13 razones por las que te duele el estómago después de tener relaciones

Desvelamos las causas de la incomodidad que se sufre después de intimar.
Por qué duele después de tener relaciones

¿Alguna vez has sentido dolor en el estómago después de tener relaciones sexuales? A veces, este dolor también se produce un poco más abajo, en la zona de la pelvis. ¿Por qué ocurre? ¿Es normal que suceda?

En este artículo conoceremos 13 razones por las que te duele el estómago después de tener relaciones. Como veremos, las causas pueden ser diversas.

Las razones detrás del dolor después de mantener relaciones

A veces, después de mantener relaciones sexuales, sentimos dolor de estómago. Este dolor, muchas veces en realidad es un dolor pélvico inferior (que se extiende más hacia la vagina, no tanto hacia el abdomen); es decir, no es tanto un dolor de estómago.

Sin embargo, pueden darse los dos tipos de forma independiente: dolor abdominal (que se confunde con un dolor “de estómago”), que es más arriba, o pélvico, dependiendo de cada caso. Los especialistas incluso también hablan del dolor abdomino-pélvico.

Pero, ¿por qué aparece este dolor? Las razones pueden ser diversas. Vamos a ver las 13 razones más frecuentes:

1. Postura

Hay posturas sexuales que se relacionan más fuertemente con un posterior dolor de estómago; es el caso de la postura del misionero, o también la postura conocida como “del perrito”. Estas posturas pueden ocasionar una penetración muy profunda, lo que explicaría algunos casos de dolor de estómago después de mantener las relaciones.

Una alternativa para evitar el dolor es optar por otras posturas en el caso de que la penetración con resulte demasiado profunda o incómoda; se puede optar, por ejemplo, y en el caso de relaciones heterosexuales, por posturas donde la mujer se sitúe en la parte superior y el hombre en la inferior.

Estas posturas permiten que se pueda controlar mejor la profundidad de la penetración (así como su fuerza e intensidad). Otra posible alternativa es practicar la posición de la “cucharita” (de lado).

2. Sequedad vaginal

En el caso de las mujeres, cuando les duele el estómago después de practicar relaciones sexuales, una razón que lo explica es la sequedad vaginal. La sequedad vaginal, a su vez, puede tener diferentes causas; por ejemplo, hay algunas píldoras anticonceptivas que la causan. Otra razón es la menopausia, pero también se puede dar por el estado emocional. Una posible solución para ello es el uso de lubricantes sexuales.

3. Infección o inflamación

Otra de las causas que puede originar dolor de estómago después de mantener relaciones es una infección o inflamación vaginal que no se haya tratado correctamente. Las infecciones vaginales pueden causar un dolor importante, que suele ser vaginal y/o pélvico o abdominal. Este tipo de infecciones son causadas tanto por hongos -sobre todo levaduras- como por bacterias -especialmente Escherichia coli- .

Así, si además de padecer una infección vaginal mantenemos relaciones sexuales, las consecuencias de la misma (y el dolor) se agravan, ya que se puede producir más irritación en la zona afectada. Siempre que el sexo nos produzca dolor, es mejor detener la actividad hasta solucionar la causa.

4. Presencia de fibromas

Otra posible causa del dolor de estómago posterior a las relaciones es la presencia de fibromas. Los fibromas, también llamados leiomiomas o miomas, consisten en tumores principalmente benignos, es decir, no cancerígenos, que aparecen en el útero de la mujer. Suelen aparecer en edad fértil, aunque también se pueden originar teniendo otras edades.

De esta manera, aunque estos tumores sean benignos, pueden ocasionar cierto dolor durante las relaciones sexuales (y posteriormente a ellas). Además de dolor, pueden causar calambres musculares, que también se relacionan con el dolor de estómago (o dolor pélvico) ya explicado.

Dolor postcoital

5. Endometriosis

La endometriosis es una enfermedad en la que se manifiesta tejido del endometrio fuera del útero (por ejemplo en los ovarios, trompas de Falopio, vejiga urinaria, intestinos…). Ese tejido del endometrio fuera del útero puede desprenderse (o al menos una parte), lo que provoca sangrado durante la menstruación. El dolor de estómago después de las relaciones sexuales (e incluso durante) es uno de los síntomas típicos de la endometriosis.

Una de las consecuencias de la endometriosis es que los órganos y los tejidos pélvicos se adhieran entre sí en la zona pélvica; de esta manera, penetraciones profundas durante las relaciones sexuales podrían causar dolor. Sin embargo, aunque no exista esa adherencia, también puede aparecer dolor pélvico, debido a la inflamación que genera la endometriosis.

6. Presencia de quiste pélvico u ovárico

Un quiste es una pequeña bolsa recubierta de membrana que contiene una sustancia líquida; los quistes pueden aparecer en diferentes zonas del cuerpo. Si este quiste es pélvico u ovárico, podría ser la explicación del dolor de estómago después de mantener relaciones.

7. Útero inclinado

Tener un útero inclinado hacia atrás es otra posible causa del dolor de estómago posterior a mantener relaciones sexuales. Esta inclinación puede originar ciertas cicatrices, que a su vez ocasionan dolor. Aunque quizás no hayas escuchado hablar del útero inclinado, se estima que hasta un 30% de las mujeres lo tienen.

8. Lesión durante el acto

También puede ocurrir que se lesione alguna zona de las paredes de la vagina durante las relaciones sexuales, especialmente durante la penetración. Esta pequeña lesión, fisura o rasguño puede ocasionar dolor posterior en la zona de la pelvis. Sin embargo, cuando la causa del dolor es esta, si la lesión no ha sido muy grave, el dolor suele desaparecer en pocas horas.

9. Cervicitis

La cervicitis en concreto es una infección del cérvix, la apertura del útero, causada por virus, parásitos, bacterias u hongos. Esta puede ser otra causa de la aparición de dolor abdominal o pélvico después de haber mantenido relaciones. Si además la causa de la cervicitis ha sido el virus del herpes simple, el dolor suele ser más intenso. La cervicitis también puede causar dolor durante las relaciones sexuales.

10. Alergia al látex del condón

Si las relaciones que hemos mantenido han sido con el uso de condón de látex, también puede aparecer dolor abdominal o pélvico si somos alérgicas al látex del mismo. La irritación de la reacción alérgica es la causante del dolor.

11. Cistitis

La cistitis es una inflamación de la vejiga urinaria, originada generalmente por una infección bacteriana. Padecer cistitis y mantener relaciones sexuales también puede causar el dolor pélvico o abdominal.

12. Incompatibilidad entre pene y vagina

Si existe una incompatibilidad de tamaño y/o forma entre el pene y la vagina de la pareja sexual, también puede aparecer dolor pélvico o abdominal, ya sea durante y después de las relaciones sexuales. Este tipo de incompatibilidades normalmente pueden solventarse buscando posturas afines para todos los participantes.

13. Ovarios poliquísticos

Tener ovarios poliquísticos (también llamado Síndrome del ovario poliquístico) implica que las mujeres experimenten períodos menstruales poco frecuentes y/o excesivamente largos, así como niveles de andrógenos (hormona masculina) elevados.

Además, este síndrome hace que se formen folículos (pequeños quistes) en los ovarios y que no se liberen óvulos de manera regular, lo que afecta a la fertilidad. Todo esto puede conllevar dolor abdominal posterior a las relaciones, especialmente si alguno de estos folículos se lesiona durante la penetración.

Referencias bibliográficas

  • Ezcurra, R., Lamberto, N. y Peñas, V. (2009). Dolor abdomino-pélvico en ginecología. An. Sist. Sanit. Navar., 32 (Supl. 1): 49-58.

  • González-Pedraza, A., Ortiz Zaragoza, C., Dávila Mendoza, R., y Valencia Gómez, C.M. (2007). Infecciones cervicovaginales más frecuentes; prevalencia y factores de riesgo. Ginecología, Rev Cubana Obstet Ginecol, 33(2).

  • Linda C. Giudice, M.D. (2010). Endometriosis. N Engl J Med, 362: 2389-2398.

María González Sanz

María González Sanz

Médico de cabecera

María nació en Terrassa en 1992. Es Graduada en Medicina por la Universitat de Barcelona, y actualmente está realizando el periodo de residencia como especialista en Medicina Familiar. Escribe en La Guía Femenina semanalmente enriqueciendo nuestro contenido con temas médicos de gran interés.