5 tipos de trenzas fáciles de hacer

1 year ago

Ingrid Dalmau

Hasta las más perezosas podrán lucir un peinado increíble con estas rápidas y sencillas trenzas.

Las trenzas más sencillas de realizar.

Existen muchos tipos de trenzas y formas de realizarlas, pero la mayoría nos parecen tan complicadas que muchas veces ni lo intentamos.

Si te da pereza arreglarte el pelo o no dispones de mucho tiempo por las mañanas, seguramente acabarás optando por llevarlo suelto o recogido con una simple coleta.

Amplía tus posibilidades con estos tipos de trenza fáciles de hacer. ¡Puedes dominarlos en menos tiempo del que piensas!

¿Cuáles son los tipos de trenzas más fáciles de hacer?

En este artículo te enseñamos cómo hacer paso a paso las trenzas más sencillas, para que puedas salir de casa bella y sin perder mucho tiempo.

1. Trenza básica

Si eres principiante y quieres empezar por el peinado más sencillo, prueba en primer lugar con el tipo de trenza básica. Es la más fácil y rápida de hacer, pero servirá también como base para otras trenzas más elaboradas.

En primer lugar, separa tu cabello en tres secciones diferenciadas. Dependiendo de la altura a la que desees la trenza, deberás empezar a separar el pelo en un punto u otro. Si quieres una trenza baja, separa el pelo en un tramo cercano a la nuca. Si en cambio le quieres dar un toque distinto y hacer una trenza elevada, empieza separando el pelo por la coronilla.

Para realizar este tipo de trenza, ve entrelazando las diferentes secciones, empezando por cruzar la sección derecha por encima de la parte central. Haz lo mismo con la sección izquierda sobre la que ahora es la central.

Repite este proceso alternando los lados, siempre cruzando los mechones que forman las secciones externas sobre el mechón que forma la sección central. Procura que la trenza vaya quedando firme y ajustada.

Cuando queden unos centímetros de cabello sin trenzar (lo ideal son unos 5 centímetros) sujeta el final de la trenza con una goma. Tiene que quedar bien apretada para que la trenza no se acabe deshaciendo.

2. Trenza de cuerda o twist

La trenza de cuerda, también llamada twist por el espiral que forma, es otra de las más sencillas. Es ideal para recogerte el pelo de una forma diferente y sin perder tanto tiempo como con otros tipos de trenzas.

Lo primero que debes hacer es recogerte el pelo en una cola de caballo, que seguidamente has de dividir en dos secciones iguales. Luego coges una sección con cada mano y las retuerces o enroscas en una misma dirección, por ejemplo la izquierda.

Una vez enroscadas, debes entrelazar ambas secciones entre sí en la dirección opuesta, en este caso la derecha. La trenza debe formar un espiral similar al de una cuerda gruesa. Termina la trenza con una goma de pelo.

3. Trenza Francesa

La trenza francesa es una de las más favorecedoras y más sencilla de lo que parece.

Para empezar, debes juntar una primera capa de cabello y sujetarla a media altura en la parte posterior de la cabeza. Esta porción de cabello es la que empezarás a trenzar siguiendo el mismo procedimiento que el de la trenza básica. Es decir, separando esa primera capa en tres secciones que irás entrelazando.

Cuando hayas entrecruzado un par de veces las tres secciones, recoge un mechón del lado derecho del pelo sobrante y añádelo a la parte exterior derecha de la trenza. Luego, cruza esta sección derecha junto con el mechón añadido por encima de la sección central.

Realiza la misma acción pero en la parte izquierda, añadiendo un mechón del pelo sobrante a la parte izquierda de la trenza. Luego cruza esta parte por encima de la sección central.

Para que se entienda mejor, la idea es ir agregando a la trenza central básica los mechones de pelo de la capa que habíamos dejado sin recoger. Repite este procedimiento hasta llegar a la nuca y hasta que todo el pelo de la raíz esté ya recogido en la trenza central.

Al llegar a la nuca, puedes simplemente recoger el pelo restante con una goma de pelo o pasador, o bien seguir entrelazando una trenza básica.

4. Trenza Holandesa

La trenza holandesa es idéntica a la francesa, pero se diferencian en que los mechones de ésta se entrecruzarán por debajo de la sección central.

Debes empezar también juntando una porción de cabello de la capa superior y dividirla en tres secciones. Empieza formando una trenza básica, pero esta vez cruza los mechones de los lados por debajo de la sección central.

A partir de aquí, sigue trenzando de la misma forma en que lo hacías con la trenza francesa, recogiendo mechones de pelo del resto de capas y añadiéndolo a las secciones que has separado previamente. La diferencia es que esta vez pasarás los mechones de pelo por debajo de la sección central.

Una vez llegues a la nuca, sigue con el trenzado siguiendo el procedimiento básico, sin olvidar que los mechones se siguen entrelazando por debajo de la sección central. Termina recogiendo con una goma de pelo o pasador y dejando unos centímetros de cabello suelto.

5. Trenza de Espiga o Cola de pez

La trenza de espiga, también llamada cola de pez, es otra de las trenzas más utilizadas y que mejor te sentarán. Este tipo de trenzas se pueden hacer de distintas formas, pero en este artículo te explicamos la más sencilla.

Para empezar, separa el cabello por la mitad en dos secciones iguales. Seguidamente, coge un pequeño mechón de la parte interna de la sección derecha y crúzalo por encima para mezclarlo con la sección izquierda.

Haz lo mismo pero con algún mechón de la parte izquierda, llevándolo por arriba hasta mezclarlo con la sección derecha. Repite el proceso una y otra vez, alternando los lados y tratando de que los mechones se fundan bien en cada sección.

Al acabar, deja algunos centímetros libres y recoge con una goma de pelo o pasador. Este tipo de trenza lo puedes crear tanto en el centro o como a un lado para darle un toque romántico.

Ingrid Dalmau