Los 10 tipos de trenzas más populares

1 year ago

Ingrid Dalmau

Descubre cuáles son las formas de trenzar más populares para lucir un peinado diferente e ir a la última.

Existen muchas formas de trenzar el pelo.

Las trenzas son uno de los peinados más favorecedores y versátiles que hay, y en los últimos años han vivido un resurgimiento, convirtiéndose en indicador de ir a la última.

Existen tantos tipos de trenzas como imaginación tengamos y las posibilidades de variarlas son infinitas, por lo que en este artículo recopilamos los 10 tipos de trenzas más populares y que más se llevan actualmente.

Los tipos de trenzas más populares

A continuación te explicamos cuáles son las trenzas que más se llevan y que puedes hacer fácilmente en casa.

1. Trenza básica

La trenza básica es la que probablemente todas hayamos hecho alguna vez de pequeñas. Es también una de las más sencillas y de las que menos tiempo conlleva. Consiste en separar tres secciones de cabello e ir entrecruzando de forma alterna los lados externos por encima de la sección central.

Aún y ser sencilla, podemos variar un poco el look iniciándola en distintas alturas. Podemos empezar a formarla cerca de la zona de la nuca o bien elevarla hasta la coronilla. Esta modalidad nos servirá también como base para realizar otras trenzas más elaboradas.

2. Trenza de cuerda o twist

Este tipo de trenza se asemeja a una cuerda gruesa o a un espiral, ya que consiste en enrollar dos secciones de pelo previamente enroscados. Son especialmente favorecedoras en cabellos teñidos de distintos colores.

Para hacerla, basta con recoger el pelo en una cola. Luego hay que separar dos secciones, retorcerlas hacia un lado y enroscarlas ambas en dirección opuesta. Es de las más sencillas y rápidas de hacer, por lo que podemos utilizarla cuando no tengamos tiempo pero tampoco queramos renunciar a llevar un recogido original.

3. Trenza Francesa

La trenza francesa es un poco más elaborada que las anteriores, pero es también de las más utilizadas. También es de las más versátiles, puesto que funciona tanto con looks casual como elegantes.

Para ello, basta con recoger un poco de pelo de la capa superior o de la coronilla y dividirlo en tres secciones. A partir de aquí seguimos el mismo proceso de una trenza básica, sólo que iremos añadiendo mechones de pelo de las capas sobrantes a las secciones externas que entrelazamos.

Podemos dejar la trenza muy ajustada o bien dejarla holgada, dándole así un toque más romántico al peinado. Este tipo de trenzas quedan preciosos si además les añadimos complementos o decoraciones.

4. Trenza Holandesa

La trenza holandesa sigue exactamente el mismo proceso que la francesa, pero variando el entrelazado. En este caso, las secciones y los mechones se entrecruzan por debajo de la parte central y no por arriba. Aunque no lo parezca, variando este detalle el resultado es completamente distinto.

Existen también distintas formas de llevar esta trenza. Una de las más populares consiste en crear dos trenzas holandesas en la parte posterior, creando de esta forma las llamadas boxer braids o trenzas de boxeadora. Si en cambio prefieres un look más romántico o de princesa, prueba a formarla sólo en un lado de la cabeza.

5. Trenza de Espiga o Cola de pez

Este tipo de trenza se denomina así por la textura que forma, que se asemeja a la de una espiga o una cola de pez. A simple vista podría parecer muy elaborada, pero es también de las más sencillas.

Para formarla debemos separar el pelo en dos secciones e ir entrelazando pequeños mechones de un lado y del otro, fundiéndolos con la sección del lado opuesto. El resultado es una bonita trenza que también combina tanto con looks formales como informales.

6. Trenza de lechera

Esta trenza queda del todo recogida en la cabeza y puede aportar un toque romántico nuestro look.

Primero debemos formar una raya en medio y dividir el pelo en dos secciones. Recogemos con una goma cada sección por la parte más cercana a la zona de la nuca y empezamos a formar una trenza. Luego basta con colocar ambas trenzas por encima de la cabeza, a modo de diadema, y sujetándolas con horquillas por la parte posterior de la oreja del lado opuesto.

Para este peinado podemos usar cualquiera de las diferentes formas de trenzar, ya sea entrelazando de forma básica, formando un trenzado de espiga o formando una trenza francesa.

7. Trenza Diadema

Este tipo de trenza es ideal para bodas y celebraciones formales, y puede llevarse tanto con el pelo suelto como combinada con recogidos.

Lo que necesitamos para este peinado es coger un mechón de un lado del cabello, más o menos por encima de la oreja, y dividirlo en tres secciones finas. A partir de ahí, se trata de ir formando una trenza francesa hacia arriba, de tal modo que rodee la cabeza formando una diadema. Una vez lleguemos al otro extremo, terminamos la trenza y escondemos la parte sobrante detrás de la nuca, sujetando con horquillas y tapando con el pelo.

Existen muchas variaciones de este peinado, dependiendo de si dejamos flequillo o despejamos la frente, o bien dependiendo de si queremos una diadema más gruesa o fina.

8. Trenza Cascada

La trenza en cascada es perfecta si lo que queremos es llevar el pelo suelto pero con un toque diferente y elegante. Es similar a la anterior, pero ésta forma una diadema a media altura de la cabeza y en caída.

Para ello debemos separar una sección de cabello desde la raya y dividirla en tres partes. Empezamos trenzando de forma básica, pero luego iremos añadiendo mechones de pelo como hacemos con la trenza francesa. Sigue este proceso a lo largo del cabello y formando una caída. La trenza puede rodear la cabeza en caída o puede simplemente bajar del lado en el que la hemos empezado a formar.

9. Trenza Superior

Este tipo de trenza nos permite llevar la cara despejada y es ideal si lo que quieres es un recogido casual con un toque diferente. También es perfecta para cabellos medios y cortos.

Consiste en elaborar una pequeña trenza en la parte superior central de la cabeza, dejando libres y sueltos los cabellos de los lados. Te permite escoger el tipo de trenzado que prefieras y se puede llevar tanto con el pelo suelto como con recogidos o moños.

10. Trenza Despeinada

Hay muchas formas de llevar una trenza despeinada, pero la más sencilla consiste en elaborar una trenza simple, dejando algunos mechones sueltos a los lados de la cara. Una vez hecho el trenzado, basta con ir aflojando la trenza hasta dejarla holgada y con efecto despeinado. Otra forma de hacerla es trenzando hasta la altura de la nuca y luego recoger el pelo sobrante en forma de coleta.

Este peinado es ideal para llevar en el día a día, pero si lo que quieres es darle un toque formal o llevarlo en celebraciones, prueba a añadirle pequeñas decoraciones como flores o perlas.

Ingrid Dalmau