Masturbación femenina: beneficios y 6 técnicas para hacerlo

7 months ago

Maria Weevs

Para muchas es un tema tabú, pero es una parte fundamental de nuestra sexualidad. Descubre por qué.

El autoplacer es una parte importante de nuestra sexualidad.
El autoplacer es una parte importante de nuestra sexualidad. Fuente: Unsplash

Así es chicas, vamos a quitar todos los tabúes y hablar sin tapujos sobre la masturbación femenina, porque es algo real y sí, las mujeres nos masturbamos tanto como los hombres, así que para las que aún no lo hacen por prejuicios sociales o vergüenza por algún tipo de creencia, es momento de que empiecen a hacerlo.

La masturbación femenina es más común de lo que te imaginas y es algo muy importante para conocerte, estar segura de ti misma, conocer tu sexualidad y vivirla más plenamente. Por eso hoy queremos invitarte a que te masturbes, por lo que te contamos algunos datos acerca de la masturbación femenina y algunas técnicas que te pueden ayudar en tus primeros encuentros contigo misma.

Beneficios de la masturbación femenina

La masturbación es un proceso de autoexploración y de reconocimiento de nuestra propia sexualidad en el que nos tocamos, reconocemos nuestra vagina, nuestra vulva, nuestro clítoris y nos damos placer hasta llevarnos al clímax sin la necesidad de que alguien más participe. Estás tú sola contigo misma sintiendo y entendiendo lo que te da placer.

Si bien la masturbación femenina es tan natural como la masculina, para muchas mujeres es aún difícil enfrentarse al tema, romper con el tabú y empezar con este proceso de autoexploración, del que pueden obtener una gran cantidad de beneficios físicos y mentales.

Si el placer no es incentivo suficiente, esperamos que estos beneficios que tiene la masturbación femenina puedan convencerte.

1. Conoces mejor tu cuerpo y lo que te gusta

Como te comentábamos, la masturbación femenina es una actividad que te invita a tocarte, a conocer tus genitales, descubrir por ti misma que es lo que te gusta o lo que no te gusta y sentir qué es lo que realmente te da placer. Esto es muy importante para perderle el miedo a tu propio cuerpo y para que puedas tener un mayor control sobre tu sexualidad, haciendo que ésta sea mucho más placentera.

Durante siglos nuestra sexualidad ha estado a merced de los hombres, por lo que es bastante común que muchas de nosotras no sepamos todavía lo que es el placer en las relaciones sexuales, pues hemos estado supeditadas solamente a lo que a nuestra pareja le gusta. Afortunadamente estamos rompiendo con todos los tabúes y somos cada vez más las mujeres que nos masturbamos, lo que nos lleva a conocernos mejor y sentir mucha más seguridad cuando estamos en la cama.

2. Encuentros sexuales más placenteros

A través de la masturbación femenina eres consciente de qué es lo que te hace sentir placer, por lo que en tus encuentros sexuales vas a tener más certeza sobre qué posiciones adoptar, o para dirigir a tu pareja en la forma en que te toca para que logres llegar al clímax.

Eso sí, sacate de la cabeza esas ideas de que si pides o dices algo en la cama tu chico va a pensar que eres muy experimentada o que le estás quitando el control, porque se trata es de un tema de autoconocimiento y confianza en ti misma en un terreno que es de los dos por igual; por el contrario, que tú estés más cómoda con tu sexualidad va a mejorar la calidad del sexo en los dos.

3. Mejora tu estado de ánimo y duermes mejor

¿Qué mejor manera de mantener bajos los niveles de estrés y segregar endorfinas que a través de la masturbación femenina? Pues bien, cuando nos masturbamos liberamos en el cerebro dopamina y oxitocina, hormonas encargadas del placer y la felicidad. Hay estudios que afirman que las mujeres que se masturban con mayor frecuencia son más felices y se afectan menos por el estrés que aquellas que no lo hacen.

Esta liberación de las hormonas de la felicidad y el placer también ayuda a que duermas mejor y que descanses mucho más durante tus horas de sueño.

4. Mantienes tu zona genital al día y libre de infecciones

Con la masturbación femenina trabajas tus músculos pélvicos y mantienes tus genitales sanos y libres de infecciones, pues al masturbarte tu cuello uterino se abre, lo que permite que se liberen bacterias que puedan haberse acumulado en la zona. Al mismo tiempo, estás ayudando a fortalecer tu sistema inmunológico, pues a través del placer estimulas la generación de anticuerpos.

5. Calma los dolores menstruales

El mejor analgésico para calmar esos molestos dolores menstruales es la masturbación femenina, pues a través de la estimulación del clítoris y la vagina además de sentir placer ayudas a relajar el dolor que se produce en la zona baja del abdomen.

Técnicas de masturbación femenina

Ahora que ya conoces lo importante que es la masturbación femenina para tu salud y para tu autoconocimiento y confianza en tu cuerpo, es normal que si nunca lo has hecho antes, no sepas cómo empezar a masturbarte y te de verguenza preguntarle a tus amigas.

Es por esto que te dejamos estas técnicas de masturbación femenina, para que pruebes con ellas y a través de tu propio conocimiento decidas cuál es la que funciona mejor.

1. Masajea y empieza a explorar

Lo primero que debes hacer es conocer tu vagina y tu vulva. Con un dedo empieza a tocar suavemente los labios de arriba a abajo, encuentra tu clítoris y masajealo también. Explora toda tu vulva lenta y suavemente para que la conozcas completamente y entiendas en qué zonas sientes más placer o te estimulan más.

2. Masajea tu clitoris de forma circular

Esta es una de las técnicas de masturbación femenina que utilizamos todas las mujeres con mayor frecuencia. Lo que debes hacer es estimular el clítoris con los dedos (pueden ser dos o cuatro para que abarques una zona más amplia, como tú quieras) haciendo un masaje en forma circular, ya verás como el placer empieza a invadirte.

Eso sí, siéntete libre de cambiar la velocidad o intensidad del movimiento, pues se trata de lo que a ti te guste y en estos casos la mejor guia eres tú y lo que tu cuerpo te va diciendo.

3. Utiliza objetos, como la ducha

Si todavía sientes vergüenza de empezar a tocarte, puedes ir abriendo tu mente y tu camino a la masturbación estimulando con objetos tu vagina y no directamente con los dedos. Muchas de nosotras empezamos poniéndonos el chorro de la ducha directamente en la vagina, te puede producir tanto placer que puedes terminar tocándote sin darte cuenta.

Hay quienes también prefieren estimular el clítoris a través del roce con objetos como una toalla enrollada o una almohada (puede sonarte extraño pero es más común de lo que te imaginas y muy placentero). Lo que debes hacer es moverte sobre la toalla o la almohada de tal manera que puedas frotar tu vagina contra ellos.

4. Una leve penetración

Si ya has explorado tu vagina y masajeado tu clítoris, también puedes probar un pequeña penetración con tu dedo, otra técnica de masturbación femenina. Acuéstate y apoya tus pies para que tus rodillas queden levantadas, abre las piernas y penetra con tu dedo medio tu vagina. Si puedes, estimula el clítoris al mismo tiempo, te hará ver estrellas.

5. Utiliza vibradores

Hoy en día existen infinidad de vibradores y dildos para todos los gustos; algunos hechos para penetrar, otros para masajear superficialmente el clítoris o incluso con ambas opciones, los vibradores son una excelente opción para masturbarte.

Como con todo el tema de la masturbación femenina, hay tabúes alrededor del uso de vibradores con los que tienes que romper, pues es súper normal y te aseguramos de que más de una de tus amigas tiene el sueño. Si no quieres pasarte por el sex shop puedes comprarlo online.

6. Las fantasías

Si bien no es una técnica de masturbación femenina en sí, es un factor fundamental para darte placer. Con tus pensamientos eres libre de hacer lo que quieras, con quien quieras y en donde quieras, así que no limites tu mente y deja volar tu imaginación. Tampoco te juzgues por lo que venga a tu cabeza y disfruta de ti misma y del placer.

Maria Weevs