, ya que ensancha ópticamente la cadera.

Rosa Bengall