15 buenas razones para dejar la leche

3 weeks ago

Dolores Agüero

A pesar de la insistencia en que tomamos leche verás que pueden pesar más las razones para no hacerlo

14 buenas razones para dejar la leche

Antes de vivir en la sociedad de la abundancia, un vaso de leche era un alimento magnífico para nutrirse. Sin embargo hoy en día la industria alimentaria ha conseguido que pensemos que es un alimento imprescindible y que debemos tomarlo a todas horas.

Se ha ido vendiendo la idea de que que si no tomamos suficiente leche sufriremos osteoporosis cuando seamos viejos. Pero la cruda realidad es que producir leche es muy rentable y quieren que la compres. A diferencia de lo que nos han hecho creer no la necesitamos, y desde La Guía Femenina abogamos por dejar de tomar leche.

Los 15 motivos por los que deberías dejar de tomar leche

Contrastando con lo que nos han estado contando durante decenios, la leche no es un alimento indispensable. Su sobreingesta comporta una serie de problemas que no podemos pasar por alto, a pesar de que los grandes lobbies alimentarios presionen para que continuemos consumiendola.

A continuación vamos a mostrar 15 razones fundamentales para que puedas reflexionar sobre el consumo de leche. Tal vez llegues a nuestra misma conclusión, que no es otra que la de dejar de tomar leche.

1. Fragilidad ósea

Diferentes estudios demuestran que tomar demasiada leche puede conllevar fracturas óseas. Los huesos no solamente están formados de calcio, y este mineral puede llegar a desplazar a otros que también necesitamos como el fósforo o el magnesio. Al final esto se traduce en más fragilidad y posibles fracturas.

2. Calcificaciones

En relación con el punto anterior, demasiado calcio puede ser malo para diferentes tejidos. En las articulaciones se pueden formar calcificaciones. Esto desarrolla unas afectaciones con un dolor y unas complicaciones que nadie desea. Dejar de tomar leche acaba siendo mejor idea que tomarla.

3. Pérdida de masa ósea

En la leche hay mucha proteína y por lo general vamos sobrados de este tipo de macronutriente. Si tenemos excedente de proteína en nuestra dieta nuestros huesos se pueden descalcificar. Se trata de un efecto secundario al metabolismo de una ingesta de proteína desmesurada.

3. Alergias

Hay muchas personas que desarrollan alergias relacionadas con la leche. Generalmente esto sucede en la niñez en forma de intolerancias. Se puede producir anafilaxia, son unos síntomas muy característicos cuando se produce una alergia, y hasta vómitos. Algunos niños que tienen alergias a la leche también desarrollan síntomas similares al asma.

4. Intolerancia a la lactosa

También hay quien es intolerante a la lactosa, y una gran parte de estas personas no lo saben. La lactosa es un azúcar presente en la leche que en general no es fácil de digerir. Lo que pasa es que hay personas que carecen de la lactasa, el enzima que lo cataboliza. Esto puede comportar síntomas tales como inflamación, diarrea o náuseas.

5. Antibióticos

A las vacas les dan antibióticos para no enfermar. Como las crían a montones y viven en pequeñas parcelas unas al lado de las otras, se les administra antibióticos extensivamente para que no contraigan enfermedades. Estos antibióticos pasan a la leche sin que se pueda hacer nada, por lo que cuando tomes leche estarás tomando también antibióticos.

6. Acné

Los adolescentes de hoy en día sufren de mucho acné, y esto se debe sobre todo a la alimentación y el estrés. Muchos estudios concluyen que los productos lácteos están incrementando los casos de acné. Afecta eminentemente a adolescentes, pero también a adultos, y en cualquier caso la salud cutánea se puede ver resentida aún sin acné.

7. Hormonas

Se ha observado que tomar mucha leche altera el la producción hormonal. Se cree que el procesamiento de la leche hace aumentar los niveles hormonales de la bebida, afectando a las personas. Esto desencadenaría un desorden hormonal en los humanos.

8. Cáncer

Se ha detectado más prevalencia de ciertos cánceres en las personas que consumen mucha leche. Los casos que más destacan son los cánceres de ovarios y de próstata. Muchos oncólogos recomiendan retirar los lácteos de la dieta para poner dificultades de progreso al cáncer.

9. Grasa saturada

Si bien la grasa saturada de por sí no es mala, por lo general tomamos demasiada. Una ración de leche lleva el 20% de la cantidad diaria recomendada de grasa saturada. Si tomamos leche diferentes veces durante el día debemos controlar mucho más los otros ingredientes, cosa que habitualmente no hacemos.

10. Aumento de peso

Estadísticamente está demostrado que quienes toman leche tienen tendencia a pesar más que quienes no toman. A pesar de que mucha gente piensa que es un líquido como cualquier otro, la leche es un alimento muy calórico. Si quieres cuidar tu línea tomar demasiada leche no es una gran idea.

11. Inflamación

Leche no es fácilmente digerible y hay muchos intolerantes, por lo que puede provocar hinchazón. No se trata de un alimento agradecido a nivel gastrointestinal, y al poder pasar demasiado tiempo ahí sus azúcares pueden fermentar. Esto provoca irritación y gases que pueden ocasionarnos molestias.

12. Flemas

La leche promueve la producción de flemas. Este fluído corporal segregado por la mucosa del aparato respiratorio se ve incentivado por el consumo de lácteos. Se ha observado que retirando la leche de la dieta se reduce la cantidad de flema que tienen las personas.

13. Tos

Además de flemas, tomar demasiada leche puede producir tos. Después de tomar leche hay muchas personas que detectan mucosidad espesa en su garganta. Esto acaba provocando tos, la cual también puede originarse si se toma la leche muy fría directamente de la nevera.

14. Vida animal miserable

Tal vez la más importante. Las vacas que producen la leche que bebemos viven una vida miserable. Son fecundadas artificialmente y a la que tienen la cría se la retiran para hacer carne con ella. Entonces esta industria se aprovecha de su producción de leche para lucrarse hasta que no produce más y el proceso vuelve a empezar.

Esto hasta que el animal no es rentable, y viviendo en unas condiciones de higiene y cautiverio muy lamentables. No hay que olvidar que las vacas son mamíferos y tienen sentimientos como por ejemplo los perros.

15. Existen otras fuentes de calcio

A pesar de que nos hagan creer que solamente tomando leche podemos garantizar nuestras necesidades de calcio, esto es falso. Podemos tener calcio gracias a frutos secos, verduras de hoja verde, productos del mar, avena, legumbres, etc. No hay que olvidar que hay poblaciones del mundo que no toman leche y que somos el único animal que lo hace en edad adulta.

Referencias bibliográficas

  • Cohen, R. (1998). Milk: The Deadly Poison. EE.UU.: BookWorld Press.

  • Michaëlsson, K., Wolk, A., Langenskiöld, S., Basu, S, Warensjö-Lemming, E., Melhus, H. y Byberg, L. (2014). Milk intake and risk of mortality and fractures in women and men: cohort studies. BMJ, 349, 1-15.

  • Oski, F.A. (2010). Don't Drink Your Milk. EE.UU.: Teach Services.

Dolores Agüero

Nutricionista