Candidiasis vaginal: causas, síntomas y tratamiento

1 month ago

Amanda Coeting

Las mujeres que conocen esta infección ya se inquietan cuando sienten picor e irritación en las zonas íntimas. En este artículo explicamos todo aquello que nos es relevante conocer sobre la candidiasis vaginal

Candidiasis vaginal
La candidiasis vaginal es siempre una infección muy inoportuna

A lo largo de nuestra vida las mujeres podemos padecer infecciones vaginales. El mayor causante de todas ellas es un hongo que produce lo que se conoce como candidiasis genital o vaginal, y se caracteriza causarnos malestar a diferentes niveles.

En el presente artículo vamos a explicar todo lo que necesitas saber sobre la candidiasis vaginal, incluyendo causas, síntomas y tratamiento. Es una infección que no nos debe alarmar, pues en ciertas situaciones es no es sorprendente que aparezca y existen tratamientos efectivos para combatirla.

¿Qué es la candidiasis vaginal?

En nuestro cuerpo existen pequeñas cantidades de hongos que tienen funciones que nos son beneficiosas, como luchar contra otros microorganismos que nos son dañinos. Aún así, en algunos momentos estos pueden descontrolarse y reproducirse más de lo normal en nuestro cuerpo.

Esto provoca infecciones, y la que nos ocupa en particular está provocada por hongos del tipo Candida. Este tipo de hongo está presente en muchas personas en la zona de la boca y la faringe y en el intestino, aunque también se localizan en otras zonas calientes y húmedas de nuestro cuerpo, como los ojos o los órganos genitales.

Las mucosas son las zonas más susceptibles de infección, pero pueden causar problemas en otras partes del cuerpo. En cualquier caso, la zona en la que más infecciones sufre es en los genitales.

Causas

Estas infecciones se dan más fácilmente en pacientes que se encuentran debilitados por otras enfermedades, o bien que se han sometidos a tratamientos médicos y quirúrgicos invasivos. Un sistema inmunitario alterado por cualquier razón (resfriado, quimioterapia, SIDA) puede dar lugar a este tipo de infección.

De hecho, la candidiasis vaginal es una de las formas de infección más frecuentes del tipo de hongo Candida. El hongo, que se encuentra en la piel pero sobre todo en los intestinos, puede propagarse hacia los genitales de forma oportunistab. En condiciones de salud estos hongos no acostumbran a causar problemas, pero cuando la persona se encuentra enferma aprovechan para reproducirse.

También el uso cada vez más generalizado de antibióticos, contraceptivos orales y otros medicamentos como los corticoides hacen que el medio de la vagina favorezca el crecimiento de los hongos. Además, la candidiasis vaginal es más frecuente en mujeres que están embarazadas o que tienen diabetes.

Síntomas

Los primeros síntomas de que se padece candidiasis vaginal es que se produce irritación y picor en la vagina. En algunos casos los genitales femeninos pueden inflamarse y ponerse rojos, pudiendo tener secreción vaginal más o menos ligera.

La pared vaginal puede quedar entonces recubierta por una sustancia blanca parecida al requesón. A pesar de eso, el aspecto de los genitales puede ser normal, pero las relaciones sexuales pueden llegar a doler en caso de sufrir candidiasis vaginal.

El diagnóstico se puede confirmar en el laboratorio a través de examinar una muestra de la vagina a través del microscopio.

Candidiasis genital en los hombres

La candidiasis vaginal también se conoce como candidiasis genital, aunque este término incluye la afectación de este hongo también en el caso de los hombres. Y es que los hombres también pueden sufrir de esta infección en el pene.

Habitualmente los hombres no presentan síntomas tan molestos, pero ciertamente pueden presentar síntomas de irritación y dolor en el glande, especialmente después del acto sexual.

Puede darse más fácilmente en hombres que tengan el prepucio cubriendo el glande, pues dentro hay más humedad y el hongo se desarrolla mejor. El glande y la parte del prepucio pueden estar de color rojizo y haber pequeñas úlceras, además de estar cubiertas por grumos de color blanco parecidos al requesón.

¿Cómo se contrae la candidiasis?

En realidad, esta es una pregunta inadecuada porque la candidiasis no es una enfermedad que se contraiga. Este hongo, como hemos explicado, ya se encuentra en nuestro cuerpo antes de producirse la infección. Sencillamente fue capaz de superar nuestras barreras naturales para frenar su proliferación descontrolada.

Al ser un hongo que vive en el tracto intestinal la infección se produce en la región perianal, es decir, entre el ano y la vagina. Es algo que no siempre se puede evitar, pues no vivimos en una burbuja, Pero en cualquier caso, cabe señalar que buena higiene y la forma adecuada de limpiarse después de defecar es importante. Si la mujer se limpia hacia delante, los gérmenes presentes en las heces pueden entrar en la vagina.

Este hongo puede llegar a ser transmitido de una persona a otra por vía sexual dado que la boca y el ano son las zonas más probables como fuentes de infección. Por eso el sexo oral y el sexo anal pueden ser razón de infección. El sexo vaginal también lo puede ser si uno de los dos tiene candidiasis en los genitales.

Eso sí, es interesante destacar que la transmisión dada por via sexual no implica que se tenga que sufrir la infección. Al fin y al cabo, el hongo adquirido tendrá que enfrentarse a las mismas defensas del cuerpo a las que se enfrenta el hongo que ya estaba presente en el propio cuerpo de quien lo debe enfrentar.

Tratamiento

Al ser el hongo el causante de tal dolencia, la candidiasis vaginal se puede tratar con medicamentos antifúngicos de modo muy efectivo.

Una de las formas son las pomadas o cremas de aplicación vaginal, si bien también existen las pastillas de toma oral. La tasa de éxito es en ambos casos superior al 90%, pero la toma oral es más simple, cómoda y corta, por lo que en general es la más utilizada.

El uso de este medicamento es puntual, para cuando aparece la infección, si bien algunas mujeres pueden necesitar un tratamiento más prolongado para curarse de la infección. Lo que ocurre en estos casos es que son mujeres que por lo general sufren episodios recurrentes de candidiasis, por lo que es pertinente dejar actuar unos días más el medicamento.

Referencias bibliográficas

  • Bava, A.J. (1987). Relación entre la presencia de Candida y la flora microbiana de la vaginitis. Rev Argent Micol, 10(1), 3-5.

  • Pfaller, M.A. y Diekema, D.J. (2007). Epidemiology of invasive candidosis: a persistent public health problem. Clin microbiology Rev, 20:133-63.

Amanda Coeting