Cómo pedir perdón (y quedar bien) en 6 pasos

1 year ago

Ingrid Dalmau

Disculparse puede llegar a ser todo un arte... ¡Nosotras te ayudamos a mejorarlo con estos consejos!

Disculparse es todo un arte.
Disculparse es todo un arte. Fuente: Unsplash

Pedir perdón puede ser complicado si no encontramos las palabras adecuadas. Y encontrarlas puede ser decisivo si queremos que la otra persona nos perdone. Pero a veces no basta con encontrar la palabra adecuada, sino que lo más importante es cómo hacerlo.

Todos cometemos errores, pero no todos somos capaces de realizar una buena disculpa. Por eso te explicamos cómo pedir perdón de la mejor forma si quieres mostrar sincero arrepentimiento y hacer las paces con la otra persona.

Cómo pedir perdón de forma eficaz

Estas son las pautas que deberías seguir si quieres disculparte de verdad:

1. Reconoce tus errores

Antes de saber cómo pedir perdón, el primer paso es reconocer y aceptar que algo hiciste mal. Si no eres consciente de que algo ha podido molestar a la otra persona, no creerás en la necesidad de disculparte y por mucho que trates de mostrar arrepentimiento no parecerá sincero. La sinceridad con el otro y con uno mismo es la clave, por lo que debes ser honesto y admitir que puedes haber cometido algún error.

A su vez, no conocer lo que ha podido originar un enfado no te permitirá comunicarte con la otra persona. Antes de pedir disculpas debes hacer saber a la otra persona que detectas y reconoces tu error. Esto les hará saber que comprendes su reacción en primer lugar y que estás dispuesta a asumir las consecuencias.

2. Muestra arrepentimiento

Una vez has reconocido tus errores y has asumido las consecuencias, el siguiente paso sobre cómo pedir perdón es mostrar un sincero arrepentimiento por tus actos. No basta con señalarlos y asumirlos, sino que debes demostrar a la otra persona que también te parece algo dañino y que no se volverá a repetir.

Puede parecer un punto obvio, pero lo cierto es que uno de los motivos por los que a la mayoría de personas les es difícil disculparse es que no están dispuestas a ceder tan fácilmente y a explicitar que han hecho algo malo.

Nunca digas nunca. Tampoco es fácil prometer que no volverás a cometer el mismo error, pero hacer saber a la otra persona que no quieres que se repita es necesario para devolverle la confianza.

3. Aclaración

Una vez se ha demostrado que se reconoce el error y hay arrepentimiento, aclarar lo sucedido es necesario para no dejar ningún problema sin resolver. Es bueno saber cómo pedir perdón, pero lo mejor es saber primero si la situación puede tener arreglo. No todos los aprietos que nos pueden llevar a un enfado serán imposibles de solventar.

Puede incluso que se hayan producido malentendidos entre vosotros y todo quede en nada. Dicen que las cosas se arreglan hablando, y así puede ser en este caso. Por lo tanto, hablar sobre lo ocurrido será beneficioso para ambos y podréis conocer mejor el problema y las posibles soluciones.

4. No busques otros culpables

Puede que al tratar de aclarar el punto anterior hayan surgido temas delicados o haya salido a colación que los problemas no son sólo tuyos. Es posible incluso que la otra persona haya podido tener parte de culpa en la discusión. En cualquier caso, no culpes al otro.

Si tratas de señalar a la otra persona como el origen de tu reacción o de tus actos, le estarás demostrando que no quieres asumir tus responsabilidades. Piensa también que lo que estás intentando es disculparte, no justificarte, por lo que tratar de poner excusas a lo ocurrido no hará más que empeorar la situación.

5. No lo tomes como una competición

No tomárselo como una competición es básico para solucionar la situación, porque aquí nadie pierde ni gana. Es fácil que la discusión termine en ver quién tiene razón y lo que busques sea cambiar las tornas, pero nunca debes tomar el hecho de pedir perdón como una derrota o como una señal de debilidad.

Tampoco debes ver la obtención de la disculpa como un triunfo sobre el otro, porque el objetivo aquí es lograr su perdón y sanar vuestra relación. Así que deja a un lado tu ego y asume que el único propósito es la conciliación.

6. Propón una compensación

El mal ya estará hecho, pero siempre puedes tratar de compensar tu error de alguna forma. Ya sea proponiendo algún gesto de generosidad o algún tipo de arreglo, demuestra a la otra persona que tienes intención de reparar tu error o compensarlo.

Si muestras interés en arreglar el problema o tener un gesto con la otra persona, les demostrarás que tienes interés en la relación y en esforzarte por hacer todo lo posible para mantenerla.

7. No te disculpes, pide perdón

La cuestión no es sólo disculparse, sino pedir el perdón del otro. Si pides de forma explícita que te perdone, estarás dando a la otra persona la opción de responder a tu petición y le estarás cediendo la responsabilidad de arreglar la discusión.

Es importante que para ello les puedas dejar un espacio de tiempo para que asimilen la situación y decidan. Aunque se trate de una persona a la que no volverás a ver, también será beneficioso pedir que te disculpen y hacer las paces antes de seguir diferentes caminos. De esta forma no dejarás asuntos pendientes que te puedan generar remordimientos en un futuro.

Una vez hecho todo esto, ya sólo queda esperar la respuesta y el perdón de la otra persona. Pedir disculpas seguirá siendo una tarea complicada e incómoda, pero esperamos que estos consejos sobre cómo pedir perdón te ayuden a probar que son realmente sinceras y que has hecho todo lo que ha estado en tu mano para demostrarlo.

Ingrid Dalmau