Las 7 posturas de yoga más comunes y para qué sirven

7 months ago

Maria Weevs

Cada una de estas posturas o asanas tiene diferentes beneficios para tu cuerpo y mente. ¡Descúbrelos!

Cada postura tiene sus beneficios para cuerpo y mente.
Cada postura tiene sus beneficios para cuerpo y mente. Fuente: Pexels

El yoga es una práctica oriental que se ha popularizado mucho entre todas nosotras, pues trabajamos el espíritu a través del cuerpo mientras nos fortalecemos físicamente. Se trata de tres elementos que se trabajan unidos: la respiración (pranayama), las posturas (asanas) y las secuencias de posturas (vinyasa-krama).

Hay diferentes prácticas de yoga pero hoy queremos explicarte algunas de las posturas de yoga que son comunes en las diferentes prácticas y para qué sirve cada una, pues cada asana o postura de yoga tiene una razón de ser para tu mente, cuerpo y espíritu.

¿Cuáles son los beneficios de las posturas de yoga o asanas?

Debes saber que las asanas o posturas de yoga son una manera de alcanzar el bienestar físico y mental a través de la concentración y no un fin en sí mismo como algunas piensan. Se trata más bien de lograr el equilibrio y la concentración a través de la respiración en esa postura en la que estamos.

A través de cada postura escuchamos a nuestro cuerpo, le damos atención, nos damos cuenta de cómo nuestra mente y nuestro cuerpo interactúan y evolucionan con la postura de yoga que estemos haciendo. Te contamos sobre los beneficios de algunas de las posturas de yoga más comunes entre las diferentes prácticas.

1. Tadasana o postura de la montaña

Aunque pareciera que es una postura de yoga muy fácil de hacer, porque a primera vista es simplemente estar de pie con los brazos extendidos a los lados, es una asana que requiere mucho de nosotras mismas y nuestro autoconocimiento corporal.

Para realizar la postura de la montaña se involucran la columna vertebral y los músculos de los brazos sin contraer los hombros. Es una asana para tomar conciencia de los apoyos de nuestros pies y de los desequilibrios que podamos tener en la cadera o en la espalda, mientras nos invita a enraizarnos en la tierra.

Postura de Talasana.
Postura de Talasana. Fuente: Disponible en: yogajournal.com

2. Adho Mukha Svanasana o postura del perro boca abajo

Es una de las posturas de yoga esenciales para la práctica. Es una postura de transición y de descanso que nos toma bastante tiempo dentro de la práctica de yoga para que nuestro cuerpo pueda hacerla correctamente. Funciona muy bien para fortalecer los músculos de la espalda, los hombros, los brazos y las piernas.

Es una asana que energiza el cuerpo y te ayuda a aliviar el estrés, el insomnio y la fatiga. También te puede ayudar con los dolores menstruales y ha mejorar la digestión. Además es una postura de yoga para enraizarnos, conectar con la tierra a través de los dos apoyos que tenemos: las manos y los pies.

Postura de Adho Mukha Svanasana.
Postura de Adho Mukha Svanasana. Fuente: Disponible en: yogajournal.com

3. Bhujangasana o postura de la cobra

Esta es otra de las posturas de yoga más utilizadas a lo largo de la práctica. Es una asana muy interesante porque te ayuda a nivelar la energía sexual con la energía umbilical. Además es excelente para darle flexibilidad a la columna, reforzar la parte baja de la espalda y deshacer cualquier tensión que pueda haber en esta zona.

El hacer esta asana constantemente también te ayuda a masajear los órganos femeninos, a darle fuerza y vitalidad al cerebro y mejorar tu concentración ayudando a centrar tu mente. También va a mejorar la resistencia de tu cuerpo al estrés, pues esta postura mezcla relajación y tensión en diferentes intensidades.

Postura de Bhujangasana.
Postura de Bhujangasana. Fuente: Disponible en: yogajournal.com

4. Balasana o postura del niño

La postura del niño es una postura de descanso que te devuelve a la armonía y al equilibrio y que te ayuda a abrir la mente. Normalmente se practica intercalada con otras asanas más intensas para extender la columna y relajar. Esta es de las posturas de yoga con la que puedes hacer mayor conciencia de tu respiración y de cómo tu cuerpo, especialmente en la zona abdominal, se mueve con cada inspiración y expiración.

Balasana o postura del niño.
Balasana o postura del niño. Fuente: Disponible en: yogajournal.com

5. Chakrasana o postura de la rueda

¿Te acuerdas de esa rueda que solíamos hacer en la clase de gimnasia cuando eramos niñas? Bueno, pues se trata de una asana muy similar que necesita de cierta fuerza en la parte superior del cuerpo para lograr este estiramiento.

Esta es una de las posturas de yoga más interesantes porque se estimulan todos los chakras y vigoriza tu cuerpo y tu mente. Además es excelente para estimular el sistema circulatorio, fortalecer la columna y tonificar abdomen, piernas y brazos.

Postura de Chakrasana.
Postura de Chakrasana. Fuente: Disponible en: yogajournal.com

6. Sarvangasana o postura de la vela

Otra de las posturas de yoga que nunca faltará en tu práctica, a menos que estés con el periodo. Es una asana que estimula todo el cuerpo ya que al ser una postura invertida, se “invierte” el flujo sanguíneo hacia la cabeza.

Es una postura que te ayudará a calmar el estrés y la ansiedad, a descansar la mente, a reducir la fatiga y a aliviar el insomnio. Además es excelente para tonificar piernas y glúteos, te ayuda a mejorar la digestión y a estimular la tiroides y la cavidad abdominal. Es también muy energizante, cuando estés muy cansada, 15 minutos en la postura de la vela te devolverán a tu estado normal.

Postura de Sarvangasana.
Postura de Sarvangasana. Fuente: Disponible en: yogajournal.com

7. Vrkasasana o postura del árbol

Esta es una de las posturas de yoga que se tratan de dar equilibrio a tu cuerpo, de lograr que tus pies sean las raíces del árbol y tu brazos las ramas. Nos ayuda a trabajar el equilibrio entre cuerpo y mente mediante la concentración; fortalece los músculos de los tobillos, pantorrillas, muslos y la columna vertebral mientras estira el pecho, los hombros y la ingle.

Si sufres de pie plano esta asana te ayuda a mejorarlo, al igual que con la ciática.

Hay muchas otras posturas de yoga que según el tipo de práctica que tengas, puedes utilizar para mejorar la relación entre tu cuerpo, tu mente y tu espíritu, así que no esperes más para comenzar a practicar yoga.

@image1265)

Maria Weevs